Antonio Viñal, de AVCO Abogados: “Nuestro Código llena la laguna existente en el sector vitivinícola respecto a normativa y legislación”

Carmen Fernández

Viernes 21 de Julio de 2017

Leído › 3550 Veces

AVCO Abogados han llevado a cabo la titánica tarea de elaborar el, hasta ahora, único Código Legislativo Vitivinícola con el que cuenta el sector

Bajo la máxima de ahorrar tiempo, evitar errores y dar seguridad, el Código Vitivinícola cuenta con la gran ventaja de que es actualizable.

AVCO Abogados se ha especializado en el área de la vitivinicultura pero cuenta también con equipos de profesionales que abardan otras áreas y sedes en Madrid, Vigo, Lisboa, Milán y Kuala Lumpur

Antonio Viñal & Co (AVCO) Abogados ha llevado a cabo la titánica tarea de elaborar el, hasta ahora, único Código Vitivinícola con el que cuenta el sector, una tarea extremadamente complicada si tenemos en cuenta la intensa actividad legislativa de la viña y el vino, lo que obligó a sus autores a reducir extraordinariamente su extensión para no convertir esta obra en algo inmanejable.

Porque el objetivo es que sea una herramienta de consulta para los profesionales del sector, ya que desconocer la Ley no nos exime de cumplirla, de ahí la necesidad de contar con herramientas que nos permitan hacer frente a los cambios que a nivel europeo, nacional y autonómico condicionan de forma periódica el desarrollo del sector y de sus empresas.Acto de presentación del Código Legislativo Vitivinícola, celebrado el pasado mes de Abril. En la foto de izquierda a derecha: David Palacios Algarra, presidente de CECRV; Javier Moscoso, presidente del Consejo Editorial de Thomson Reuters en España; Antonio Viñal, Socio-Director de Antonio Viñal & Co. Abogados (AVCO); y el presidente del C.R.D.O. Rías Baixas, Juan Gil de Araujo

Dirigido a las empresas, profesionales y asociaciones del sector que necesitan estar al corriente de la normativa en vigor y evitar el uso o cita de normas ya derogadas o modificadas, cosa que, desgraciadamente, se da con frecuencia, la utilidad de este trabajo es indudable: ahorra tiempo, evita errores y da seguridad.

"Otros sectores contaban desde hace tiempo con códigos similares, pero el vitivinícola, hasta la aparición del nuestro, no. Afortunadamente, nuestro Código llena la laguna existente, por lo que esta circunstancia está ya superada", explica Antonio Viñal.

"La idea de elaborar el Código fue consecuencia de la falta de instrumentos para facilitar la labor de asesoramiento que veníamos desarrollando en el sector, en concreto una obra que agrupase las normas desperdigadas en numerosos boletines y que evitase el tener que peregrinar de uno a otro a la búsqueda de la disposición perdida", abunda el responsable de este bufete de abogados que, desde su constitución en 1986 a título individual y, a partir de 1991, de forma colectiva, ha ido expandiéndose y especializándose para dar respuesta a las necesidades de sus clientes.

Orientado inicialmente al derecho fiscal, logística y transportes y nuevas tecnologías, con los años AVCO ha ido añadiendo otras áreas de actuación como el textil, construcción, vinicultura, turismo, energía, franquicias y salud, al tiempo que se creaban grupos de trabajo y se ampliaba su implantación geográfica, pasando de la inicial sede en Madrid a otras en Vigo, Lisboa, Milán y, recientemente, Kuala Lumpur.

A ello hay que sumar los llamados "Spanish Desks", con socios locales, en Casablanca, Estambul, Paris y Sao Paulo, lo que amplifica extraordinariamente el radio de acción de este bufete.

Una larga trayectoria vinculada a la vinicultura

Pero, ¿qué motivos le impulsaron a especializarse en un sector tan esencial para la economía española como el del vino y qué complejidades conlleva? Antonio Viñal explica que "la trayectoria de AVCO en el sector vitivinícola comienza en nuestra oficina de Vigo, con la Asociación de Empresarios Bodegueros Rias Baixas y las distintas cuestiones planteadas por esta Asociación en relación con las elecciones al Consejo Regulador, a la negociación del convenio colectivo, a la organización de misiones inversas, a la solicitud y tramitación de ayudas y en general al asesoramiento sobre distintos temas relacionados con la legislación vitivinícola", trabajo ingente que continuó con la constitución de la Asociación de Viticultores y Bodegueros de Galicia y de la Asociación de Empresarios Bodegueros de Valdeorras, a los que asesoraron en cuestiones similares a los empresarios de Rías Baixas. Este bagaje les ha permitido conocer los problemas a los que es enfrentan estos profesionales y ha tenido como fruto la preparación y elaboración del Código Vitivinícola.

Reducido y actualizable

Un Código que, tras una previa y bastante ardua fase de selección, incorpora normas comunitarias, estatales y autonómicas entre las que están las que afectan de forma principal a los Consejos Reguladores de las distintas Denominaciones de Origen Protegidas, "no a todos, es cierto, pero al menos a los que forman parte de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV)", explica Viñal. Estructurado en tres partes que abarcan Legislación Comunitaria, Estatal y Autonómica, seguidas de un Indice Analítico Abreviado para facilitar la consulta. Cada parte, a su vez, integra distintas materias, como, por ejemplo, la política agrícola común, el programa de apoyo al sector vitivinícola o las Denominaciones de Origen Protegidas y sus Consejos Reguladores, ya mencionados.

La selección no fue fácil. "En determinados momentos fue un problema de dimensiones considerables con la Editorial. Tras un tira y afloja no exento de tensiones, al final decidimos, de común acuerdo, reducir el Código a 2.325 páginas, para no tener que editar dos tomos, de mucho más difícil manejo", explica. ¿La gran ventaja? Que al ser editado en papel y en formato digital, el Código será actualizable, en papel con carácter anual mientras que el formato digital permite ir actualizando la información a medida que vayan apareciendo nuevas normas, como así ha sucedido desde enero, con una estatal y dos autonómicas.

Pero además de estos servicios y de la creación de estas herramientas, AVCO realiza informes entre los que se cuentan los pliegos de condiciones para la DOP Islas Canarias, sobre medidas de apoyo al subsector vitivinícola en Canarias y Madeira o de análisis de la exportación de vinos al sudeste asiático", a petición, respectivamente, de la DOP Islas Canarias y de diversas bodegas de la DOP Ribera del Duero. Actividades que se completan con conferencias y charlas en distintos Consejos Reguladores o la publicación de artículos sobre problemas o cuestiones del sector en prensa generalista y especializada.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta