114.721 Seguidores !

¿Es realmente eficaz el vino tinto para prevenir el cáncer?

Miércoles 17 de Agosto de 2016

Leído › 8724 Veces

El resveratrol del vino es uno de los componentes que más expectativas están creando dentro de la comunidad científica en la lucha contra el cáncer

Salud en una copa de vino

Los fenoles o compuestos fenólicos son sustancias orgánicas de origen vegetal que comparten una estructura química similar (grupo fenol). Los producen las plantas principalmente como sistema de defensa natural.

Los compuestos fenólicos constituyen un elemento muy importante tanto en la calidad de los vinos como en sus efectos beneficiosos para la salud.

Todos estos compuestos fenólicos se encuentran en la piel de la uva en cantidades considerables, además de en otro tipo de plantas o alimentos como son frutas y verduras, aunque en estos casos en menor cantidad.

Es necesario 1 kilo de uvas para hacer 750 ml. de vino

El vino es en efecto el alimento con mayor concentración de polifenoles del planeta. Es en este sentido, un concentrado de polifenoles embotellado. Recordemos que es necesario 1 kilo de uvas para hacer 750 ml. de vino.

Estas sustancias son responsables además del color, la estructura y el cuerpo del vino. Son compuestos que además evolucionan en el transcurso de la vida del vino, afectando al color y a la astringencia del mismo.

La astringencia es la sensación táctil en la mucosa de la boca, caracterizada por una impresión de sequedad o rugosidad. Cuando deslizamos la lengua por la mucosa que recubre la boca, notamos una sensación de humedad y suavidad. Por el contrario, si hay sustancias astringentes, la lengua se tornará seca al paladar. Esto es precisamente lo que provoca los vinos astringentes.

El vino con moderación y en buena compañía, fuente de salud

Un buen vino, especialmente los tintos, debe aportar una buena cantidad de compuestos fenólicos, debido a sus extraordinarias propiedades.

Entre los polifenoles hay uno muy popular, el denominado "resveratrol", muy abundante en la uva y, por tanto, en el vino. El resveratrol, del que hemos hablado ampliamente en Vinetur, posee maravillosas propiedades beneficiosas para la salud, incluyendo grandes propiedades anticancerígenas.

Pero además del resveratrol, se distinguen los siguientes polifenoles en la uva:

  • Taninos. Se encuentran localizados en la piel, las semillas y sobre todo en el escobajo y otros restos vegetales de la uva. Esto hace que sean muy abundantes en los vinos tintos, no así en los blancos. Los taninos imprimen al vino tinto la astringencia. El mosto y los vinos jóvenes contienen taninos débilmente condensados.
  • Antocianos. Son pigmentos rojos localizados en la piel de la uva. Los antocianos son, por tanto, responsables del color de los vinos tintos. El nivel de antocianos disminuye con el envejecimiento, lo que ocasiona que el color rojo inicial del vino pase, con el tiempo, a matices tejas.
  • Flavonas. Están presentes en pequeñas cantidades tanto en vinos tintos como en blancos. Se trata de pigmentos amarillos, a los que antes se achacaba el color del vino blanco, debiéndose sin embargo este color a los derivados de la oxidación de los taninos.
  • Ácido fenol. Tanto en los vinos blancos como en tintos se encuentran siempre la misma cantidad y tipo de ácidos fenoles.

Cualquier sitio es bueno para beber un vino

Acción anticancerígena de los polifenoles del vino

Se ha demostrado en varios estudios que los polifenoles, y concretamente el resveratrol, tienen un efecto inhibidor sobre el crecimiento de las células cancerosas. En un estudio estadístico se comprobó una menor influencia de cánceres, en su conjunto, en aquellas personas que consumían hasta medio litro de vino al día en comparación a los bebedores abusivos y a los abstemios.

El resveratrol del vino es uno de los componentes que más expectativas están creando dentro de la comunidad científica. Esta sustancia inhibe las fases de proliferación de las células cancerígenas, según se documentó por primera vez en trabajos científicos de la Universidad de Illinois en colaboración con el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, en 1997.

¿Cómo se descubrió el efecto anticancerígeno del resveratrol?

La teoría dice que el proceso tumoral se divide en tres fases, que se denominan iniciación, promoción y progresión. La hipótesis de trabajo del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos era conseguir compuestos químicos que bloquearan o desviaran este proceso en alguna de sus fases. El objetivo principal, por tanto, era descubrir nuevos productos naturales y quimiopreventivos contra el cáncer.

Así se llegó al resveratrol. Tras más de 1.000 análisis de plantas y 10.000 ensayos, se comprobó que una planta originaria de Perú poseía una actividad anticancerígena gracias a su componente de resveratrol.

Después, los científicos observaron que el resveratrol se halla en grandes cantidades en la uva y en los productos derivados de ella. Se comprobó que el resveratrol inhibe la primera fase de iniciación de la cancinogénesis, es decir, el precáncer. Pero también tiene efectos sobre las fases de promoción y progresión, que es la etapa en que la célula se transforma y se convierte en célula cancerígena.

Beber vino tinto previene el Cáncer

El resveratrol se encuentra en 72 plantas, 31 géneros y 12 familias; pero la fuente más prevalente es la piel de la uva, donde pueden hallarse 5.200 microgramos de resveratrol por gramo y, evidentemente, debido a la concentración de uvas necesarias en su proceso de elaboración, se halla en cantidades significativas en el vino.

Tal es el interés que ha despertado este producto que actualmente ya se comercializa suplementos nutricionales, comida macrobiótica y productos cosméticos con derivados de esta sustancia, procedente de uvas.

Además, este portentoso componente parece ser eficaz contra todo tipo de cáncer, posee propiedades capaces de inhibir el desarrollo y crecimiento de cáncer en las glándulas mamarias y actuar sobre la formación tumoral del cáncer de piel, hasta la eliminación de células tumorales en cáncer de pulmón, y la prevención del cáncer de próstata, son alguno de los muchos estudios científicos en los que se ha probado la eficacia del resveratrol.

Todos los trabajos que se han realizado y que en estos momentos se encuentran en proyecto, dejan abierta una línea de investigación muy prometedora en la prevención del cáncer por medio de la dieta, de la que el vino es un componente vital.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta