Mutus, el vermouth más exclusivo

Javier Campo

Jueves 25 de Febrero de 2016

Compártelo

Leído › 5570 veces

El sumiller Javier Campo examina este exclusivo vermouth elaborado a partir de una rigurosa selección de vinos de Ribera del Duero, Rioja y Priorat

Mutus

La firma Sibbaris Privée nos tiene acostumbrados a sorprendernos con los productos más exclusivos de sus diferentes brands o marcas de bebida. Desde los chispeantes y frescos Hugo para el aperitivo, hasta sus tequilas Aha Toro, pasando por la Fritz Kola o Fragaria Gin, ahora nos llega Mutus Vermouth Cocktail Rosso.

El vermouth es una palabra de origen germano que viene a decir ajenjo y su origen se remonta a la antigua Grecia pues ya Hipócrates maceraba hierbas aromáticas con vino. Fue andando por la historia de la mano de monjes, médicos y alquimistas hasta llegar a sus “orígenes conocidos y modernos” allá por el 1800. Así con el vino como bebida base y diversas hierbas, raíces, esencias y especias, las formulas han ido variando dependiendo de sus autores.

Alquimistas conservaron las recetas secretas del vino hipocrático o vermouth

En Mutus, una exclusiva selección de vinos de Ribera del Duero, Rioja y Priorat han servido de base para elaborar cuatro tipos de vermouth que, elaborados con diferentes fórmulas y por separado, se han sometido al más riguroso examen por parte del equipo de blenders y se han unido en una mezcla única que finalmente es macerada con las mejores naranjas seleccionadas de la huerta valenciana en un delicado y lento proceso que sirve para ofrecernos éste elegante resultado.

Mutus contiene la esencia de las antiguas y secretas recetas con más de 80 ingredientes, pero con el toque fresco y moderno de la naranja haciendo de él, un vermouth a la altura de las expectativas de los más exigentes.

Un Mutus con un toque de naranja, maridado con una ostra es una auténtica explosión de sabor

Posee un enamoradizo color de maderas rojizas como la bubinga o la caoba, que se llena de brillo ambarino y se torna cremoso al contacto con el hielo. Las notas en nariz son interminables empezando por sus toques balsámicos (niaulí, regaliz y pino), las hierbas (manzanilla, tomillo y ajedrea), brotan por doquier en un festival de aromas que te transportan a un jardín botánico, destacando también las especias (clavo y pimientas) y las exóticas maderas nobles como el sándalo. En boca, una batalla entre dulces y amargos encuentra equilibrio en un fino paso y una deliciosa persistencia.

Sin duda el Mutus (del latín, mudo o en silencio) va a dar mucho que hablar.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5570 veces

Comenta