Vea cómo el mar puede mejorar el vino y cómo el vino puede mejorar el mar

Jueves 25 de Enero de 2024

Compártelo

Leído › 5339 veces

Querido lector, Brasil es un país bendecido con un inmenso océano y un enorme potencial para diferentes biomas y terroirs para la producción de vino. Estamos aprendiendo a mejorar estos dos patrimonios que amo especialmente, y por eso me gustaría mostrar aquí algunos puntos de contacto entre el océano y el vino.

Crianza de vinos en el mar

De vez en cuando escuchamos que se han encontrado en el fondo del mar botellas de vino que tienen más de 200 años y que eran buenísimas para beber, aunque imposibles de comprar.... Pero probar un vino cuya botella ha envejecido en agua de mar durante unos meses ahora es posible porque desde 2013 los vinos comerciales envejecen en las profundidades del océano. En Vino Viajas já grabó estas historias, ver aquí: https://invinoviajas.blogspot.com/2013/11/vinhos-amadurecendo-no-fundo-do-mar-ou_26.html

En 2013, Mira Winery, una bodega de Estados Unidos, envejeció vinos en el puerto de Charleston con agua a una temperatura estable de 13°C y pruebas a ciegas demostraron que el vino de estas botellas tenía más complejidad. Posteriormente se realizaron varias pruebas en diferentes lugares del mundo.

En abril de 2017, los productores de vino del sur de Portugal envejecieron 700 botellas de vino en el fondo del mar frente a la costa del país, a 17 metros de profundidad en la bahía de Sines. Dicen que quedaron geniales.

También en 2017, la bodega brasileña Miolo puso en el mercado 500 botellas de vino espumoso envejecido en el fondo del mar de Francia. El vino fue el Cuvée Tradition Brut, elaborado con uvas Chardonnay y Pinot Noir cosechadas en las montañas de Rio Grande do Sul, que estuvo sumergido a 60 metros de profundidad durante 12 meses, a 9.700 kilómetros de su origen, en la costa de la isla de Ouessant.

Este se está convirtiendo en un programa habitual: desde 2018, la bodega croata Edivo deposita anualmente cinco mil botellas en la hermosa bahía de Mali Ston, en Croacia, en el fondo del mar, donde la etiqueta "Navis Mysterium Amphora" envejece durante dos años.

Según los enólogos, el envejecimiento de los vinos bajo el mar es incluso mejor que en bodegas subterráneas, especialmente para los vinos espumosos. La temperatura es perfecta, no hay luz, el agua impide que entre un poco de aire y la contrapresión constante mantiene las burbujas de champán en su lugar. Además, las corrientes submarinas actúan como una cuna, balanceando suavemente las botellas, lo que mantiene los posos moviéndose dentro de la botella.

Recreando un vino de 2.500 años con la ayuda del mar

Una antigua leyenda dice que hace 2.500 años los griegos elaboraban un vino llamado Nesos con uvas blancas de la variedad Ansonica, procedentes de las islas de Elba, que eran marinadas en el mar Egeo durante varios días. En la mitología griega, las Nesos eran las diosas de las islas, hijas de la madre Gaia. El escritor romano Marco Terenzio Varrone lo llamó el "vino de los ricos" en el año 22 a.C. Además, Plinio el Viejo escribió que el emperador César ofreció vino de este tipo, procedente de la isla de Quíos, en un banquete para celebrar su tercer consulado.

Porque hay gente recreando a Nesos. La idea fue de Antonio Arrighi, un pequeño productor de la isla de Elba, que desde hace más de diez años vinifica un vino local en ánforas de terracota Impruneta, en colaboración con Attilio Scienza, profesor de viticultura de la Universidad de Milán, que investigaba este vino mitológico de la isla griega de Quíos.

La uva utilizada para recrear este método específico de elaboración del vino es la Ansonica, una uva blanca típica de Elba, probablemente un cruce de dos antiguas uvas del Egeo, la Rhoditis y la Sideritis, variedades con una piel muy resistente y una pulpa crujiente que permitían una larga estancia en el mar. En noviembre de 2019, se presentaron en Florencia unas 40 botellas de la cosecha 2018 de Nesos, el vino marino, durante una conferencia organizada en colaboración con la Región de Toscana, la Promoción Turística de Toscana, la Fundación Sistema Toscana y Vetrina Toscana.

Vinos y surf en España

Pues aquí tienes una idea que no surgió de grandes bodegas, sino de una pequeña empresa social creada por dos jóvenes emprendedores de Murcia, España: Richpeoplethings. El proyecto surgió en 2014 en las playas mediterráneas de Murcia como una idea sencilla e ingeniosa: fabricar tablas de surf a partir de corchos de vino usados ​​y desechados.

Como sabemos, los tapones de corcho son un material natural que se produce como la corteza del alcornoque, un árbol con gran producción en la Península Ibérica, principalmente en Portugal, el mayor productor del mundo, y en España. Porque allí las tablas tienen un gran éxito, como ya consta aquí In Vino Viajas: https://www.invinoviajas.com/jovens-empreendedores-da-espanha/ 

Vinos y corales también en España

Ahora el vino ayuda al mar de forma más eficaz. Bodegas Peñascal, pioneras en España en la neutralidad de carbono y el uso de energías 100% renovables, utilizan Coral Ethical Rosé para ayudar a la Coral Restoration Foundation, organización internacional que gestiona el mayor programa de restauración de arrecifes de coral del planeta, con el 10% de sus beneficios. Cada botella de Coral Ethical Rosé vendida contribuye a devolver miles de corales a la naturaleza cada año, con el objetivo de plantar más de un millón de corales durante los próximos tres años para restaurar 93.000 m2 de arrecife (equivalente a 52 campos de fútbol).

Además, la bodega creó, junto a Trash Peak, una edición limitada de tablas de surf (PVP 500 €) elaboradas con residuos plásticos obtenidos del mar y mediante la técnica de impresión 3D. Trash Peak, una joven empresa creada por dos surfistas emprendedores, diseña y fabrica tablas ecológicas en las que la mayoría de los recursos utilizados en el proceso de fabricación son reciclados y reciclables, una apuesta por la reutilización más que por la producción.

Ayuda al mar, pillemos esta ola!!!

Un artículo de Rogerio Raupp Ruschel
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5339 veces