La muerte de la restauración

Javier Campo

Viernes 16 de Octubre de 2020

Compártelo

Leído › 3247 veces

El Govern de la Generalitat en Cataluña ha cerrado bares y restaurantes durante 15 días por la Covid-19. En otras zonas de España, las restricciones en el ámbito del ocio nocturno, bares, restaurantes, hoteles, ven como las medidas de las administraciones se ceban en un sector herido de muerte.

No solo en España, bares y restaurantes, se ven afectados por las restricciones de diferentes gobiernos de varios países, aunque no en todos los casos las circunstancias sean las mismas. El último y flagrante estropicio se declara en Cataluña cuando su órgano de emergencias el PROCICAT ha impuesto a través de la Consellería de Sanitat unas estrictas medidas que, por lo menos desde fuera, parecen un tanto ilógicas.

Y es que hoy se ha amanecido con la publicación de una especie de estado de alarma que parece ser solo afecta al sector de los bares y restaurantes. Se cerrará durante quince días (al menos) pero el sector está que echa chispas y no es para menos ya que, aunque todos nos hemos visto afectados por la terrible pandemia, parece que esta se haya cebado en la hostelería como si el virus pudiese elegir entre sectores. Ah no... que el virus no hace eso, son las decisiones de algunos...

En la denominada primera ola del virus, se cerró todo para evitar la propagación y, al cabo de un tiempo, por suerte, se volvió a abrir animando a que saliésemos porque ya no pasaba nada... que viene el verano, etc, etc. la restauración siguió con sus restricciones de aforo o de cierre en muchos lugares. Eso sí, si el bar de turno se saltaba la norma de aforo, mascarillas, distancias o alguna de esas cosas (que no lo justifico) cerrada al canto.

Ahora, de nuevo (y como antes, también) hacemos el burro y de nuevo ponemos el grito en el cielo con la proclama de "esto hay que pararlo como sea". Pero es curioso que ese como sea, solo sea a costa de la restauración y los bares. ¡Que malos sois todos los restauradores! Por vuestra culpa estamos así... Ah no... que no es por vuestra culpa solo. PUES CLARO QUE NO.

No busquemos culpables y busquemos soluciones, aunque, la solución de cerrar la hostelería dista mucho de ser "la solución". Para los que aun les a costado pillarlo, pondré algún ejemplo. En casa nos juntamos seis mil y la madre, pero como somos familia y amigos no pasa nada. En los aviones (si si... esos en los que este verano no pasaba nada si iban 300 apretados) sigue sin pasar nada. El metro con sus apretones, sus contactos y sus servicios ampliados (ja ja) son super seguros. Si vamos al super y está hasta la bandera de gente, tocamos las cosas una y otra vez, las colas de caja ya ni lo cuento... Pero tampoco pasa nada. Empresas que tienen más de la mitad de la plantilla que han dado positivo pero que, depende del nombre, tampoco pasa nada y no se cierran.

Puedo seguir con ejemplos clarísimos de aglomeración, contactos, pocas mascarillas, poco gel (que cada vez se acuerda menos la gente del gel) y que siguen abiertos, algunos con restricciones y otros tal cual.

Sin embargo, el virus que es muy selectivo, solo se puede contraer en los locales de restauración, los cuales y desde el primer momento, al ver la discriminación han procurado mantener las más estrictas normas de seguridad ante el Covid. Las justificaciones por parte de los expertos y portavoces de administraciones no tienen ni pies ni cabeza ante las evidencias y, a no ser que exista una cepa del virus muy inteligente que solo afecte a los bares y restaurantes (que ya no se que pensar), pues por favor que alguien (con criterio) nos lo explique para poder entender porque se cierran 45.000 centros de trabajo en una comunidad de un día para otro.

Empresarios, propietarios, autónomos, trabajadores, familias... Al carajo. Bodegas, alimentación, pesca, ganadería, agricultura, distribuidoras... empresas todas relacionadas con los bares y la restauración, afectadas con ERTOS (quien los pueda tener), despidos, desempleo... ¿ayudas? "tendremos esto y lo otro..." Pero el restaurador de esto no ve ni un euro, ni beneficios fiscales (que cobrar la seguridad social y el autónomo eso si que lo cobran si...). Es curioso que para cobrar no existan problemas y para pagar o para las ayudas, haya errores "del sistema". Ay!!! que sistema tan caprichoso ¿no?

En una cosa si estoy de acuerdo. Esto debemos pararlo entre todos. Pero todos es TODOS, no algunos...

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3247 veces

Comenta