115.290 Seguidores !

California, algo más que surf y playas, vinos de excelente calidad

Viernes 07 de Septiembre de 2018

Leído › 1369 Veces

El secreto de los vinos californianos

Viñedos en Napa Valley, California

Dentro de la vasta extensión que es Estados Unidos, hay una región bendecida para la producción de vino de calidad, California. La mítica ciudad del sol eterno y playas interminables, también es la mayor zona productiva de vinos de este país. Las regiones más conocidas dedicadas a la uva de vino se encuentran localizadas en el Condado de Mendocino y en el Condado Lago, pero sobre todo son los Valles de Sonoma y Napa quienes se llevan el reconocimiento popular, debido tanto a su extensión como a la calidad de sus caldos.

Esta zona de cultivos de la vid se encuentra a una distancia de San Francisco de entre 50 y 150 millas dirección norte. Por su parte, las viñas de la costa central se extienden ampliamente sobre sus colinas y valles de las montañas que se asoman a la costa, desde Monterrey (situado al norte) hasta Santa Bárbara (en el sur).

Todo este territorio se enmarca dentro de un ambiente y un entorno privilegiados para el cultivo de la vid para vinos de gran calidad; montañas, valles y desiertos añaden las peculiaridades organolépticas propias de un producto destinado a ocupar las primeras posiciones mundiales en cuanto al sabor, olor, cuerpo, color... de una gran variedad de uvas, pues los posibles microclimas que se ofrecen en la región aluden precisamente a esta variedad.

Precisamente, este es secreto para que California ofrezcan distintos tipos de vinos. Este clima y su suelo son especialmente aptos para el cultivo de variedades específicas de uvas destinadas a ofrecer vinos de excepcional calidad, y la pericia y el riesgo de los viticultores ha logrado a base de experimentación producir variedades nuevas con cualidades sobresalientes.

Ejemplo de este tipo de uvas es la Zifandel, variedad exclusiva de california que produce vino de gran calidad en tinto, aunque también se atreve con rosados y blancos.  Pero estos artistas del vino no se olvidan de los grandes clásicos para producir vinos superiores, como las uvas Chardonay y Sauvignon para los blancos y Cabernet Sauvignon para los tintos.

PRINCIPALES ZONAS PRODUCTIVAS CALIFORNIANAS

Para poder entrar en Estados Unidos y disfrutar de los vinos californianos, hay que tener presente que se necesita tener aprobado el visado para todos aquellos extranjeros que entren en este país vía aérea. Esta es una autorización electrónica emitida por el Departamento de Homeland Security que se tramita electrónicamente y permite solicitar el permiso de entrada por internet.

Una vez tengamos este documento imprescindible en regla, y como señalamos en este subtitulo, podremos visitar las cuatro zonas con mejor calidad y con una mayor cantidad de producción de uva para vinos; el Valle Napa, el Valle Sonoma, los Condados de Mendocino y Lago y los Viñedos de la Costa Central, aunque quedarían otros muchos viñedos repartidos por el resto del estado, en distritos menos reconocidos, pero productores de vinos de buena calidad, sobre todo en las Laderas de Sierra, el Valle Central, la zona de Sacramento, San Diego y Los Ángeles.

Los vinos del Valle Napa

Estos cultivos comienzan al norte de la ciudad de Oakland, en el área de la Bahía de San Francisco, extendiéndose durante unas 35 millas dirección norte. El excelente vino que se produce en Napa Valley proviene básicamente de unas pocas millas que el paso de las colinas volcánicas más bajas ofrece a cada lado. Esta región vinícola tiene el encanto especial de estar poblado de pequeñas villas y pueblos que permiten una visita turística acogedora y entrañable, realizando catas de vino fabulosas, incluyéndolas en su viaje californiano como una nota de color y sabor que nunca se olvida. Lugares como el propio Napa, Yountville, Rutherford, y Castiloga ofrecen carteles en todas sus calles y esquinas invitando al visitante a realizar rutas y catas gratis en la viñaterías de cada población. El recorrido por estos parajes de ensueño visitando bodegas y mansiones de espectacular belleza, palacios victorianos o con aspecto de castillos medievales, es algo que al turista sorprenderá muy gratamente.

En el valle Sonoma

A partir de Petaluma y 30 kilómetros hacia el norte, también dentro de la Bahía de San Francisco hasta llegar a Healdsburg, es lo que se conoce como el valle Sonoma.

Bodega en el Valle de Sonoma

Una extensa zona de 35 millas de largo por otras 35 millas de ancho donde se distribuyen viñedos entre enormes extensiones de campos abiertos con delicadas y hermosas colinas, junto con las partes más espectaculares que se asoman al pacífico. El condado del mismo nombre se divide en siete distritos a cada cual más hermoso y más encantador, donde podremos encontrar agradables hosterías y restaurantes donde degustar con tranquilidad y placer los vinos locales.

Los viñedos de Mendocino y Lago y de la Costa Central

En relación a los condados de Mendocino y Lago, debemos decir que están al norte de los anteriores valles mencionados. Aunque no tienen la misma afluencia de turismo que estos, poseen viñedos y vinos de primera calidad, por lo que si se busca más tranquilidad y algo más de la cultura y las tradiciones que se han mantenido en la región, sin la masificación del turismo, estos son los lugares que hay que visitar. Por su parte, los viñedos de la Costa Central, los cuales se extienden a lo largo de la Bahía de Monterrey hasta Santa Bárbara de norte a sur, poseen gran belleza, repartidos entre colinas y valles de estas montañas que saludan a la costa de Monterrey y el Gran Sur. Un lugar espectacular que une el mar con las montañas sembradas de vides.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta