La incidencia del Parkinson disminuye en las personas que toman vino

Lunes 25 de Mayo de 2015

Compártelo

Leído › 13274 veces

Varios estudios científicos demuestran que el consumo moderado de vino protege a las celulas nervisosas frente a la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un desorden cerebral caracterizado por temblores incontrolados y dificultad para caminar, para moverse y para coordinar los movimientos.

Fue descrita por primera vez en el año 1817 por el médico inglés James Parkinson y afecta aproximadamente a 2 de cada 1.000 individuos.

Suele presentarse en personas mayores de 50 años; es raro encontrarla en jóvenes y todavía más raro en niños. Su causa es un progresivo deterioro de las células nerviosas de la parte del cerebro que controla los movimientos musculares.

El deterioro de esa zona cerebral hace que se reduzca la cantidad disponible del neurotransmisor dopamina, y sin dopamina las neuronas son incapaces de transmitir mensajes. Actualmente todavía se desconoce la razón por la cual tiene lugar este deterioro.

La enfermedad de Parkinson puede afectar a uno o a ambos lados del cuerpo y sus síntomas pueden presentar muy diversos grados. Además de la pérdida de control muscular, los enfermos de Parkinson suelen padecer grandes depresiones y en algunos casos muestran síntomas de demencia, aunque muchas veces la demencia es causada por algunos de los medicamentos que se les recetan para tratar esta enfermedad.

Se cree que la causa de ese deterioro y muerte de las neuronas cerebrales es el estrés oxidativo generado por los radicales libres.

En un experimento realizado in vitro por el Dr. Ishige y sus colegas de La Jolla, California, publicado en la revista científica "Biology and Medicine" se evidenció que los polifenoles del vino ejercen una extraordinaria acción protectora, evitando que las neuronas sean oxidadas por los radicales libres, además esta acción protectora tiene lugar a través de tres mecanismos distintos e independientes.

Por su parte, en otro estudio, publicado por la Academia Nacional de Medicina Francesa, el Dr. Tillement, de París, ha estudiado el mecanismo a través del cual, el resveratrol (la molécula milagro del vino) incluso en cantidades muy diluidas, proteje in vitro a los mitocondrios de las neuronas cerebrales.

En la región de Ostergotland, en Suecia, se realizó en 1998 un estudio para tratar de descubrir posibles factores de riesgo para esta enfermedad, tanto alimenticios como ambientales. Para ello, los Doctores Fredikson, Fall, Axelson y Granerus, compararon los datos de 113 casos de enfermos de Parkinson con los de 263 personas que sirvieron de control.

Los resultados, publicados en uno de los diarios internacionales más importantes sobre el Parkinson, 'Movement Disorders', mostraron que la exposición a ciertas sustancias químicas, sobre todo a los pesticidas, incrementaba considerablemente el riesgo. Sin embargo ninguno de los alimentos que se habían considerado "sospechosos" mostraron riesgo alguno. Al contrario, se vió que la incidencia de la enfermedad disminuía notablemente en las personas que tomaban vino y otras bebidas alcohólicas, pero también en quienes consumían con frecuencia huevos, carne asada, jamón, pan blanco y tomates. El componente común de todos estos alimentos es la niacina.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 13274 veces

Comenta