Inteligencia Artificial en la viticultura de la Ribeira Sacra

Cómo la IA está cambiando el patrimonio vinícola gallego

Miércoles 31 de Enero de 2024

Compártelo

Leído › 2125 veces

La introducción de la inteligencia artificial (IA) en la viticultura de la Ribeira Sacra representa una revolución silenciosa pero determinante en el sector vinícola. Este paradigma, que parece antitético en una región caracterizada por su tradición y métodos ancestrales, se está convirtiendo en una herramienta vital para la preservación y optimización de las prácticas vitivinícolas. La Ribeira Sacra, con sus paisajes escarpados y sus viñedos en terrazas, presenta desafíos únicos que la tecnología de vanguardia está comenzando a abordar.

Javier Tardáguila, catedrático de viticultura de precisión y director de Altavitis Technologies, subraya en La Voz de Galicia la relevancia de la IA en la lucha contra las enfermedades de la madera, a menudo comparadas con la filoxera del siglo XXI. Su aplicación no solo es una cuestión de innovación tecnológica, sino también de supervivencia cultural y económica para la región. El viñedo no es solo un cultivo, sino un elemento esencial en la identidad y el sustento de la Ribeira Sacra.

Altavitis, surgida de la Universidad de La Rioja, se ha posicionado como pionera en la promoción de la producción agroalimentaria inteligente. Su enfoque en la prevención de enfermedades y la optimización del uso de recursos es un claro ejemplo de cómo la tecnología puede mejorar prácticas tradicionales. La colaboración de Altavitis con bodegas de renombre y su reconocimiento en el sector, como el premio a la innovación de la Plataforma Tecnológica del Vino, son testimonio de su impacto y potencial.

El trabajo de Altavitis en Galicia, en colaboración con la bodega de Ribeiro Viña Costeira, es particularmente significativo. Se centran en la detección precoz de la flavescencia dorada, una enfermedad devastadora para las vides. La capacidad de identificar tempranamente esta enfermedad no solo salva cultivos, sino que también tiene implicaciones económicas y medioambientales profundas. La tecnología de Altavitis permite un diagnóstico detallado, aprovechando herramientas como la imagen hiperespectral y la termografía, que facilitan un seguimiento exhaustivo de la salud de las vides.

Este avance tecnológico también tiene un efecto directo en la reducción del uso de plaguicidas, alineándose con las directrices de la Unión Europea para una agricultura más sostenible. La reducción de hasta un 40% en el uso de estos productos no solo tiene un impacto económico, sino que también contribuye a la protección del medio ambiente y a la producción de vinos más saludables.

La visita de Tardáguila a varias bodegas de la Ribeira Sacra, como Adegas O Castro, Adegas Moure y Regina Viarum, demuestra el interés y la diversidad de aplicaciones de la IA en diferentes contextos productivos. Estas visitas, junto con la colaboración con Alfonso Losada, exmiembro de la Estación de Viticultura e Enoloxía de Galicia, resaltan la importancia de combinar experiencia tradicional y tecnología avanzada.

La integración de la inteligencia artificial en la viticultura de la Ribeira Sacra es un paso adelante en la preservación y mejora de una de las regiones vitivinícolas más emblemáticas de España. Representa una fusión de tradición y modernidad, donde la tecnología sirve como una extensión de las prácticas milenarias, asegurando su viabilidad y excelencia en el futuro.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2125 veces