Investigaciones revelan los secretos de la vinificación romana

Estudio pionero revela técnicas y características del vino en la Antigua Roma

Lunes 29 de Enero de 2024

Compártelo

Leído › 2121 veces

La historia del vino ha estado íntimamente ligada al desarrollo de diversas culturas y civilizaciones a lo largo de los siglos. Entre estas, la romana destaca por su profunda y sofisticada relación con esta bebida. Un reciente estudio llevado a cabo por investigadores de las universidades de Gante y Varsovia ha arrojado luz sobre aspectos hasta ahora desconocidos del vino romano, ofreciendo una perspectiva fascinante sobre sus métodos de producción y las características sensoriales de esta ancestral bebida.

Los investigadores Dimitri Van Limbergen y Paulina Komar centraron su estudio en los dolia, recipientes cerámicos empleados en la época romana no solo para almacenar, sino también para producir y envejecer el vino. Esta investigación, publicada en la revista Antiquity, sugiere que el vino romano probablemente poseía un sabor ligeramente especiado, con aromas que recordaban al pan tostado y a las nueces, una paleta sensorial significativamente distinta a la del vino moderno.

Este estudio destaca por ser uno de los primeros en explorar en profundidad el papel de los recipientes en la vinificación romana, ofreciendo conclusiones inéditas sobre la materia. La comparación entre los dolia y los qvevri, recipientes utilizados en la actualidad en Georgia para la elaboración de vino, revela similitudes notables en los métodos de producción. Ambos procesos separan los sólidos del vino durante la fermentación, dando lugar a un líquido de color naranja y una textura distintiva, resultado de la interacción con el material arcilloso del recipiente.

Los investigadores también han señalado la influencia de factores como el pH y la temperatura, controlados mediante el enterramiento de los dolia, en el desarrollo de sabores y aromas especiados, así como en la creación de compuestos como el sotolon. Este hallazgo demuestra la sofisticación y el conocimiento empírico que los romanos poseían sobre la vinificación.

El estudio va más allá de los aspectos puramente organolépticos del vino, revelando detalles sobre la vida cotidiana y la estructura social de la Roma antigua. La presencia de grandes bodegas con numerosos dolia indica no solo prosperidad económica, sino también una industria vitivinícola avanzada y diversificada. Al mismo tiempo, el hecho de que muchos hogares poseyeran un dolium sugiere que la elaboración de vino era una actividad común, integrada en la vida diaria de un amplio espectro social.

Los resultados de esta investigación no solo enriquecen nuestro conocimiento sobre el vino romano, sino que también aportan valiosos datos sobre las prácticas culturales y económicas de la época. La variedad en la fabricación y almacenamiento de los dolia, así como las diferencias en el proceso de fermentación, reflejan la diversidad y la riqueza de las técnicas vitivinícolas romanas.

Esta nueva luz sobre el vino romano no solo satisface la curiosidad histórica y cultural, sino que también ofrece inspiración y conocimientos potencialmente útiles para la industria vitivinícola contemporánea. Al entender mejor cómo los romanos manipulaban los sabores y texturas de sus vinos, los productores modernos pueden explorar nuevas vías para la innovación en la elaboración de vino.

El estudio de Van Limbergen y Komar no solo contribuye significativamente al entendimiento de la vinicultura antigua, sino que también establece un fascinante diálogo entre el pasado y el presente, mostrando cómo las prácticas milenarias pueden seguir teniendo relevancia en nuestra era.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2121 veces