¿El mosto tiene alcohol?

Manuel Rivera

Viernes 12 de Mayo de 2023

Compártelo

Leído › 12662 veces

La verdad es que sobre el tema del mosto y el alcohol han corrido ríos de tinta, hasta el punto de que muy poca gente tiene claro si esta bebida tiene o no alcohol. ¿Tú también tienes dudas al respecto? Vamos a intentar aclararlas.

Por si aún no lo sabías, el mosto es zumo de uva, es decir, esta bebida se elabora exprimiendo y prensando el fruto de la vid (incluyendo su piel y simiente). El resultado de ello es un líquido mayormente compuesto por agua (70-80 %) y rico tanto en polifenoles como en azúcares naturales. También merece la pena resaltar su elevado poder antioxidante. 

Antes de entrar al tema de si el mosto tiene alcohol, creemos oportuno poner en valor esta bebida tantas veces opacada por el vino. Se trata de un jugo sumamente dulce y aromático que destaca por su alto valor nutricional. ¡Acompáñanos para saber más sobre él!

¿Tiene alcohol el mosto?

Aclaramos desde ya que mosto y alcohol nunca van de la mano. Es más, se trata de una bebida no alcohólica que, no obstante, tiene una íntima vinculación con el mundo del vino.

En sentido propio, no existe el mosto con alcohol porque no se deja que la uva fermente. Por eso, los azúcares presentes en estas bayas no han llegado a transformarse en alcohol.

Aunque no sea una bebida alcohólica, resulta innegable que mostos, vinos y alcoholes están fuertemente unidos. Después de todo, esta bebida es un primer paso en la elaboración del vino.

Justo es reconocer que hay varios tipos de zumo de uva: simples (uvas frescas), concentrados (uvas deshidratadas) y sulfatados (el simple, pero conservado con oxígeno y sal de potasio). En todos ellos, la uva debe encontrarse entera, madura y limpia para su prensado. Sin embargo, ninguna clase de mosto tiene alcohol. Lo mismo cabe decir de aquellos que han sido elaborados de forma casera. 

El hecho de ser una bebida sin alcohol hace que este jugo pueda ser consumido por cualquier persona con independencia de su edad o creencias religiosas. Por ende, resulta altamente recomendable debido a los numerosos beneficios que presenta para nuestra salud (mitiga el cansancio, mejora la circulación, ayuda a regenerar los tejidos, etc.).

Una pequeña aclaración sobre el mosto y el alcohol

Hablando con propiedad, no hay ningún mosto con alcohol. Sin embargo, es posible encontrar ciertas situaciones intermedias que inducen a confusión. ¿Quieres saber cuáles son?

  • En ciertas partes de España (como Huelva y Jerez) se llama así al vino joven de la primera fermentación. Esta bebida ya ha fermentado y, por lo tanto, contiene alcohol (alrededor de un 12 %).
  • Aunque no existe el mosto con alcohol, es posible encontrar bebidas espirituosas que lo utilizan entre sus ingredientes, es decir durante su elaboración (por ejemplo ciertos vinos espumosos o algunos vinos de Jerez y otros fortificados).

Otras diferencias entre el vino y el mosto

Más allá de no ser una bebida alcohólica, el zumo de uva presenta diversas diferencias con el vino. De hecho, es totalmente distinto a los vinos sin alcohol. Aquí tienes algunos de los principales rasgos diferenciales entre ambas bebidas.

Proceso de elaboración

Hemos de tener en cuenta que, a diferencia de los vinos desalcoholizados, esta bebida nunca llegó a ser vino (nunca tuvo alcohol). Ciertamente, la forma de elaborarla es mucho más rápida y simple. ¡Incluso puedes prepararlo tú mismo en casa!

Precio

A consecuencia de lo anterior, el zumo de uva es considerablemente más asequible que el vino. Así, un litro de esta bebida cuesta alrededor de 1,50 €, mientras que el precio medio de una botella de vino en España es de 3,82 €/litro.

Composición 

Decir que la única diferencia entre el vino y el jugo de uva reside en la falta de alcohol de este último sería quedarnos muy cortos. De ello es buena muestra el aporte calórico de estas bebidas (cada 100 ml): 60 calorías (mosto), 83 calorías (vino con alcohol) y 6 calorías (vino sin alcohol).

Sabor

Sin lugar a dudas, estamos ante una de las diferencias más evidentes entre estas bebidas. Así, el zumo de uva posee un sabor dulce y afrutado. Por su parte, el vino presenta un gusto mucho más complejo y poliédrico, y pueden apreciarse en él diversas notas según su crianza, añada y coupage

Clasificación 

Las tipologías de una y otra bebida difieren por completo. Ya vimos que el jugo de uva se divide según su grado de concentración o de sulfatación. El vino, por contra, se clasifica de muchas formas, pero principalmente en virtud de su edad (si es joven, crianza, reserva o gran reserva) y de su color (tinto, blanco o rosado).

 

Esperamos haber resuelto todas tus preguntas acerca del mosto y el alcohol. Al fin y al cabo, como amantes de la enología, conocer más sobre el origen del vino nos ayuda a entender mejor todos sus matices, ¿no crees?

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 12662 veces