¿Cuál es la mejor forma de comprar vino?

Jueves 22 de Diciembre de 2016

Leído › 3586 Veces

Aspectos que nos ayudarán a tener más datos en los que guiarnos al adquirir vino

hombre compra buen vino

Desde el punto de vista hedonista la parte más importante del mundo del vino es la compra y la degustación. Esta es la parte que la mayoría de consumidores practican y conocen.

Beber vino no tiene grandes secretos, simplemente hay que estar dispuestos a gozar de él, pero antes hay un aspecto que debemos saber con el objetivo de maximizar esta experiencia placentera: ¿cuál es la mejor forma de comprar vino, que nos garantice la calidad de producto adquirido?

El paso previo que obligatoriamente ha de dar un aficionado antes de poder consumir el vino es el de la compra del mismo.

Y no se trata de un acto banal ni irrelevante, junto a la conservación del vino comprado, la compra adecuada es la clave que nos permitirá cumplir la máxima de que cuando nos decidamos a beber un buen vino, éste sea realmente bueno.

Tampoco es la compra un acto tan sencillo como a primera vista pueda parecer. De hecho en nuestros días cada vez es más sofisticada, a la vez que atractiva.

Ningún experto es capaz de catar y conocer hoy la amplia oferta de vinos que un consumidor cualquiera tiene a su disposición en los diferentes canales de compra. Por ello, cada vez son más los elaboradores recomiendan seguir algunas pautas a la hora de comprar vino, como Bodegas Amezola de la Mora, desde donde nos han facilitado algunos aspectos básicos para conseguir unos resultados óptimos, y conocer aquellos aspectos que nos ayudarán a tener más datos en los que guiarnos al adquirir vino.

La primera regla a la hora de comprar vino es que ningún consejo experto o guía puede reemplazar el gusto personal y nuestra opinión, ya que precisamente el mayor de los placeres consiste en descubrir por uno mismo los vinos y elegir aquellos que más se ajustan a los gustos personales, a las percepciones y recuerdos que provocan en cada uno.

No obstante, todo ello no quita que sea bueno cultivar relaciones con expertos y leer sobre vinos, ambas cosas nos formarán una mejor opinión sobre lo que vale más la pena comprar.

A la hora de adquirir un vino otro de los factores relevantes es conocer los distintos tipos de elaboradores de vino, que son en última instancia, los verdaderos vendedores y que ofrecen mucha más información por sus características, así como por los vinos que producen, que una marca comercial sola.

Cómo es lógico, la calidad de los vinos también depende, entre otros muchos factores, de la meteorología que determina las características de la cosecha de cada año. Por ello un buen vino de calidad siempre reflejará en su etiqueta, entre otras cosas, el origen de las uvas, la variedad de éstas y el año de cosecha.

La añada quizá sea un dato un tanto controvertido debido a que cada vez más muchos consumidores observan, y no van mal encaminados, que en las calificaciones oficiales de las añadas éstas apenas sufren variaciones año tras año. Muchos se preguntan ¿acaso ya no hay cosechas malas?

Por ello, en la actualidad no hay que darle a esta variable una importancia mayor que la que tiene: una referencia temporal. Y para averiguar si nos encontramos ante una buena cosecha acudiremos a otras pistas de producción como el precio, la reducción o limitación en el número de botellas de un determinado año o incluso la inexistencia de ellas. En algunos casos algunos elaboradores si la cosecha no es suficientemente buena deciden no elaborar ese año, centrando la producción en otras marcas.

En todo caso si bien el año de la cosecha es relevante no se debe caer en el error de convertirlo en el más importante, al fin y al cabo con una buena elaboración y una buena viticultura se pueden conseguir vinos de gran calidad, con independencia de la cosecha.

Pareja comprando vinos

El otro factor fundamental a la hora de comprar vino son los puntos de venta. Se puede adquirir vino en muchos sitios pero, al igual que en el caso de los productores, los distribuidores finales que ofrezcan las mejores condiciones de compra (cuidado de vinos, selección y variedad de productos, asesoramiento e información, manipulación,...) nos van a garantizar una mejor calidad y adecuación del producto a lo que estamos buscando.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta