El turismo del vino y las emociones se dan la mano en las nuevas ediciones de El Cavino para 2019

Carmen Fernández

Viernes 08 de Febrero de 2019

Leído › 3361 Veces

Este año se organizarán 9 viajes, entre mayo y octubre, que incorporan como novedad la visita al Palacio de Canedo y algunas otras sorpresas. Por vez primera se pone en marcha una edición especial para aquellos que ya han hecho El Cavino antes, un viaje íntegro en territorio gallego donde todas las etapas, ciudades y bodegas son diferentes a El Cavino clásico.

Una experiencia brutal, inolvidable, que repetirían sin dudar, cuidada y sorprendente no solo por la buena organización, el entorno y las actividades sino también por el buen ambiente que se genera entre los cavinantes. Así hablan los participantes de El Cavino. "El Cavino es algo muy original, auténtico, espontaneo, cargado de sorpresas, en definitiva... El Cavino es calidad.", asegura María José, de Madrid; "una experiencia que contaré a mis amigos para revivir los momentos vividos. Felices se queda corto; ha sido magnifico en todo", relata Ana, de Elda (Alicante). Para su creador y alma mater, Enrique López, estos testimonios son oro puro y la confirmación de que su olfato no le engañaba cuando hace un lustro comenzaba con esta actividad.

"Son ya 20 ediciones de El Cavino en los 4 últimos años y casi 300 personas las que han confiado en mi para esta experiencia. Y lo mejor es que muchos de estos cavinantes son como de la familia, y nos piden repetir la experiencia", nos explica López. Es por ello que para este año ya están programadas otras nueve ediciones además de una décima muy especial, pensada para los "repetidores", totalmente nueva y que transcurre íntegramente en Galicia, donde se visitarán ciudades, bodegas y hoteles de todo el territorio gallego.

Este Cavino para los repetidores es la gran novedad de 2019 para la empresa que gestiona el Cavino, Winy Fogg, que también organiza otro tipo de viajes y actividades, todas ellas vinculadas de algún modo con la enogastronomía.

Y es que la cabeza de Enrique no para y cada año quiere sorprender a sus cavinantes con alguna modificación sobre El Cavino clásico, que se desarrolla a lo largo de siete días recorriendo en autobús el territorio que separa Rioja de Galicia. A lo largo de esas jornadas, los participantes en cada edición, grupos reducidos de un máximo de 30 personas, tienen la oportunidad de combinar actividad deportiva - caminatas de media jornada por el Camino de Santiago-, con la visita a bodegas, la gastronomía y el turismo, visitando Logroño, Burgos, Valladolid, Ponferrada, la Ribeira Sacra y, por supuesto, concluyendo el viaje en Santiago de Compostela. Y por cada Denominación de Origen por la que hacen un trayecto no falta la visita a una de sus bodegas: Eguren Ugarte; Bodegas Portia; Divina Proporción, Vía Romana y, en este 2019, se incorpora como novedad la visita al Palacio de Canedo, al pasar por la D.O Bierzo.

 

100% DE SATISFACCIÓN

Aparte de la gran calidad de las actividades y servicios prestados, con alojamiento en hoteles de cuatro y cinco estrellas y especial mimo en la elección de las comidas, orientadas a que los participantes disfruten de la gastronomía local de cada zona visitada, el elemento diferenciador de este iniciativa gastronómica y cultural es el aspecto emocional. En un momento en el que el viajero cada vez valora más la experiencia y lo que le ha hecho sentir, El Cavino gana adeptos porque se convierte en algo más que un viaje, es una experiencia llena de momentos inolvidables del que "el 100% de las personas que lo hacen acaban encantadísimas", nos dice Enrique. Por algo será. Algo tiene Enrique con el vino y las personas que es capaz de reunirlos en experiencias que les descubran algo nuevo y diferente.

Es por ello que El Cavino sigue en 2019 pero también su agencia, Winy Fog, desde donde se organizan también otros tipos de viajes, siempre con la orientación hacia la cultura del vino: viajes de incentivos, enoturismo para la familia, para singles o escapadas aprovechando festivos y puentes, como las que ya tienen organizadas para Tenerife, del 23 al 29 de abril, o al territorio de las grandes bodegas (Rioja, Ribera del Duero, Toro, Arribes del Duero), del 5 al 12 de mayo. Solo nos queda elegir las fechas que mejor nos encajen y dejarnos llevar de la mano de Enrique López. El buen vino y la buena compañía están asegurados.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta