El frío hace que bebas más, según un estudio de la Universidad de Pittsburgh

Lunes 07 de Enero de 2019

Leído › 2091 Veces

Una investigación con datos de 193 países revela que el lugar donde se vive podría afectar la cantidad de vino que se consume

Una investigación reciente publicada por la Asociación Estadounidense para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas, 'Hepatology' , muestra un vínculo entre el clima de una región y su consumo promedio de alcohol, en concreto, cuanto más bajas son las temperaturas y menos horas de luz solar, más altos son los niveles de consumo.

"Todos asumen que la gente bebe mucho en el norte porque hace frío, pero nos sorprendió que nadie lo haya comprobado", afirmó el Dr. Ramon Bataller, profesor de la Universidad de Pittsburgh, jefe de hepatología en el centro médico de la propia Universidad y autor principal del estudio.

Para investigar esta hipótesis, Bataller y un equipo multinacional de investigadores analizaron datos de la Organización Mundial de la Salud, la Organización Meteorológica Mundial y otros conjuntos de datos públicos de gran tamaño para recopilar información sobre 193 países. 

Hicieron un análisis sistemático de los patrones y niveles de consumo de alcohol de diferentes áreas, medido como la ingesta per cápita total, el porcentaje de la población que bebe y la incidencia del consumo excesivo de alcohol, así como el promedio anual de horas de sol y la temperatura promedio. Para ver si existe de hecho una correlación entre el consumo de alcohol y el clima.

Aunque su investigación no analizó por qué existe esta correlación, según Bataller, hay múltiples factores que probablemente desempeñan este papel. Lo más frecuente es que el alcohol es un vasodilatador, lo que significa que abre temporalmente los vasos sanguíneos, trayendo sangre caliente a la piel y haciendo que el cuerpo se sienta más caliente en el clima frío.

Además, las temperaturas más frías y los días más oscuros pueden limitar las opciones de una persona para las actividades de ocio, lo que los lleva a permanecer en el interior y beber más de lo que lo harían si estuvieran pasando más tiempo al aire libre. Bataller también señala que el clima frío y la poca cantidad de luz solar están relacionados con la depresión, lo que podría hacer que una persona beba más.

Vale la pena señalar que este estudio no analiza las temperaturas de un lugar y las horas de luz por temporada, por lo que es difícil decir si las personas beben más durante el invierno que en el verano, independientemente de dónde vivan. "Diría que este estudio sugiere que tal vez la gente bebe más durante los meses más fríos, pero ningún estudio ha demostrado lo estacional", dijo Bataller.

Al igual que muchos estudios que tienen que ver con el alcohol y la salud, este muestra una correlación, no una causa directa, y es importante tener en cuenta que hay muchos otros factores que pueden determinar cuánto bebe un individuo.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta