121.763 Seguidores !

Bodegas La Purísima, el corazón de los vinos de Yecla

Carmen Fernández

Martes 20 de Noviembre de 2018

Leído › 1270 Veces

Esta cooperativa, que aglutina alguno de los territorios con mayor patrimonio vitivinícola de la Denominación de Origen Yecla, ha conseguido situar a sus vinos en los principales mercados internacionales

La internacionalización de los vinos nacidos de las tierras de Yecla ha sido una de las máximas con las que han trabajado desde siempre en La Purísima, una bodega que ha apostado por la calidad y la innovación en la elaboración de sus vinos como sello diferenciador, lo que les ha permitido estar presentes en más de 30 países. Comprometidos firmemente con la elaboración de vinos que se adaptaran a las exigencias de sus clientes y con los que se obtuviera el reconocimiento de los críticos internacionales, la bodega ha visto crecer a lo largo de los años a la propia denominación de origen en la que se enclava, en los territorios del nordeste de Murcia. Y es que Bodegas La Purísima nace en 1946, mientras que la denominación de origen a la que pertenece, Yecla, se constituye en 1972. Desde entonces, el equipo que conforma esta cooperativa bodeguera ha trabajado para lograr el perfecto equilibrio entre la tradición y la evolución hasta conseguir los vinos más internacionales que da Yecla, la tierra de la Monastrell.

Es precisamente en terrenos de La Purísima, que aglutina nada menos que el 60% de la producción de toda la denominación de origen, donde podemos encontrar uno de los tesoros de estas tierras: más de 100 hectáreas de viñedos de Monastrell en pie franco, nacidas directamente de esta tierra, donde la uva Monastrell alcanza sus mejores características gracias a su perfecta adaptación a la tierra y condiciones de cultivo en suelos áridos y pobres y su resistencia a los veranos más secos y calurosos. Aquí la Monastrell encuentra su hábitat natural y nos da los vinos más puros y concentrados que se puedan obtener con esta variedad. Pero no es la única variedad que cultivan en esta bodega, donde suman un total de 2500 hectáreas de viñedo, donde crece la Sauvignon blanc, Verdejo, Moscatel de grano menudo, la Tempranillo, Merlot, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot, Garnacha o Syrah. Con todas ellas se elaboran algunos de los vinos que han conseguido situar a Yecla en el mapa, gracias a los numerosos premios nacionales e internacionales  conseguidos a lo largo de la larga historia de esta bodega decana de la denominación de origen Yecla.

Enólogos, asesores internacionales que les ayudan en el proceso de internacionalización de sus vinos, comerciales,  ....conforman un equipo joven que ha conseguido situar estos vinos embotellados en los principales lineales y restaurantes del mundo, adaptándose a los altos parámetros de calidad, tanto durante la recolección de la uva como la elaboración del vino que demanda el mercado actual. Gracias a esta alta autoexigencia, La Purísima elabora vinos con carácter, con personalidad, reflejo de la tierra en la que se han cultivado.

ELABORACIONES QUE RESALTAN EL TERRITORIO

Con una capacidad productiva de 9 millones de litros, la Monastrell es su variedad reina, y en vinos como Trapío se manifiesta con todo su carácter a través de este monovarietal procedente de viñedos de pie franco de secano de más de 50 años con un rendimiento de menos de un kilo por cepa. Concebido para que la variedad se manifieste en todo su esplendor, nos encontramos con un vino de color rojo picota intenso, con complejos aromas a naranja confitada, regaliz y notas minerales, con un paso por boca amplio y un final torrefacto largo e intenso, que atesora más de 30 reconocimientos en los principales concursos internacionales.

LP Premium, por su parte, añade a la Monastrell un porcentaje de garnacha de viñedos de más de 40 años de cultivo en vaso. Tras una vendimia muy cuidada, realizada a mano, el mosto macerará   durante 15 días para luego realizar el resto de su crianza en barricas de roble francés. En el caso del Premium, la crianza es de 14 meses en barricas de 500 litros, lo que le aporta suave notas de madera y un final más largo y sabroso que, desde 2013, conquista los paladares internacionales y reconocimientos en las principales guías y concursos de todo el mundo.

Junto a ellos otra de las grandes elaboraciones que más alegrías les aporta a La Purísima está siendo su Old Vines, elaborado a partir de la Monastrell, procedente de viñedos de más de 35 años, junto con porcentajes de Syrah y Garnacha, con el objetivo de conseguir un vino con un toque más moderno y fresco, tras una crianza de 12 meses en barricas de roble francés, que le aportan también un fina en boca largo y potente.

Completaremos el recorrido por algunas de sus elaboraciones más reconocidas con la gama de vinos ecológicos, Old Hands Roble y Joven, cultivados sin utilizar ningún producto químico, retomando el saber tradicional y recuperando los sabores y aromas perdidos, protegiendo y cuidando su entorno. La Purisima Monastrell 2017, Old Vines Expression 2014 o Consentido Monastrell barrica, que han triunfado en eventos de prestigio en este 2018 como el Sakura Japan Women's Wine Awards 2018 o el New York International Wine Competition, completan el elenco de algunas de las referencias más destacadas de esta bodega, que por su carácter y la personalidad han conseguido situar a estos vinos murcianos en los principales ránkings del sector.

Son elaboraciones destacadas, pero no las únicas, puesto que La Purísima completa su catálogo con más de una decena de referencias que, gracias al tesón y la calidad, han conseguido situar a los vinos de Yecla en el mapa mundial, una recompensa al trabajo bien hecho y a la labor de equipo.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta