Mencía de Ponte da Boga: figura imprescindible

Javier Campo

Martes 13 de Diciembre de 2016

Leído › 2692 Veces

Nacido en unas de las laderas de más difícil acceso de la geografía española, este Mencía de la DO Ribeira Sacra se convierte en referencia imprescindible para los amantes de ésta variedad

Ribeira Sacra es una de las pocas zonas donde se practica la viticultura heroica. Arneses para colgarse de las escarpadas laderas o botes en el río para poder transportar la uva. Un difícil modus vivendi que lamentablemente aún no se reconoce lo suficiente por aquellos que ni siquiera saben de la existencia de éstas tierras gallegas.

Los cauces al fondo del cañón de los ríos Sil y Miño son los testigos del costoso trabajo de aquellos que elaboran éste vino de la Adega Ponte da Boga en el término municipal de Castro Caldelas, cuna de leyendas en Ribeira Sacra entre la que destaca la de las lavadeiras responsables de las pepitas de oro del rio.

Entre los vinos de ésta bodega encontramos su Mencía 2015. Un varietal que combina el carácter atlántico con el lado más amable de los países Mediterráneos. La espera en la recolección para obtener la maduración óptima han sido claves para conseguir una añada elegante y golosa.

Con capa alta, su color cereza picota nos hipnotiza al girar la copa dejando reminiscencias violáceas. En nariz nos traslada a la tierra donde se elabora en esa mezcla de remolacha y de flores como la violeta. Fruta roja negra emerge entre especias como la pimienta. La fase en boca quizás sea la más expresiva. Redondo sin puntas, elegante, denso y goloso. Retrogusto largo y con sensación chocolateada. Apto para beber ahora y para su guarda comparativa.
Si en el Belen de éste año tuviese que poner la figura de un vino, sin duda, sería la que veis.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Guárdalo

Comenta