La sal y el sol de Sanlúcar de Barrameda besaron la Sierra de Grazalema

Casa Martín 1920. Cata número 3. Pago de Balbaína Alta y Barrio Bajo de Sanlúcar

Escrito por

Sábado 18 de Mayo de 2024

Compártelo

Leído › 2114 veces

De izquierda a derecha: Gabriel Raya, María Roldán, José Luis Barrero, Sergio Nieto y José Gómez

Es obligación de todos aquellos que nos dedicamos a contar cosas, comunicar a nuestros lectores, de la forma más real posible, todo lo que llegue a nuestras manos y si, como es en este caso, llega a las mías a través de mi amigo Gabriel Raya, más que obligación, es una imperiosa necesidad y un placer indescriptible. Este texto ha sido redactado por Sergio Nieto, propietario de Casa Martín 1920, un paraíso para los amantes del jerez en Grazalema, y corregido por mi querida académica doña Paz Ivison, con quien comparto Academia Andaluza de Gastronomía Turismo, a quien admiro profundamente. Las fotografías son obra de Paco Barroso.

Permítanme adelantarles que más que la historia de una cata, esta que les traigo hoy es la historia de una vida. Una vida marcada por tres generaciones en torno al mundo del vino que presentaron la jornada enológica cultural del pasado viernes 3 de mayo de 2024 en Casa Martín 1920.

El valor de la trazabilidad de los vinos que se iban a catar, está en el origen del terruño de albariza del pago de Balbaína Alta, de suelo calcáreo fruto de los sedimentos marinos entre ellos diatomeas de hace millones de años, cuando estos pagos del Marco del Jerez estaban inundados por el mar. Se trata de la tierra conocida popularmente por el nombre de albariza, blanca como nácar, con capacidad para retener el agua de lluvia, en los meses de verano y con la ayuda de esa faena ancestral que los viñadores llevan a cabo y que se llama aserpiado. El cuidado de las viñas, las levaduras autóctonas naturales y la situación de la bodega, proporcionan una sapidez y salinidad especiales que son la marca y el estilo de Bodegas Barrero, antiguas Bodegas Sánchez Ayala,ubicadas en el Barrio Bajo de Sanlúcar de Barrameda. En este lugar se dan las condiciones de temperatura y humedad idóneas para el desarrollo de las levaduras que forman el velo de flor de las manzanillas. Ya que está muy cerca de la desembocadura del rio Guadalquivir y le llegan directamente del océano las brisas frescas y húmeda de los vientos de poniente.

De izquierda a derecha: José Luis Barrero, propietario de Bodegas Barrero, y Gabriel Raya

Gabriel A. Raya de Bodegas Barrero junto a Sergio Nieto de Casa Martín 1920, soñaron una cata exclusiva para vivir la historia de los vinos de la casa sanluqueña Bodegas Barrero en la sala de catas grazalemeña.

La presencia del Bodeguero propietario José Luis Barrero, y la del abogado José Gómez Villegas perteneciente a la fundación de la Manzanilla en Sanlúcar, que acompañaron a Gabriel Raya, fue un honor para Casa Martín 1920.

Bajo la dirección de Gabriel, se cataron hasta 23 vinos de la firma, una experiencia premium que sólo pudieron disfrutar los 15 asistentes - debido al pequeño aforo- llegados desde diferentes puntos de la provincia, y desde Sevilla, Granada y Barcelona.

El director de cata Gabriel comenzó leyendo un texto dirigido al Sr. Conde de Aldama en 1904 escrito por José Ruiz de Ahumada donde expresa que la Manzanilla está enamorada del Jerez y el Jerez enamorado de la Manzanilla.

De izquierda a derecha: Sergio Nieto, José Luis Barrero, José Gómez y Gabriel Raya

El primer vino fue Trasbolsa 2023, blanco tranquilo de uva palomino, tipología de mucho éxito en el Marco;, seguido de dos blancos tranquilos de palomino de 2022 y 2019. A continuación la manzanilla Pipiola 2024 y Pipiola 2022, botella de guarda (una auténtica maravilla su evolución en botella). Sexto vino, manzanilla Pipiola en Rama -recién sacada directamente de la bota para la ocasión- al que siguió la famosa manzanilla Gabriela (1ª clase) también embotellada expresamente para esta cata magistral. Continuamos con Manzanilla Gabriela 2024, Gabriela 2022, Gabriela en Rama 225 Aniversario -selección a pie de bota en 2023 por parte de Gabriel Raya en Bodegas del S. XIX de San Miguel en la Banda Playa de Sanlúcar- que se mostró excepcional, perfumada en nariz, salina, sápida, intensa y persistente ¡Un homenaje a la crianza biológica! Tras la manzanillas Gabriela Oro embotellada en 2022, la Pasada y en Rama Toneles Nuestra Sra. Del Rosario en Trasbolsa, llegó el turno del oloroso C11 de finura máxima, del palo cortado C11, del amontillado C11, del vermut Maripaz, del pedro ximénez C11, del amontillado Don Paco , del oloroso Galeón, del palo cortado viejísimo Barrero y esta ascensión imparable de calidad y excepcionalidad se culminó con un amontillado viejísimo Barrero Bota Única, pura concentración de la historia de Sanlúcar y de esta gran bodega. Un vino que se maridó con un queso de oveja grazalemeña de dos años de curación. Una verdadera explosión de goce y armonía, de felicidad en el paladar y en la comprensión de la historia de Cádiz.

Fueron casi 6 horas de cata maridado con la gastronomía grazalemeña de Casa Martín 1920, afianzando con esta tercera magistral cata, que Casa Martín 1920 es un lugar especial en el mundo donde se viven, y se beben, los mejores tesoros enológicos del marco del Jerez.

En Casa Martín 1920 somos felices defendiendo estos grandes vinos tradicionales y gastronómicos. Entre copas el romanticismo fue cogiendo cuerpo. Casa Martín 1920 hacedora de felicidad.

Un artículo de Carlos M. Montero
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2114 veces