Eduardo Nave Silvestre: Fotografía y vino se unen en un premio sin precedentes

La primera fotografía que triunfa en el Premio de Arte ENATE

Viernes 16 de Febrero de 2024

Compártelo

Leído › 2330 veces

Jurado del Premio ENATE con la obra ganadora

La confluencia entre arte y vino encuentra un nuevo capítulo en la historia de Bodega ENATE, que ha celebrado la undécima edición de su Premio de Arte, un galardón bienal que no solo reconoce la creatividad y el talento sino que también se ha convertido en un escaparate para artistas emergentes dentro del panorama nacional. Este año, el premio ha recaído en Eduardo Nave Silvestre por su obra 'Vista III de la serie Normandie', una fotografía que destaca por su técnica de termosublimación de tintas pigmentadas y minerales sobre aluminio cerámico, marcando un precedente al ser la primera vez que una fotografía es reconocida en este contexto.

La dotación económica del premio es de 12.000 euros, una cantidad nada despreciable que subraya el compromiso de ENATE con el apoyo a la creación artística contemporánea. Además, la obra premiada no solo recibirá una compensación monetaria sino que también se convertirá en imagen de 24 botellas de vino, vinculando de forma indisoluble el arte con el mundo vinícola. Esta colaboración entre botella y lienzo (o, en este caso, aluminio cerámico) brinda a los consumidores una experiencia estética adicional a la degustación del vino, elevando el acto de beber a una experiencia cultural.

La exposición de la obra ganadora, junto con otras 29 seleccionadas de entre las 1.086 presentadas, permanecerá abierta al público en la Sala de Arte de la bodega hasta el 30 de abril de 2024. Este año, la participación ha alcanzado un récord absoluto, reflejando el creciente interés por esta iniciativa que combina arte y enología, demostrando que el diálogo entre ambas disciplinas goza de una salud envidiable. La calidad y diversidad de las obras presentadas, desde pintura y fotografía hasta grafismos, evidencian la riqueza creativa que reside en España, un país con una larga tradición tanto en el arte como en la producción de vinos de calidad.

El jurado encargado de la selección y premiación estuvo compuesto por figuras prominentes del mundo del arte y la cultura, incluyendo a Fernando Castro Flórez, crítico de arte de ABC, y representantes de instituciones artísticas de renombre, lo que garantiza un proceso de selección riguroso y profesional. La decisión unánime de otorgar el premio a Eduardo Nave subraya la capacidad de su obra para comunicar, mediante la fotografía, sensaciones y reflexiones que trascienden lo puramente visual, evocando la pintura romántica y la estética de campos de color reminiscentes de Rothko.

La serie 'Normandie' de Nave, de la cual forma parte la obra premiada, explora los límites entre el documental y lo poético, ofreciendo una mirada contemporánea a eventos históricos y sus resonancias en el presente. Este enfoque, que va más allá de lo documental para generar atmósferas cargadas de significado, es precisamente lo que ha capturado la atención del jurado y lo que promete enriquecer la colección de arte de ENATE, que ya cuenta con más de 400 obras.

Desde su primera convocatoria en 1997, el Premio de Arte Bodega ENATE se ha consolidado como una plataforma de lanzamiento para artistas no consagrados, ofreciendo no solo reconocimiento y apoyo económico sino también la posibilidad de exponer su trabajo junto a nombres consagrados del arte contemporáneo. La bodega, por su parte, refuerza su identidad vinculada al arte, siguiendo una tradición que comenzó en 1992 con la inclusión de obras de arte en sus etiquetas de vino, una iniciativa que ha contado con la colaboración de artistas de la talla de Antonio Saura, Antoni Tàpies y Eduardo Chillida, entre otros.

Esta simbiosis entre vino y arte no solo enriquece la experiencia del consumidor sino que también refleja una visión de la cultura como algo vivo y en constante evolución, donde el vino deja de ser solo una bebida para convertirse en un vehículo de expresión artística y cultural. La apuesta de ENATE por esta interacción demuestra cómo el mundo del vino puede ser un escenario de innovación y creatividad, abriendo nuevas vías de comunicación entre artistas, consumidores y la propia naturaleza que da vida al vino.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2330 veces