Japón se consolida como el principal mercado para el vino español en Asia

Mientras China reduce sus compras de vino español en casi un 30%

Jueves 11 de Abril de 2024

Compártelo

Leído › 3297 veces

El dinamismo del mercado vinícola español en Asia durante 2023 ha sido un tema de gran interés y debate. Aunque tradicionalmente países como China han representado mercados prometedores para los exportadores europeos, el año pasado demostró ser particularmente agitado, con cambios significativos en los patrones de consumo y en las dinámicas de importación.

La reducción en las compras de vino español por parte de China es notable. Desde alcanzar cifras de 175 millones de euros en 2017, el gigante asiático ha visto cómo sus importaciones descendían hasta los 60,6 millones de euros. Este retroceso de casi el 30% es una clara señal de los cambios en las políticas internas y las condiciones económicas que están afectando al país. El enfoque de China hacia una mayor exportación y restricciones internas severas a la importación, ha impactado no solo la industria del vino, sino también otras áreas comerciales. A pesar de las predicciones de los analistas sobre el potencial del mercado chino, parece que la realidad económica está redirigiendo estas expectativas.

En contraste, Japón ha emergido como un bastión de estabilidad y crecimiento para el vino español en Asia. A pesar de una caída del 9,4% en sus importaciones, el país nipón importó vinos españoles por un valor de 92,7 millones de euros en 2023, situándose como el líder en la región. Esta cifra no solo refleja la fortaleza de Japón como mercado, sino también su apreciación constante y creciente por la calidad y diversidad del vino español.

Otros países de la región asiática como Corea del Sur, Taiwán y Hong Kong también experimentaron descensos en sus importaciones, reflejando una tendencia general a la baja en el interés por el vino español en Asia. Corea del Sur y Hong Kong, por ejemplo, vieron reducciones significativas en el valor de las importaciones, lo que puede indicar una saturación del mercado o cambios en las preferencias de los consumidores locales.

¿Qué lecciones podemos aprender de la caída del mercado chino?

El Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) ofrece una perspectiva más amplia sobre estos cambios. Según sus análisis, España se ha enfrentado a un descenso general en sus exportaciones a Asia, con una caída del 22,8% en volumen y del 16,5% en valor. A pesar de este panorama desalentador, el incremento del 8,2% en el precio medio por litro hasta los 2,54 euros revela un enfoque en productos de mayor valor, lo que podría ser una estrategia "a la francesa" para compensar la reducción en volumen.

Este ajuste de estrategia hacia vinos de mayor precio sugiere una posible recalibración del enfoque comercial de España en Asia. En lugar de competir en volumen, el enfoque parece estar orientado a fortalecer la percepción de calidad y exclusividad del vino español. Esto puede ser particularmente efectivo en mercados como Japón, donde la calidad suele ser un factor decisivo en las decisiones de compra.

Así las cosas, el mercado asiático sigue siendo complejo y desafiante para los exportadores de vino español. Los cambios en China contrastan fuertemente con la relativa estabilidad de Japón, y las dinámicas en otros países de la región también juegan un papel crucial. Los exportadores españoles deberán navegar con cuidado estas aguas, adaptándose no solo a las condiciones económicas y políticas, sino también a los cambiantes gustos y preferencias de los consumidores asiáticos. Adaptarse a estos cambios y aprovechar los mercados más receptivos será esencial para mantener y expandir la presencia del vino español en Asia.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3297 veces