Riedel Experience, cuando el tamaño y la forma importan

Un cata en el plató del Salón Gourmets del famoso fabricante de copas Riedel en la que comprobar que tan importante es el contenido como el continente

David Manso

Martes 23 de Abril de 2024

Compártelo

Leído › 2025 veces

Parte importante, más bien diría imprescindible, para disfrutar plenamente de un vino es sin lugar a dudas el recipiente en el que va ha ser servido. Según sea este en cuanto al material con el que ha sido fabricado, su forma, el tamaño; altura y anchura, la percepción de un mismo vino servido en copas diferentes variará sin lugar a dudas notablemente. El sabor y aromas de una bebida están influenciados por el recipiente que la contiene, y en Riedel conocen bien esta teoría. La mejor manera de demostrarla es llevarla a la práctica mediante una cata.

Años de investigación y desarrollo han llevado a esta compañía fundada en 1756 con orígenes checos, hoy establecida en Austria, a valorar con suma importancia todos los aspectos que ha de tener una copa de vino; desde los materiales, la forma, el tamaño,..etc. para que según sea el tipo de vino a degustar este sea disfrutado con la mayor plenitud de aromas, texturas y sabores. Reconocida mundialmente, diseñan y producen copas y decantadores de la máxima calidad tanto para el disfrute del vino como de bebidas espirituosas. Su larga trayectoria y la calidad de sus productos les han llevado a estar presentes en bodegas de reconocido prestigio y los mejores restaurantes del mundo.

Dentro de las actividades programadas en la trigésimo séptima edición del Salón Gourmet, la cata de Riedel es una de las más esperadas para amantes y profesionales del vino. Una muestra de cinco referencias de copas fabricadas por Riedel; Ridel Performance Riesling; Ridel Veloce Chardonnay, Ridel Performance Pinot Noir, y dos de la serie Riedel Winewings, Syrah y Cabernet, han demostrado a los asistentes que cada una de ellas puede cambiar las percepciones sensoriales de un vino. Para esta presentación se han seleccionado tres referencias; Flor de Muga 2022 de Bodegas Muga, Julieta 2022 Trepat de Josep Foraster y Pago de Carraovejas 2021 de Pago de Carraovejas. La prueba es bien sencilla y cualquiera puede realizarla en casa teniendo una pequeña variedad de copas. Servir un vino en una de ellas y proceder a su cata empezando por la fase nasal y apreciar el vino, para posteriormente verte la mitad del vino servido en otra de diferente forma y tamaño para repetir la operación. La diferencia es notoria, los aromas varían, son más intensos, o el vino se presenta más cerrado, salen más aromas primarios o por contra terciarios, e incluso en ocasiones es el alcohol o la madera los que nos invaden según el tipo de vino a catar. Igual ocurre en la fase gustativa, el vino varía siendo este más amplio, opulento, equilibrado, centrándose este más en la parte central de la boca. O por el contrario menos redondo, presentado aristas, siendo más astringente e incluso variando su persistencia.

Bien podrían haber sido otros los vinos seleccionados dado que seguramente estos también habrían variado en función del tipo de copa empleada para la cata. Una experiencia única la cata con las copas de Riedel en la que según sea el continente nos hará tener un muy diferente percepción del contenido, y en la que tanto el tamaño como la forma importan.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2025 veces