Ruta gastronómica por Islas Baleares: conociendo cultura e historia con cada bocado

Miércoles 27 de Abril de 2022

Compártelo

Leído › 918 veces

La tradición y la influencia internacional marcan los platos de la cocina balear

El secreto para elaborar una buena receta es contar con los productos adecuados y esa es una de las grandes cualidades que posee Islas Baleares. Adentrarse en un destino a través de su gastronomía permite al viajero descubrir las raíces del lugar, entendiendo los sabores y olores que lo caracterizan. La cocina del archipiélago puede presumir de una tradición arraigada que ha sabido mantenerse intacta al paso de los años y que ha llegado hasta nuestros días.

Porque la imponente naturaleza no es de lo único que pueden presumir las islas. Entre sus muchos atractivos destaca una cocina que ha sido marcada por la historia pasada y cuyos primeros indicios parecen datar del siglo XV. A lo largo del tiempo, este lugar fue conquistado por árabes, franceses e ingleses y esa influencia cultural se puede observar hoy día en cada uno de sus platos.

La gastronomía balear cuenta con muchos parecidos a la cocina catalana y valenciana. Es de características puramente mediterráneas y algunos de los productos más típicos son sacados del cerdo. ¿Quién no ha oído hablar alguna vez de la famosa sobrasada o de las exquisitas ensaimadas? Varios son los productos típicos más conocidos, pero las islas tienen mucho más que ofrecer para explorar la cultura gastronómica del archipiélago.

Delicias mallorquinas

Poniendo en relieve la influencia gastronómica de la que las islas hacen gala, el frito mallorquín es uno de los platos más populares de Mallorca y del resto del archipiélago.  Aunque su origen no está del todo claro, se cree que podría proceder de la cocina sefardí y aparecer en recetarios del siglo XV. Este plato compuesto de carne, patatas, cebolla, pimiento rojo y pimienta es una institución de la comida insular, una delicia obligatoria de probar.

Toda gran comida debe ir seguida de una excelente bebida y, por ello, es necesario mencionar el Palo de Mallorca. Protegido con la Denominación Geográfica "Palo de Mallorca" este licor, obtenido a partir de la infusión de corteza de quina y genciana, está vinculado a las propiedades medicinales de los ingredientes que lo forman y, de hecho, desde principios del siglo XX se convirtió en el aperitivo preferido por los isleños.

Además, poniendo en relieve la importancia de la gastronomía mallorquina, la isla será sede del Parabere Forum 2022. Un evento que tendrá lugar el 23 y 24 de octubre que no solo promoverá el talento femenino en la cocina, sino que también fomentará la diversidad y la innovación dentro de la alimentación, la nutrición y la agricultura con el objetivo de posicionar a Mallorca en el plano internacional de la gastronomía.

Explorando Menorca con el paladar

Menorca debe estar en el radar de todo amante de la gastronomía. La combinación de importantes cocineros junto con los productos frescos, de temporada y de kilómetro cero han hecho que esta isla sea reconocida en 2022 como Región Gastronómica Europea.

Durante todo el 2022, tiempo en el que Menorca será reconocida como región gastronómica, se celebrarán diferentes eventos relacionados con los miembros de la Plataforma Europea de Gastronomía que girarán en torno a la cocina, la cultura local, el territorio y la sostenibilidad.

La cocina es uno de los legados históricos más importantes, y en ella se puede apreciar la herencia de civilizaciones pasadas que han llegado hasta la actualidad. La isla de Menorca es el punto más oriental de España y parte de esa influencia se observa en Mahón, donde se elabora un queso de leche de vaca desde la época de dominación musulmana. La historia del queso menorquín es tan antigua que se han llegado a encontrar restos de cerámica datados del año 2000 a.C, que fueron empleados para la elaboración de este manjar.

Desde 1985, el queso de Mahón tiene denominación de origen y es, con gran diferencia, uno de los productos más codiciados tanto a nivel nacional como internacional.

Y los Pastissets de Menorca no se quedan atrás, pues son la parte más dulce de la isla. Elaborados en el pasado únicamente para acompañar las largas sobremesas de fechas señaladas como la navidad o las celebraciones familiares, hoy en día se pueden encontrar en casi cualquier pastelería. Estos pastissets, en forma de flor, forman parte de la tradición menorquina pues cada familia los elabora siguiendo su propia receta personal.

La Ibiza más gastronómica

Idílica, paradisíaca, histórica y gastronómica son algunos de los adjetivos que acompañan a esta isla y que enamoran a cada persona que la visita. Quizás su gastronomía sea la virtud menos reconocida, pero sin duda despierta todos y cada uno de los sentidos de todo comensal que se sienta a la mesa para degustar la comida ibicenca. Uniendo la tradición con la personalidad propia de la isla, así como la excelente calidad de sus productos, saborear sus platos es sumergirse en sus aguas cristalinas y correr sobre campos bañados en sol.

El Bullit de Peix es un guiso típico que destaca dentro de la cocina ibicenca y que, junto con la Greixonera o el Flaó, postres típicos de la zona, forman la comida perfecta para realizar una autentica inmersión dentro de la gastronomía mediterránea.

La extensa gastronomía de la isla más pequeña

La isla de Formentera, al igual que el resto de las islas Pitiusas, cuenta con una extraordinaria gastronomía arraigada a los productos autóctonos provenientes del mar y de la agricultura.

Pero ¿a qué sabe la gastronomía de la isla? Para hacerse una idea global de los platos más típicos y preferidos por los lugareños es necesario probar la ensalada payesa con peix sec o pescado seco. Una ensalada con productos frescos de temporada y cuyo elemento estrella es el pescado. Un alimento que tiene su origen cuando, antiguamente, los pescadores secaban el pescado para aprovecharlo y consumirlo durante todo el año. Un método de conservación que se mantiene hoy en día.

El frito de matanzas es otro plato muy popular, especialmente en otoño, cuando se realiza la tradicional matanza del cerdo y se aprovechan todas sus partes para hacer embutidos.

La gastronomía de las islas es sinónimo de cultura y tradición y los sabores de cada uno de sus platos hacen que el comensal viaje a través de la historia que ha formado parte de las Islas Baleares.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 918 veces

Comenta