Probada con éxito una cura para la resaca en Finlandia

Viernes 21 de Agosto de 2020

Compártelo

Leído › 3016 veces

Un grupo de investigadores finlandeses cree haber descubierto lo que la gente ha buscado durante siglos: una cura para la resaca.

De este modo, una dosis elevada de 1200 miligramos del aminoácido L-cisteína se mostró efectiva para reducir las náuseas y el dolor de cabeza relacionados con el consumo abusivo de alcohol, además una dosis menor, de 600 miligramos también se mostró efectiva para aliviar el estrés y la ansiedad, según un estudio publicado en la revista Alcohol and Alcoholism por investigadores de la Universidad de Helsinki y la Universidad de Finlandia Oriental.

En el estudio, aleatorizado doble ciego, 19 voluntarios varones sanos consumieron dosis de alcohol de 1,5 gramos por kilogramo durante tres horas en un entorno controlado. Luego se pidió a unos sujetos que ingirieran placebo y a otros tabletas de L-cisteína que contenían también suplementos vitamínicos.

Los investigadores dicen que además de reducir o incluso eliminar por completo la resaca, altas dosis de L-cisteína también ayuda a "reducir la necesidad de beber al día siguiente", reduciendo así el riesgo de adicción al alcohol ayudando a luchar contra el alcoholismo.

El consumo excesivo de alcohol es común en Finlandia, y se considera que más de medio millón de finlandeses corren el riesgo de caer en el alcoholismo.

Esta investigación parte del proyecto Catapult Cat Oy, firma finlandesa dedicada a luchar contra el alcoholismo.

El estudio tropezó con ciertas dificultades. Algunos participantes no pudieron consumir todo el alcohol requerido y tuvieron que ser excluidos, algunos tenían niveles de tolerancia tan altos que no experimentaron síntomas de resaca; y algunos fueron marginados porque insistieron en aumentar la dosis yendo al bar, dijo el investigador Markus Metsala a los medios locales.

¿Qué es la cisteína?

La L-cisteína, o simplemente cisteína, es un aminoácido no esencial, lo que significa que puede ser sintetizado por los humanos a través de los alimentos. Fuentes naturales de cisteína son la carne, la leche, los huevos y algunas verduras como la brócoli o los espárragos. El problema de la cisteína es que se degrada con el calor, por tanto en alimentos excesivamente cocinados las cantidad de cisteína son muy reducidas.

La cisteína es un aminoácido muy beneficioso para el cuerpo por su gran poder antioxidante, resultando beneficioso para reforzar el sistema inmunológico, cardiovascular y evitar la inflamación. Además, se dice que mejora la salud pulmonar y también que puede ayudar a prevenir el cáncer de colon, mejorar el rendimiento deportivo y promover la desintoxicación.

La cisteína ha sido propuesta en estudios anteriores como preventiva o antídoto para alguno de los efectos negativos del alcohol, incluyendo daños en el hígado o la resaca. La cisteína contrarresta los efectos dañinos del acetaldehído que es un desecho que produce el organismo cuando consumimos alcohol, y que en grandes dosis (cuando se consume alcohol en exceso) es responsable de la mayoría de los efectos inmediatos del abuso de alcohol (resaca) y de los daños de larga duración asociados con el abuso de alcohol (daño hepático, cáncer,...).

La cisteína se ocupa de destruir este acetilaldehído dañino para el organismo, convirtiéndolo en ácido acético (vinagre). En un estudio con roedores les suministraron dosis mortales de acetilaldehído y posteriormente cisteína, obteniendo una tasa de supervivencia del 80%.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3016 veces

Comenta