Toro, la mayor marca jamás creada por una bodega

Escrito por

Lunes 08 de Junio de 2020

Compártelo

Leído › 4450 veces

El Toro de Osborne es posiblemente el mayor éxito de una marca creada por una bodega en España. En este post vamos a analizar cuál es la historia de esta marca convertida ya en símbolo nacional.

Todo comienza en el año 1956, cuando las bodegas Osborne (Andalucía) pensaron en crear una nueva campaña publicitaria. La idea inicial era elaborar un cartel bien visible de lejos que representase la marca de su brandy de Jerez "Veterano". Para ello encargaron su diseño al creativo Manuel Prieto, director de la agencia madrileña Azor, que crearía no solo el mayor logro publicitario de esta agencia, sino una de las mejores marcas del mundo.

Una vez más sencillez y visibilidad fueron las claves del éxito de una marca, en la que Azor decidió apostar por la imagen de un toro bravo de lidia, elemento que representa la región donde se elabora el destilado de vino de Osborne, en la que abunda este animal.

Pero el acierto de la marca no se limita a la creación del símbolo, la mayor parte del éxito está en el modo en que se decidió promocionarla. Para la difusión se colocaron unas pocas vallas publicitarias, pero inmensamente grandes (de 14 metros de altura), con una enorme silueta del toro bravo. Las vallas fueron repartidas estratégicamente por toda la geografía de España. Para ello se buscaron colinas próximas a carreteras interurbanas con mucho tráfico que conectaban importantes núcleos urbanos o servían de conexión entre provincias o comunidades autónomas.

No me negaréis que es una idea sencillamente genial. Tal es así, que con el tiempo estas vallas, más que un emblema de la marca, se convirtieron en todo un símbolo nacional.

Cuando se instalaron los primeros "toros" en 1958 eran de madera y medían solo 4 metros. A partir de 1962 ya son de metal y miden 14 metros.

En el año 1988, una nueva ley de carreteras prohibió toda la publicidad visible desde las vías estatales interurbanas, lo que tuvo como consecuencia la eliminación del nombre "Osborne" en la valla, pero no la valla con la silueta del toro.

Sin embargo, habían pasado tantos años coronando los cerros del país, que la asociación del Toro con la bodega Osborne ya era indisoluble y se había sellado a fuego en la mente de los españoles, de una manera tan firme que incluso al verlo la gente lo denominaba "el toro de Osborne".

Es decir, incluso sin nombre el símbolo era una potente marca para la bodega. Así que, un grupo de "iluminados" pensaron que esto era algo malo y había que hacer algo para evitarlo, por ello en el año 1994 el Gobierno socialista de Felipe González publicó un nuevo reglamento ordenando la retirada definitiva de todos los toros "de Osborne". Pero no lo consiguieron. La medida no gustó a nadie y se convocaron numerosas manifestaciones reivindicando su conservación. Varias comunidades autónomas, numerosos municipios, asociaciones culturales, artistas, políticos y periodistas se pronunciaron a favor del mantenimiento de las vallas. Finalmente el caso llegó a la justicia y el Tribunal Supremo dictó sentencia en 1997 favorable al cartel y se le reconoció su condición de "bien cultural". Sin duda un hecho sin precedentes en defensa de una marca de una empresa privada en España.

Poco a poco, el toro además se ha convertido en símbolo español, sujeto a todo tipo de aplicaciones y utilización en productos de merchandising, como pegatinas, camisetas y banderas.

No obstante, aunque muchos creen que se trata de un símbolo nacional de libre uso, varias sentencias han confirmado que sigue vigente el derecho de propiedad del grupo Osborne sobre él.

Reparto de Toros por provincias en la actualidad

Actualmente quedan unos 92 toros distribuidos por todo el territorio español, la mayoría de ellos en Andalucía.

Pero, en toda marca siempre hay partidarios y detractores, y el caso del toro de Osborne no está libre de excepción y anécdotas, como las siguientes: El único toro que había en Cataluña fue derribado por un grupo de independentistas en 1998 y, aunque es restaurado varias veces, lo vuelven a derribar. Actualmente en Cataluña no hay toro de Osborne. En Galicia un toro se pintó de color naranja en 2008 en contra de la simbología española. En 2011 se instala por primera vez un toro en Melilla, que es visible desde Marruecos. En Mallorca cortan los testículos del único toro de la isla y lo pintan con la bandera gay en protesta contra las corridas, días después es restaurado. En 2017 un artista urbano pinta el Guernica de Picasso sobre un toro de Alicante en protesta contra la tauromaquia.

"Toro gay" de Mallorca

Un artículo de Luis Pablo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4450 veces

Comenta