La selección del vino joven idóneo: Claves para una compra acertada

Claves para una elección acertada de vinos jóvenes

Vilma Delgado

Compártelo

Leído › 2059 veces

El mundo del vino es un universo vasto y fascinante que requiere no solo de conocimientos sino también de un sentido agudo para discernir los mejores momentos para adquirir una botella. En este sentido, la elección de un vino joven es una decisión que se debe tomar con cierta meticulosidad, especialmente cuando consideramos las variables temporales que influyen en su calidad y frescura.

La añada en los vinos jóvenes, un factor decisivo

La añada, esa cifra impresa en la etiqueta de la botella, es un indicador fundamental para determinar el momento ideal de compra de un vino joven. Generalmente, en lo que se refiere a estos vinos, la añada en curso implica que el año de cosecha anotado en la etiqueta debe ser el anterior al año actual o, como máximo, dos años atrás, particularmente en vinos procedentes del hemisferio sur.

Esta normativa se debe a la temporalidad de la vendimia, la cual ocurre en septiembre. Los vinos jóvenes, tras pasar el otoño y el invierno en bodega, se encuentran óptimos para su consumo y venta en primavera. Por tanto, para el hemisferio norte, los vinos jóvenes ideales son aquellos cuyas etiquetas muestran una cosecha del año anterior o, en algunos casos, de hace dos años. En el hemisferio sur, dada la coincidencia de la primavera hacia finales de año, los vinos jóvenes reflejan cosechas del año actual a la compra o, como máximo, del año anterior.

La regla de los tres años

Una sencilla regla para simplificar la selección de un vino joven es evitar la compra de aquellos con una diferencia de tres años entre la cosecha indicada y el año actual. Sin embargo, es importante aclarar que si un vino joven procede de una cosecha más antigua y ha sido elaborado correctamente, no necesariamente estará en mal estado. Aunque es probable que haya perdido parte de su frescura y vivacidad características, aún puede ser consumido.

Excepciones en vinos blancos y rosados

No obstante, existen excepciones notables. Los vinos blancos o rosados que han pasado por un proceso de crianza o son de elaboraciones especiales no se rigen por la regla de los tres años. Estos vinos, tras un período mínimo de crianza que usualmente es de seis meses, además de un tiempo adicional en bodega, pueden tener periodos de envejecimiento prolongados, llegando incluso a los 48 meses o más. En el caso de los vinos blancos y rosados dulces, como los jereces o las vendimias tardías, su potencial de envejecimiento se extiende significativamente, alcanzando en algunos casos hasta 50 años.

Vinos tintos jóvenes

Esta normativa también se aplica, en gran medida, a los vinos tintos jóvenes. Aunque estos últimos tienen una mayor capacidad de envejecimiento debido a su contenido en taninos, si lo que se busca es disfrutar de su frescura y carga frutal, se recomienda seguir la misma regla de los tres años.

La perspectiva de las bodegas

Es fundamental recordar que cada bodega tiene sus propios métodos y criterios de elaboración. Por ello, siempre es recomendable atender a las indicaciones que ellos mismos proporcionan en sus etiquetas sobre el consumo óptimo del vino, que habitualmente coinciden con lo expuesto hasta ahora.

La oportunidad de las ofertas

Por último, un aspecto a considerar es el momento de las ofertas. Las bodegas, al introducir en el mercado sus nuevas elaboraciones en primavera, suelen reducir los precios de las añadas anteriores para evitar la saturación del mercado. Esto presenta una excelente oportunidad para adquirir vinos jóvenes de dos años atrás, los cuales se encuentran aún en óptimas condiciones de consumo, a precios más accesibles.

Como hemos visto, la elección de un vino joven requiere de un conocimiento detallado de las añadas y una comprensión de los tiempos de crianza y maduración. La regla de los tres años, las excepciones en los vinos blancos y rosados, y las ofertas estacionales, son elementos clave para hacer una elección acertada.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2059 veces