¿Sufrimos una crisis de identidad vinícola?

Javier Campo

Jueves 19 de Septiembre de 2019

Compártelo

Leído › 2126 veces

Curioso el hecho de ver en muchos locales de restauración de una zona en concreto, vinos de otras zonas para copear y no usar los de proximidad

Antes que nada, que no se ofenda nadie ya que ser ignorante no es una patología. El tema viene dado por algunas de mis andanzas por la geografía española y que esta semana me ha llevado al Pirineo de Lleida.

Como sabéis, la Denominación de Origen Costers del Segre es la que ampara los vinos de las comarcas de Lleida. Los idílicos parajes de esta zona pirenaica son extraordinariamente bellos en verano o en época de nieves cuando un manto blanco cubre sus elevadas montañas y hace las delicias de los practicantes del deporte del esquí.

Foto: Denominación de Origen Costers del Segre

Aquí, ciertas viñas se encuentran en una situación privilegiada la altitud que las "salva" de las afecciones del calor extremo del cambio climático. Es pocas palabras. Aquí se hace vino. Vino excelente.

Es curioso, como después de visitar varios bares y restaurantes me he podido dar cuenta por defecto profesional que todos los rosados son de Navarra, hay un montón de vinos tintos de La Rioja y de Ribera del Duero, pocos blancos y algunos sin procedencia aparente y una escasez bastante triste en espumosos. Pero lo más fuerte de todo es que se copean albariños de Rías Baixas, Tempranillos de Ribera y pedir una copa en condiciones es una aventura de la cual no siempre sales bien parado.

Después de armarme de paciencia y hacer entender que los vinos de proximidad son maravillosos, algunos, aluden al precio, otros aluden a las costumbres y otros no aluden nada porque no saben ni justificarse. Qué pena tan grande.

Claro, cuando te encuentras a alguien que sí tiene vinos de la zona, y sí apuesta por la identidad del territorio y además te lo pone en una copa correcta, se te llenan los ojos de lágrimas y la emoción es tal que te dan ganas de darle un abrazo.

Tenemos una riqueza vitivinícola espectacular en nuestro país. Cada zona, puede presumir de tener muy cerca vinos elaborados en proximidad y con identidad propia como para tener que descartarlos por falta de cultura. En parte, la culpa no solo la tienen algunos restauradores, sino que, son muchos los consumidores que en lugar de pedir un vino de su zona piden de otra. Y eso está bien si lo que buscas en diversidad e ir probando cosas. Pero no nos podemos permitir el hablar de identidad cuando, a la hora de la verdad, pedimos otra cosa que, está muy buena, pero que no es nuestra. ¿Sufrimos una crisis de identidad vinícola?

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2126 veces

Comenta