121.763 Seguidores !

Bodegas Carlos Serres patrocina IV la Ruta de la Fabada

Sábado 10 de Febrero de 2018

Leído › 1540 Veces

48 Restaurantes de Madrid y Asturias, unidos por la gastronomía y el vino

Bodegas Carlos Serres es el patrocinador de la IV Ruta de la Fabada que, hasta el domingo 18 de febrero, podrá disfrutarse simultáneamente en un total de 48 restaurantes y sidrerías de Madrid y Asturias. Esta iniciativa supone una interesante propuesta gastronómica que une ambas comunidades a través de su producto estrella, la faba asturiana, tanto en su archiconocida fabada, como en sus fabes con tropiezos: un deleite gastronómico que hermana, a través del paladar, dos comunidades con sobrados atractivos culturales, paisajísticos y turísticos, comunicadas entre sí por el Tren de Alta Velocidad en algo más de 4 horas.

El menú, cuyo PVP recomendado oscila entre los 25€ y los 40€ (IVA incluido), precio fijado por cada establecimiento participante, consta de un entrante, un plato principal de fabas o fabada asturiana, y un postre. Todo ello maridado con Carlos Serres Crianza, un vino tinto 100% Tempranillo de la Doc Rioja, que destaca por su color rojo picota con ribete púrpura, limpio y brillante. En nariz presenta aromas a fruta roja madura sobre un fondo especiado, con ligeras notas de regaliz, y en boca destaca por una buena estructura. Este vino sabroso, fresco, frutal, con un final persistente y goloso, es perfecto para acompañar platos de la cocina mediterránea. Frituras, verduras a la parrilla, arroces, pasta, carnes blancas y rojas, quesos suaves o de media curación, son acompañantes perfectos. Al igual que las legumbres, en este caso la faba asturiana: sin duda alguna, uno de los productos más emblemáticos de Asturias.

La Ruta de la Fabada es un proyecto gastronómico de la empresa de eventos y comunicación Nacho Sandoval Estrategias and Marketing S.L. que está patrocinada por la Bodega Carlos Serres. Una ruta en la que colaboran en esta edición Renfe, IGP Fabas de Asturias, Compromiso Asturias SXXI, Las Caldas Villa Termal, La Asociación de Hostelería LA VIÑA, Asturias Paraíso Natural, El Centro Superior de Hostelería del Mediterráneo, FACYRE, Restaurantes.com, Elige Menú y la Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Oviedo.

Por segundo año, el acuerdo con la Fundación Puentes del Mundo y Mensajeros de la Paz, hará que los restaurantes participantes en la ruta donen raciones de fabada al comedor solidario Robin Hood de Mensajeros de la Paz en Madrid y al espacio de acogida La Fraternidad de Francisco en Avilés.

Bodegas Carlos Serres

Bodegas Carlos Serres es una de las joyas desconocidas de Rioja. Una de esas pocas firmas que pertenece al selecto y exclusivo grupo de las bodegas centenarias riojanas que marcaron un antes y un después en el devenir de la denominación. Una firma clave para contar y hablar del Rioja y su historia. Fundada en Haro en 1896, Bodegas Carlos Serres fue la primera bodega de Haro registrada como comerciante exportadora, con el objetivo de que sus vinos satisfacieran los mejores paladares internacionales. El antiguo edificio se situó en el Barrio de La Estación de Haro. Allí, Carlos Serres aplicó las técnicas de elaboración y crianza heredadas de su país de origen, y dotó a la bodega de un componente comercial que impulsó la internacionalización de sus vinos. A mediados del siglo XX, las necesidades de crecimiento de la bodega y la falta de espacio obligó al traslado de la misma a su nueva ubicación, donde se sitúa hoy en día.

La bodega respeta el legado histórico y tradicional transmitido por su fundador. Los depósitos de hormigón aseguran una perfecta preservación de la máxima expresión frutal de cada variedad por la micro-oxigenación continua que se produce de forma natural por sus poros. A partir del estilo bordelés, implantado por Carlos Serres, las barricas de roble americano y francés de las mejores tonelerías transmiten esas notas especiadas y lácticas en una nave totalmente nueva donde reposan 5.000 barricas. Todo en un estilo arquitectónico que fusiona una historia centenaria con el diseño contemporáneo.

La filosofía internacional que implantó Carlos Serres en 1896 ha permanecido intacta hasta el presente: elaborar vinos finos y elegantes que muestren el carácter atlántico y la personalidad de un terruño histórico como el de Haro.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta