¿Cuánto vino debo tomar cada día para que me aporte beneficios?

Martes 31 de Mayo de 2016

Leído › 9393 Veces

El límite para evitar el desarrollo de ciertas enfermedades y potenciar los efectos beneficios del vino para la salud

La ciencia ha demostrado de manera empírica a través de numerosas investigaciones a lo largo de Universidades e instituciones de todo el mundo los efectos saludables del consumo moderado de vino. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda su consumo siempre de manera responsable y moderada. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente español lo ha incluído como alimento recomendado en la pirámide nutricional.

Que el vino es sano es un hecho que nadie niega. Sin embargo, sin embargo las desavenencias surgen en cuanto a la cantidad, ¿cómo se mide el término "moderado" de una manera científica?, ¿cuál debería ser el límite para evitar el desarrollo de ciertas enfermedades?

Ahora un nuevo estudio realizado en España sugiere que las mujeres que beben más de una copa de vino al día y los hombres que beben más de dos pueden sufrir deterioro cognitivo si mantienen este hábito durante 20 años, aunque en muchos casos no lo sepan o no se diagnostique.

En un comunicado, el Hospital Sagrat Cor de Martorell de Hermanas Hospitalarias de Barcelona afirma que alrededor del 65% de la población adulta consume alcohol de manera sistemática a lo largo de su vida, un porcentaje que incluye a un grupo de población con un funcionamiento aparentemente normal, pero que presenta problemas cognitivos relacionados con haber estado más de 20 años consumiendo alcohol sin moderación.

"La no visualización de signos externos claros de pérdida de las funciones cognitivas y el hecho de no tener un patrón de alto riesgo provocan que muchos de estos casos no se diagnostiquen", ha explicado Celia Mareca, neuropsicóloga de la Unidad Polivalente Barcelona Nord del Hospital Mare de Déu de la Mercè. "Existe gran heterogeneidad de deterioro posible debido al consumo de alcohol, que puede ir desde leves dificultades a un síndrome demencial, por lo que la diagnosis es todavía más complicada", ha explicado Mareca. En cualquier caso, los síntomas del deterioro cognitivo que sufren estos pacientes repercuten en gran medida en su funcionamiento diario.

"Presentan problemas tanto a nivel de memoria como fallos en la función ejecutiva, tales como la dificultad en la toma de decisiones, la disminución de la capacidad organizativa y de planificación, o la falta de control de la conducta", ha añadido la neuropsicóloga.

Impacto en la mortalidad por enfermedades derivadas del consumo excesivo

Por otro lado, con el objeto de valorar el impacto del consumo excesivo del alcohol en el organismo, investigadores de la Fundación Británica del Corazón y del Centro de Investigación en Salud Pública de Geelong, Australia, aplicaron en el año 2012 un modelo matemático para valorar el impacto en la mortalidad de 11 patologías que están parcialmente relacionadas con un consumo crónico o excesivo de alcohol.

Enfermedad coronaria, ictus, hipertensión, diabetes, cirrosis, epilepsia y cinco tipos de cánceres fueron evaluados en aquel estudio, cuyos resultados se publicaron en la revista 'British Medical Journal', y para lo que fueron utilizados datos de la ingesta de alcohol en 15.000 adultos británicos.

Se produjeron 170.558 muertes por las enfermedades consideradas en el estudio en Inglaterra a lo largo de 2006. Teniendo en cuenta que el nivel de consumo de alcohol osciló entre uno y 48 gramos al día.

Los resultados mostraron que aproximadamente 5 gramos diarios (lo que equivale a una copa de vino) son los que se consideran el nivel óptimo de consumo de alcohol, pudiendo evitar con ello 4.579 muertes sólo en el Reino Unido.

Los autores señalan que mientras la salubridad del consumo moderado está ampliamente aceptada y demostrada en la comunidad médica, las autoridades deberían actuar sobre las consecuencias de un consumo excesivo con la finalidad de informar de "las dos caras de la moneda".

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta