¿Por qué se abren mal las botellas de vino?

Ir a un restaurante o a un bar y ver como se abre una botella de vino, a veces es como ir a ver una película de terror porque destripan al protagonista y se quedan tan anchos

Javier Campo

Miércoles 10 de Enero de 2024

Compártelo

Leído › 4025 veces

Pero esto... ¿por qué ocurre? Pues básicamente por desconocimiento y porque el propietario del local no forma a sus empleados correctamente. No lo forma porque tampoco sabe ni se preocupa de hacerlo bien. Ni de fijarse en como sus empleados abren una botella.

No hay personal cualificado para la restauración. Por ello, encontramos a locales que no tienen más remedio que contratar a gente sin experiencia ni formación, pero con ganas. O sin ganas. Lo lamentable es ver como no se enseñan cosas tan básicas como hacer un café o abrir una botella de vino. Y luego, se culpabiliza al empleado, cuando lo cierto, es que es el encargado o el propietario quien es el responsable por no enseñarles. Luego, otra cosa es que lo han bien a la primera, pero hay que perseverar hasta conseguirlo. Ambas partes.

Pero, volvamos a la apertura de la botella de vino. Primero nos encontramos que algunos locales solo tienen un abridor tipo mariposa lo cual te hace necesitar otro elemento como es el del corte. Se intenta quitar parte de la capsula con la punta del tirabuzón o se arranca la cápsula al completo directamente. Eso siempre que encuentren el sacacorchos.

En el caso de los sacacorchos de dos tiempos, se cuenta con un elemento de corte habitualmente dentado para facilitar esta acción. Pero, aquí nos encontramos que el corte se hace por la primera marca de la botella, es decir, por la boca o corona. Esto puede provocar dos cosas. La primera es que el vino, al escanciarse, entre en contacto con el material con el que está hecho el capuchón y pueda dejar residuos o cambiarle aromas o sabores. La segunda es ver como al no haberse cortado bien, se estira y queda una especie de jirón en la capsula que hace que, al servir el vino, este se desparrame. Y entonces, se le da un buen tirón y "muerto el perro se acabó la rabia". El corte de la capsula debe hacerse por la segunda marca de la botella llamada gollete o anillo y, ahora que todo se aprende gracias a las redes sociales, hay cientos de videos en Youtube, Instagram o Tik Tok donde se puede ver perfectamente como realizar el corte.

La carnicería no ha terminado. Llega el momento de entrar a matar con la espiral o tirabuzón. En ocasiones ves como se introduce un par de vueltas, se empieza a estirar y doblar y... se rompe el corcho. Pero no pasa nada. Lo empujas hacia abajo con un cuchillo y sin problema. Que el vino va a salir de la botella si o sí. Luego está la otra versión. Se mete el tirabuzón tan a fondo que, se atraviesa el corcho y la primera copa tiene objetos flotantes. Pero, no pasa nada. Dejar una vuelta de la espiral y no doblar el corcho, nos va a ayudar a que no se rompa ni por el final ni por el medio. También hay tutoriales.

Con los tapones de silicona, no suele haber problemas. Y menos, con los de rosca que, para ciertos vinos, sería lo mejor, visto lo visto. Dejamos para otro dia momentos horribles del servicio del vino, pero con la esperanza, de que cuando vayamos a tomar un copa de vino, su apertura y servicio, sean los correctos.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4025 veces