La importancia del sentido de la vista en la cata de vino: los 10 aspectos visuales clave

Cómo la vista nos ayuda a entender el vino desde una perspectiva objetiva

Úrsula Marcos

Compártelo

Leído › 5616 veces

En el mundo de la cata de vinos, la vista es el primer sentido que entra en juego y a menudo se subestima su importancia. A diferencia del olfato y el gusto, que pueden ser subjetivos y están influenciados por factores personales, la observación visual ofrece una evaluación más objetiva del vino. No solo es relevante para apreciar las cualidades del vino, sino que también es esencial para identificar sus defectos. En este artículo, abordaremos los diez aspectos visuales más importantes que debemos tener en cuenta durante la cata de un vino.

1. Limpidez y Transparencia

La claridad del vino puede revelar mucho sobre su proceso de elaboración, desde la fermentación y el filtrado hasta el clarificado y la estabilización. Un vino turbio podría contener sedimentos que son indeseables al degustar y que requieren una decantación previa.

2. Vivacidad y Brillo

Un vino puede ser claro pero carecer de vivacidad y brillo. Estas cualidades reflejan la habilidad del vino para captar la luz, lo que a su vez da una idea de su acidez. Un vino plano, sin brillo, podría carecer de acidez y, por ende, de sabor.

3. Fluidez

La forma en que el vino fluye en la copa nos puede dar pistas sobre su edad. Una mayor fluidez puede ser signo de un vino joven. La viscosidad, por otro lado, podría indicar problemas en la fermentación o enfermedades en el vino.

4. Burbujas

Las burbujas son un indicador crucial para los vinos espumosos. En los vinos tranquilos, una cantidad mínima de burbujas podría ser aceptable, especialmente en los blancos jóvenes, ya que son restos de CO2 de la fermentación que aportan frescura al vino.

5. Color

El color del vino, observado en su punto de mayor espesor en la copa, puede proporcionar información sobre la variedad de uva, el origen y la edad del vino.

6. Intensidad de Color

La intensidad del color es una pista más específica que nos da información sobre la presencia de taninos, cuerpo y extractos en el vino.

7. Tono o Matiz

Al observar el punto de menor espesor en la copa, el tono o matiz nos ofrece pistas sobre la edad del vino y su grado de evolución.

8. Cantidad de Color

Aunque una gran cantidad de color no es necesariamente un signo de alta calidad gustativa, sí nos puede decir algo sobre el método de elaboración y la madurez de las uvas.

9. Cantidad de Alcohol

Al agitar el vino en la copa, la formación de "lágrimas" en sus paredes indica la cantidad de alcohol y glicerina presentes. Sin embargo, esto no es un indicador de calidad.

10. Sedimentos

La presencia de sedimentos, aunque poco común hoy en día, indica una alteración en el sabor. Algunos sedimentos, como los taninos en los tintos viejos, simplemente requieren una adecuada decantación.

La observación visual es un componente fundamental en el proceso de cata de vinos. Permite una evaluación objetiva y precisa que complementa los demás sentidos. Aunque a menudo se le da menos importancia que al olfato y al gusto, la vista es una herramienta invaluable para cualquier persona interesada en el mundo del vino.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5616 veces