El espumoso italiano supera al champán en 2023

Cómo el vino espumoso italiano ha redefinido el mercado vinícola internacional superando al champán francés en 2023

Viernes 05 de Enero de 2024

Compártelo

Leído › 3020 veces

El panorama vinícola internacional ha experimentado un cambio significativo en el año 2023, marcado por el notable ascenso del vino espumoso italiano, que ha logrado superar al tradicional champán francés en términos de volumen de ventas. Según datos proporcionados por Coldiretti, la principal asociación de agricultores y ganaderos de Italia, el espumoso italiano ha alcanzado la cifra de 936 millones de botellas vendidas en el último año, una cantidad que triplica con creces los 300 millones de botellas de champán abiertas a nivel mundial en el mismo periodo.

Este fenómeno no solo se refleja en el volumen de ventas, sino también en el valor económico que estas representan. Las exportaciones del espumoso italiano han superado por primera vez los 2.200 millones de euros, evidenciando un incremento del 3%. Estas cifras, basadas en una proyección de datos del Instituto Italiano de Estadística (ISTAT) y analizadas por Coldiretti con motivo del Año Nuevo, reflejan una tendencia al alza en la preferencia por los espumosos italianos en el mercado internacional.

La demanda de estos vinos no se limita al mercado interno italiano, sino que más de dos tercios de las botellas, es decir, aproximadamente 650 millones, han encontrado su destino fuera de las fronteras de Italia. El país norteamericano, Estados Unidos, se ha mantenido como el principal importador, a pesar de que las ventas allí han experimentado un descenso del 11%. Sin embargo, este retroceso se ve compensado por el incremento de ventas en otros mercados significativos como el Reino Unido, donde se observa un aumento del 2%, y Rusia, que ha registrado un crecimiento del 18% a pesar de las dificultades y tensiones internacionales derivadas de la guerra en Ucrania.

Un dato particularmente destacable es el crecimiento en Francia, el país de origen del champán. Las ventas de espumoso italiano en este territorio se han incrementado en un 26%, un crecimiento récord que posiciona a Francia como el cuarto mejor cliente de Italia en este sector. Este hecho no solo es indicativo de la calidad y aceptación de los espumosos italianos, sino que también refleja un cambio en los hábitos de consumo y en las preferencias de los consumidores franceses, tradicionalmente fieles a su propio producto nacional.

El Prosecco, un tipo de espumoso italiano, ha jugado un papel fundamental en este ascenso. Con una presencia del 70% en las ventas totales de espumoso italiano, este vino se ha convertido en uno de los símbolos más destacados del "Made in Italy" en el extranjero. Su popularidad no solo se debe a su calidad y sabor característicos, sino también a una estrategia de marketing efectiva que ha sabido posicionar al Prosecco en el paladar internacional.

Este auge del vino espumoso italiano frente al champán francés no es un fenómeno aislado, sino que forma parte de una tendencia más amplia en la industria vitivinícola. Factores como la diversificación del gusto de los consumidores, la búsqueda de nuevas experiencias enológicas y la excelente relación calidad-precio de los espumosos italianos han contribuido a este cambio de paradigma en el consumo de vinos espumosos a nivel global.

Este escenario plantea diversos desafíos y oportunidades tanto para los productores italianos como para los franceses. Mientras que Italia debe mantener la calidad y la innovación para seguir liderando este segmento, Francia se enfrenta a la tarea de renovar y adaptar su oferta para recuperar y mantener su posición en el mercado. La dinámica actual del mercado del vino espumoso revela una competencia cada vez más reñida, donde la calidad, el prestigio y la capacidad de adaptación son claves para el éxito.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3020 veces