El consumo de alcohol y su relación con el riesgo cardiovascular: Un estudio de Harvard

Descifrando la influencia del alcohol en el sistema cardiovascular

Jueves 03 de Agosto de 2023

Compártelo

Leído › 2418 veces

Un estudio reciente dirigido por la prestigiosa Universidad de Harvard, en colaboración con instituciones académicas como Yale, Massachusetts, Boston, Nueva York, Cambridge y Medford, ha arrojado resultados que sugieren que el consumo moderado de alcohol puede estar asociado con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Este descubrimiento, respaldado por un extenso análisis sobre más de 50.000 individuos, resalta las complejas interacciones entre el consumo de alcohol, la actividad cerebral y el estrés.

El consumo y sus beneficios

La investigación se llevó a cabo con 50.973 voluntarios estadounidenses, con una edad promedio de 60 años. Interesantemente, el 61% de los participantes fueron mujeres. Según los hallazgos, publicados en la reconocida revista Journal of the American College of Cardiology, se observó que el riesgo de padecer un evento cardiovascular severo, como puede ser un infarto de miocardio o un ictus, es un 22% menor entre aquellos que mantienen un consumo moderado de alcohol en comparación con los que tienen un consumo nulo o mínimo.

Para clasificar el nivel de consumo de alcohol de los participantes, se establecieron las siguientes categorías:

  • Nulo/mínimo: Menos de una bebida a la semana.
  • Ligero/moderado: Entre 1 y 14 bebidas a la semana.
  • Alto: Más de 14 bebidas a la semana.

De los 50.973 participantes, 27.053 tenían un consumo moderado, y su riesgo era notablemente menor que las 23.920 personas con un consumo nulo o mínimo.

Estrés y actividad cerebral

Más allá de la mera asociación entre consumo y reducción del riesgo, el estudio exploró las razones detrás de este fenómeno. Se utilizó la Tomografía por Emisión de Positrones (PET) para analizar la actividad cerebral de los participantes. Se encontró que aquellos con un consumo ligero o moderado mostraban una menor activación en las vías cerebrales relacionadas con el estrés, específicamente en las amígdalas cerebrales. Este dato contrasta con los individuos con un consumo alto, quienes mostraban una mayor activación en las mismas áreas. Esta menor actividad en las redes neuronales podría ser la clave para comprender la relación entre el consumo moderado de alcohol y la reducción del riesgo cardiovascular.

Consideraciones adicionales

Es esencial destacar que el estudio también confirmó que esta reducción en la actividad del estrés y del riesgo cardiovascular era aún más pronunciada en individuos con un diagnóstico previo de ansiedad. A pesar de estos hallazgos, es crucial entender la diferencia entre un consumo moderado y un consumo abusivo. Mientras que el vino, por ejemplo, puede tener beneficios para la salud cuando se consume con moderación, puede ser perjudicial si se abusa de él, al igual que muchos otros alimentos.

En este sentido, aunque hay evidencia sobre los beneficios para la salud del consumo moderado de vino, esto no debe interpretarse como un motivo para comenzar a beber. Es siempre recomendable buscar el consejo de un profesional de la salud antes de hacer cambios significativos en los hábitos de consumo.

Referencias Científicas: Reduced Stress-Related Neural Network Activity Mediates the Effect of Alcohol on Cardiovascular Risk. Journal of the American College of Cardiology. https://doi.org/10.1016/j.jacc.2023.04.015

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2418 veces