Castilla-La Mancha prevé una cosecha temprana sin precedentes en 2023

Ante un clima extremadamente seco y caluroso

Jueves 13 de Julio de 2023

Compártelo

Leído › 4814 veces

La campaña de comercialización vitivinícola 2022/23 está llegando a su fin y las cooperativas de Castilla-La Mancha ya empiezan a prepararse para la vendimia 2023 que se avecina. Esta próxima temporada de recolección se caracteriza por presentar un adelanto sin parangón, debido principalmente al inicio temprano de la brotación de la vid, acompañado de un clima extremadamente seco y caluroso durante el mes de abril y gran parte de mayo.

Este avance sin precedentes también se atribuye a la ocurrencia de episodios de lluvia casi generalizados en todas las áreas vitivinícolas de la región tras el periodo de calor. A pesar de que las precipitaciones, oscilando entre 100 y 120 litros por metro cuadrado, han mejorado el aspecto exterior de la viña, estos sucesos climatológicos coincidieron con el cuajado de un gran número de variedades tempranas, especialmente las tintas. Esto, sin duda, tendrá consecuencias en la producción final, según ha informado Cooperativas Agroalimentarias en una nota de prensa.

En cambio, se espera que las variedades más tardías, como la variedad Airén, que con más de 192.000 hectáreas (representando el 43% de la superficie vitivinícola regional), y por ser la más resistente y mejor adaptada al ecosistema manchego, pueda mejorar las expectativas que inicialmente se tenían al inicio del desarrollo vegetativo de la vid.

La sectorial vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha espera que las existencias de vino y mosto en la región para el 31 de julio serán prácticamente las mismas que el año anterior. Sin embargo, se prevé que habrá menos vino que mosto, con una diferencia de alrededor de medio millón de hectólitros entre ambos tipos de productos, lo que puede propiciar un inicio más optimista para la próxima campaña de comercialización 2023/24.

El portavoz vitivinícola cooperativo, Juan Fuente, afirma que la disminución de la cosecha en el hemisferio sur confirma una reducción en los costes de transporte marítimo, beneficiando así las exportaciones de producto. No obstante, también resalta la persistente desaceleración del consumo mundial debido a factores como la guerra en Ucrania, la aún no recuperación de las importaciones chinas y, a excepción de América del Norte, la estancada economía del resto de países.

Además, Fuente señala la disminución del consumo interno en los países productores europeos y la fuerte caída en los principales mercados de exportación, como resultado de la inflación y los altos costes de producción, como los principales factores que afectan al mercado vitivinícola global actual.

Fuente agrega: "El mantenimiento de producciones moderadas, por debajo de la media de los últimos cinco años, tanto en España como en Castilla-La Mancha, están mitigando en parte el desequilibrio entre la oferta disponible y la demanda, sobre todo en los vinos tintos". No obstante, algunas regiones españolas, como Extremadura y Cataluña, e incluso La Rioja y el País Vasco, han tenido que tomar medidas excepcionales para corregir los excedentes almacenados mediante destilación en tiempos de crisis.

Finalmente, los miembros de la sectorial, reunidos hoy en Alcázar de San Juan, insisten en la necesidad de ser cautelosos y esperar pacientemente a que se decante la presente cosecha, cuya primera estimación se hará pública el próximo viernes 28 de julio en el IRIAF-Tomelloso, durante la celebración de la tradicional Asamblea Sectorial de Vinos de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha. A este encuentro serán convocadas las cooperativas y sociedades agrarias de transformación vitivinícolas de la región asociadas a la entidad cooperativa regional.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4814 veces