¿Qué son los vinos generosos de Jerez y cuántos tipos hay?

Los diferentes tipos de Vinos de Jerez se clasifican según tres grandes familias. Hablamos de la familia de Vinos Generosos...

Escrito por

Lunes 28 de Febrero de 2022

Compártelo

Leído › 13637 veces

Los diferentes tipos de Vinos de Jerez se clasifican según tres grandes familias. Hablamos de la familia de Vinos Generosos en primer lugar, seguida de la de Dulces Naturales y por último, la de Vinos Generosos de Licor.

Esta diversidad de estilos de vinos que podemos encontrar en el Marco de Jerez es sin duda, una de sus principales características o distintivo frente a otras Denominaciones de Origen.

Para entenderla, es fundamental que conozcamos la clasificación básica que nos ayude a elaborar un esquema mental a la hora de enfrentarnos a una cata o maridaje con Jerez, sólo así podremos sacar el máximo partido a estos vinos tan complejos y singulares.

Con dicho fin, en este artículo hablaremos de la primera familia mencionada anteriormente, la de los Vinos Generosos, donde se encuentran los siguientes cuatro estilos de vinos que se elaboran en el Marco de Jerez: El Fino, el Amontillado, el Oloroso y el Palo Cortado.

La clasificación de Generosos es la más importante y principal del Marco de Jerez. Todos los vinos que comprende son totalmente secos y mono varietales, elaborados exclusivamente a partir de la variedad Palomino. Del mismo modo, los cuatro se someten a una fermentación completa, dando como resultado unos vinos del año con un porcentaje de azúcar menor a 5 gramos por litro.

Jerez Fino

Comenzando por el Fino, es un vino de Jerez cuya crianza biológica se realiza bajo velo de flor, en el interior de botas de roble americano.

Fácilmente reconocible a la vista, por su característico color dorado pálido brillante, su aroma es punzante y delicado, con recuerdos a almendras y masa fresca de panadería.

Hablamos de un Jerez muy seco, con un volumen alcohólico entre 15º y 17º, que al paladar resulta ligero, delicado, pero a su vez sápido y salino, con un post-gusto que deja sensación de frescor en boca.

Jerez Amontillado

Dentro de la clasificación en la que nos encontramos seguimos con el Amontillado, uno de los vinos más singulares del Marco, porque en su proceso de envejecimiento combina los dos tipos de crianza dentro de la bota; Biológica y oxidativa.

Es decir, en su primera etapa de crianza, el Amontillado se cría bajo el efecto de las levaduras del velo de flor, al igual que el Fino, pero a medida que se concentra con el paso del tiempo, estas desaparecen para dar lugar a la segunda fase oxidativa.

Dicha combinación hace que los Amontillados que podemos encontrar en el Marco de Jerez sean extraordinariamente complejos. De hecho, existen variaciones de este estilo, cuyas características dependen directamente de ese equilibrio de tiempo entre las dos etapas de crianza.

En líneas generales el Jerez Amontillado tiene un brillante color ámbar. Su aroma es elegante y sutil, con recuerdos a frutos secos de cáscara, tabaco negro, con notas punzantes de levadura.

Con un volumen alcohólico entre 16º y 22º, al paladar es amable, con una acidez equilibrada donde destaca su final seco, suave y un prolongado post-gusto en el que advertimos connotaciones a frutos secos y madera envinada.

Jerez Oloroso

Continuamos con el Oloroso. En este estilo los mostos del año que presentan una mayor estructura son encabezados a 17º de alcohol, con lo que se impide la proliferación y desarrollo del velo de flor. De esta forma, se lleva a cabo su crianza de tipo oxidativa ya que durante su envejecimiento, permanece en contacto permanente con el oxígeno dentro de la bota.

Dentro de la gama de Generosos lo podemos distinguir en la fase visual por su color caoba con matices ambarinos, siendo cuanto más añejos, más oscuros.

Son vinos complejos y estructurados, características muy presentes en su aroma y sabor. Como su nombre indica, en nariz es un Jerez muy marcado y redondo, donde se pueden advertir frutos secos, vegetales y notas tostadas que nos recuerdan a madera envinada y tabaco rubio.

Con un volumen alcohólico comprendido entre 17º y 22º, es un Jerez muy sabroso, envolvente y con mucho cuerpo, lo que hace que su permanencia en boca sea prolongada. En él resaltan notas de maderas nobles, suavidad en su paso y final seco.

Jerez Palo Cortado

Finalizamos la familia de Vinos Generosos del Marco de Jerez con el Palo Cortado, fruto de la clasificación humana dentro de la bodega; Tiene una crianza oxidativa de mostos que en su inicio fueron reservados para vinos de crianza biológica.

Tras la primera clasificación de los mostos destinados a crianza biológica, durante el periodo de sobretablas, el enólogo advierte características especiales en determinados vinos, que lo apartan de su destino inicial. Por esta razón, se encabezan hasta 17º para iniciar el envejecimiento oxidativo.

El Jerez Palo Cortado es un vino de gran complejidad, que combina la delicadeza aromática del Amontillado, con el cuerpo y estructura del Oloroso.

De brillante color entre oro viejo y ámbar. Con un intenso aroma con gran variedad de matices, donde predominan los frutos secos, como almendras tostadas y avellanas.

Tienen un volumen alcohólico comprendido entre 17º y 22º. En su paso por nuestro paladar resulta profundo, seco, elegante y persistente, con mucho cuerpo, poca acidez y un punto final de caramelo tostado y maderas nobles.

Estos son los cuatro estilos que engloba la gama de Vinos Generosos del Marco de Jerez. Aunque parecen difíciles de diferenciar por su marcado carácter seco, te animo a conocerlos probando algunas de las marcas de las grandes casas bodegueras, y sobre todo te recomiendo que te animes a catarlos sin complejos, dejándote llevar, hasta dar con el que mejor se adapte a tu gusto.

Un artículo de Inmaculada Peña
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 13637 veces