El precio de la uva en 2020 y el mildiu deja a los viticultores con el culo al aire

Javier Campo

Jueves 20 de Agosto de 2020

Compártelo

Leído › 28430 veces

Si el maldito bicho no se ha cargado ya lo bastante las cosechas, el precio de pago de las grandes bodegas de Cava, dan la puntilla a unos agricultores que, entre la pandemia, el mildiu y el precio, están en la cuerda floja.

Si un cava como Freixenet (Grupo Henkell, Alemania) paga a 30 céntimos el kilo de uva para elaborar Cava y es el que "marca" el precio del mercado, el viticultor está destinado a desaparecer. Y lo digo de manera rotunda ya que las comparativas hacen un poquito de gracia, y luego hablaré de las comparativas.

Otras marcas, lo pagan a 40 céntimos y otras, jactándose, lo pagan "al doble", es decir, a 60 céntimos. Si hacemos cuentas y un 35% de media de la cosecha se ha perdido por el mildiu y el precio irrisorio de la uva, con el falso mensaje de la consolidación con el viticultor y la política de precios estable, está como está, pues eso. El agricultor a la ruina.

Las consecuencias de todo esto las pagamos todos en el precio de cada botella de espumoso. Claro está, con ésta política, el agricultor solo quiere hacer kilos para sobrevivir, porque la situación le obliga a sobrevivir, aunque la calidad baje y en la tolva entra de todo que "ya lo rectificaremos después". Es curioso como se ha disminuido ahora de 12.000 a 10.000 kilos por hectárea, cuando hace años que se está pidiendo por parte del algunos. Y esto estaría muy bien, de hecho, está muy bien, si los precios y la calidad acompañan.

Y ahora viene lo de las comparativas, que son odiosas, pero que ahí están, para lo bueno, pero también para lo malo. La vendimia necesita personal para recolectar la uva, y muchos españoles (hoy en día) se van a Champagne y, aquí tienen que venir de varios países a vendimiar. ¿Por qué? Porque se paga mal y, en Francia se paga mucho mejor. Y no estoy hablando de los gandules, que gandules hay en todos los sitios.

"Vamos a hacer como en champagne y vamos a delimitar los Cavas por zonas (con esos nombres tan apropiados) y con tiempos de crianza y con parajes y etc, etc...". Genial. Pero entonces vamos a tener que pagar al agricultor igual que en Francia ¿no? Un kilo de uva en Francia se paga entre 5 y 7 euros. El viticultor vive dignamente, pero, sobre todo, cuida su producto con mucho mimo (porque si no, no lo vende) y eso se ve reflejado en la calidad. No hablo de que se pague a eso, pero con la mitad ya iríamos muy bien. Y el viticultor, también, pues cuidaría mucho mejor su viña (que los que lo hacen, lo hacen por dignidad no porque lo merezca el comprador) con lo cual, la calidad también sería mucho mejor. Es una pescadilla que se muerde la cola.

Y luego dicen "es que el champgne es muy caro y tampoco es tan bueno". Pues sí. Es más caro (aunque no todos). Y sí, algunos no son tan buenos, pero también hay espumosos de aquí que no son tan buenos y que su precio teniendo en cuenta a lo que se paga la uva, son carísimos. Y esto no quiere decir que uno sea mas bueno que el otro. Sobre todo, porque esto es muy subjetivo. Pero es un indicador del precio del producto final.

Me hago una pregunta y ahí la dejo. Si un Consejo Regulador, como su propio nombre indica, regula ¿porqué no se regula el precio mínimo? Igual que las patronales y sindicatos pactan en otros sectores ¿no se puede hacer de manera digna con la viticultura?

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 28430 veces

Comenta