Los jóvenes de ENATE, vinos frescos, envolventes y elegantes para disfrutar en casa y en una terraza

Carmen Fernández

Jueves 21 de Mayo de 2020

Compártelo

Leído › 2269 veces

Disfruta de las nuevas añadas de ENATE en casa

ENATE Chardonnay-234

Ya puede disfrutarse de la última añada de los vinos jóvenes más emblemáticos de ENATE: ENATE Chardonnay-234 de intenso aroma frutal y ENATE Gewürztraminer, floral y elegante. Vinos blancos frescos, ágiles y de amplio abanico gastronómico que son ideales para maridar platos ligeros propios de la dieta mediterránea en primavera y verano, como ensaladas, pastas frías o pescados y mariscos. Como ellos, ENATE Rosado, elaborado a base de cabernet sauvignon, presenta una equilibrada acidez que hace de él un vino ágil y vivo, que lo convierte en compañero perfecto de aperitivos, pastas y cocina asiática.

Vinos para disfrutar y compartir que, además, se pueden adquirir directamente en la bodega, a través de su tienda online. Así, los amantes del vino podrán disfrutar de la gama completa ENATE también en casa con total seguridad y comodidad. Así, los blancos y el rosado de ENATE constituyen un buen pack para comenzar a disfrutar de la llegada del buen tiempo, un trío de nuevas añadas que son hijas de un otoño lluvioso y un invierno seco que marcaron una campaña temprana en el Somontano y un verano cálido que hizo posible la perfecta maduración de las variedades chardonnay, cabernet sauvignon y gewürztraminer. Unas variedades cultivadas bajo una viticultura sostenible, que imprimen el carácter de estos vinos elaborados con mimo y con la mínima intervención para conseguir que se exprese todo su potencial.

En el caso del ENATE Rosado Cabernet Sauvignon 2019, la cabernet sauvignon se manifiesta en una nariz intensa donde resaltan los aromas de la uva que recuerdan a arándanos, frambuesas o pimientos. En boca es carnoso y pleno. Un vino con alma de blanco y cuerpo de tinto que ha sido diseñado para jugar y ganar la liga de campeones.

ENATE Gewürztraminer

En los blancos nos encontramos con dos variedades que ENATE domina a la perfección: la chardonnay y la gewürztraminer. En la primera, se ha conseguido un vino blanco complejo, de nariz intensa y discreto fondo mineral, que se aleja de la sencillez de otros blancos nacionales para competir en complejidad y acidez sostenida, lo que nos permitirá disfrutar el Chardonnay con una mayor variedad de maridajes, incluidas carnes blancas, que resaltarán gracias a su paladar amplio y graso. En cuanto a ENATE Gewürztraminer, muestra un abanico aromático amplio y exuberante, lleno de matices amielados y florales. En boca es untuoso y aterciopelado, destacando elegantes aromas de rosas y especias, que desembocan en un final sedoso y envolvente que conjuga a la perfección con la cocina oriental.

Y es que, si algo caracteriza a ENATE, es la elaboración de vinos de calidad capaces de representar la más pura esencia del Somontano.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2269 veces

Comenta