Joan Ángel Lliberia: “Para hacer un gran vino necesitas mucho trabajo”

Javier Campo

Viernes 14 de Febrero de 2020

Compártelo

Leído › 3121 veces

No es por casualidad. Es el resultado del trabajo de Joan Ángel Lliberia de la bodega Edetaria en Terra Alta. Su nombre acompaña a los de otros prestigiosos enólogos de todo el mundo y es protagonista de guías y reconocimientos. La Terra Alta es ahora, aún más alta

De estudios, Ingeniero Agrónomo y con un Master en Dirección del Sector del Vino en el OIV, Joan Ángel emprende caminos de liderazgo en diferentes empresas y sectores hasta que un buen día vuelve a su tierra de origen, Gandesa, y en homenaje a su abuelo, que fue enólogo, y a sus padres, que aún son viticultores, en 2003 levanta la bodega Edetaria en medio de un escenario único. A partir de ahí la aventura comienza y tras el esfuerzo que acompaña a quien persigue el éxito sus vinos se van posicionando.

Se me hace un tanto raro entrevistar a alguien con quien he compartido más de una copa de vino y buenos momentos. Aun así, tiro de agenda en el teléfono móvil y, tras unos tonos, escucho la voz de Joan Ángel. Unos saludos y unas risas son el preámbulo de una distendida conversación entre quienes ya se conocen y no necesitan protocolo alguno.

En los años 90 cuando algunos sacaron al mercado vinos de Terra Alta, tan "cañeros" ¿tu creías que la Terra Alta iba a llegar a donde ha llegado hoy en día?

Sinceramente, en los 90 no. Josefina Piñol y Barbara Forés fueron muy valientes ya que no tenían modelos a seguir y no se sabía si iban a funcionar o no. Gracias a ello se vio que había otra orientación como pasaba en el Priorat también que tenían vinos muy poderosos y en cambio el mercado no los quería hasta que vinieron de fuera y nos explicaron a todos como hacer los vinos.

Si es cierto que en el 2000 te das cuenta de que puede haber una posibilidad de trabajar con nuestras viñas viejas de variedades autóctonas y conseguir algo realmente autentico que era lo más complicado.

Tu paso por Francia no te ha condicionado a utilizar variedades foráneas. Te apegas a la viña de aquí ¿no?

Bueno al principio también tuve algún pecado oculto (reímos ambos). No es que se hiciesen cabernets malos o shirahs malos, ni aquí ni en el priorat. Lo que pasa es que no son auténticos y no expresan lo que expresa una garnacha blanca, una garnacha fina, o una cariñena o una garnacha peluda. Entonces claro, el discurso más fácil en todo el mundo era el del cabernet, la merlot o la shirah, que por ejemplo es la segunda variedad tinta en producción aquí en Terra Alta, fácil de beber, buen color, etc. Vinos fáciles, pero para hacer un gran vino de garnacha necesitas mucho trabajo. La tendencia del km 0 cuando la restauración pedía vinos de la otra punta del mundo y teníamos productos de aquí, más valorados fuera, que aquí. Es un pecado pensar que lo de fuera es mejor que lo nuestro. Pero nos hemos ido reafirmando todos.

Tenemos un clima increíble y una variedad de suelos increíbles. Mas de 30 suelos diferentes que no la tiene nadie. Yo me he centrado en cinco para hacerlo fácil. Siempre hablo del panal y, ahora todo el mundo habla del panal. El tapás. Nadie habla del tapás como suelo y es fantástico para hacer vinos tintos. Suelo margarios de 5 o 6 metros de profundidad de varios colores que te aportan una complejidad y una mineralidad fantástica. Canto rodado de antiguos ríos que aportan salinidad increíble. Tenemos una diversidad fantástica peo, debemos ponernos de acuerdo como hemos hecho para elegir la garnacha blanca como bandera de la Terra Alta. Cada uno con su interpretación, pero la hemos colocado en el mapa internacional.

En mi caso, en el 2006, la Guía Peñín ya puso Edetaria como mejor blanco de España y más tarde en los Premios Vinari como primer vino blanco. La Guia de Vinos de Cataluña también no pone en el pódium y este año ha sido el Cum Laude en Wine Spectator, único blanco español en la wine experience de New York. Jancis Robinson 18 puntos sobre 20 y Decanter también coincidiendo con el Edetaria. Escucha Javier, esto no es por casualidad.

Obviamente, es por un largo y duro trabajo Joan Ángel. Y eso a nivel personal ¿Cómo se lleva? ¿Cómo es el ser reconocido a nivel mundial por tu trabajo?

Pues eso se lleva muy bien. Como paso en el Priorat, el que te reconozcan fuera antes que dentro, ayuda. Esta semana mismo, nos han reconocido el Edetaria Selección Tinto como Vino de Finca y ha habido muchos productores y elaboradores de Terra Alta que me han felicitado. Competidores que me han hecho comentarios muy bonitos y eso es algo de agradecer y que te llena.

Siempre he dicho que uno solo no hace nada y que, todos juntos tenemos que poner a la Terra Alta donde se merece. Todos unidos y cogidos de la mano. Y después que cada uno, y en la garnacha blanca es una evidencia, le da el carácter y la interpretación. Y volviendo a lo que íbamos de como me siento, ahora en breve nos vamos a Tokyo al restaurant de Carme Ruscalleda a hacer catas de garnacha blanca. ¿Qué como me siento? Muy contento de poder llevar a esa parte del mundo nuestra garnacha blanca, nuestro panal, nuestro mediterráneo extremo, que es único y que nos permite ir por todo el mundo con la cara bien alta y poniendo el listón muy alto. Ves que la gente admira un recóndito pequeño trocito de tierra con apenas 12000 habitantes y eso es muy chulo. Muy orgulloso de poner la Terra Alta en el mundo del vino.

Es muy bonito esto que me cuentas y tiene que ser un orgullo y también una gran responsabilidad...

Falta mucho todavía. Estuve no hace mucho en Montpellier en un evento con vinos naturales de garnacha y les decía de donde venía y al nombrar la Terra Alta no sabían donde estaba. No debemos bajar la guardia.

Aunque la garnacha blanca se posicionó en Le Granaches du Monde en Terra Alta, hay más trabajo...

Así es. La garnacha peluda es una mutación y que da frescor y acidez. Una joya. En Edetaria hemos apostado por una selección clonal un proyecto que costará de 5 a 8 años para conseguir 2 o 3 clones de garnacha peluda que, aunque nosotros seamos los que soportamos todo el impacto económico y de esfuerzo que ello supone, otras personas podrán beneficiarse cuando esto se comercialice.

Tenemos la garnacha fina, que la llamamos así porque es diferente de la garnacha comercial. La fina tiene el grano más grande, tiene menos color, tiene la piel dura. No es una garnacha tinta negra comercial normal. Este es nuestro fenotipo y no puede perderse. Ahora se están plantando garnachas blancas y tintas que llegan de la otra punta del mundo y es un grave error. Debemos hacer la selección de nuestras propias garnachas y preservar que no se pierda este material y esta diversidad genética. Por eso nos hemos dedicado a invertir en ello y hacerlo posible y para que no se pierda este enorme patrimonio.

 

Gracias Joan Ángel por darnos a conocer un poquito más de tu trabajo y de esa maravilla llamada Terra Alta.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3121 veces

Comenta