La primera Barcelona Wine Week pasa con nota

Escrito por

Lunes 10 de Febrero de 2020

Compártelo

Leído › 1928 veces

La BWW muestra las nuevas tendencias del vino para el segundo decenio del siglo XXI

Barcelona Wine Week (BWW), impulsado por Feria Barcelona a través de Alimentaría Exhibitions, con el apoyo de la Federación Española del Vino (FEV), ICEX, INCAVI y otras instituciones, se ha celebrado por primera vez en el recinto de Montjuic de Feria Barcelona del 3 al 5 de febrero del 2020. Además de impulsar el conocimiento en torno al vino en el espacio de actividades BWWHub, el salón también ha dado a conocer las últimas tendencias en coctelería y destilados en la zona Barcelona Cocktail Arte, y ha enfatizado sus vínculos con la cultura y la gastronomía en el área BWWGastronomy: con siete maridajes a cargo de los restaurantes barceloneses 130, De Aprop, Casa Pequeña, Monocromo, Xerta, Gresca y Oriol Balaguer. A la vista de los resultados obtenidos, el sector elogia la nueva muestra de vinos y coctelería y apela a su potencial de futuro.

Unas cifras importantes que garantizan la continuidad

La BWW ha cerrado su primera edición con excelentes cifras de participación en 19.000 m² de superficie:  550 empresas expositoras, de casi todas las comunidades autónomas españolas, donde Cataluña ha tenido la mayor presencia, seguida de Castilla y León, La Rioja, Euskadi y Navarra, pero en donde también han estado presentes DO de Canarias y Baleares; 40 Denominaciones de Origen (DO) españolas; más de 15.600 profesionales (un 13,6% procedentes de 54 países); más de medio centenar de expertos de primer nivel, con catas y ponencias como el editor ejecutivo de Wine Spectator, Thomas Matthews, los sumilleres François Chartier, Ferran Centelles y David Seijas, el Master of Wine Pedro Ballesteros, los bodegueros Miguel y Mireia Torres y el enólogo Antonio Flores, entre muchos otros.

La BWW va a dejar marca en la exportación

En la muestra se han dado cita más de 300 compradores internacionales de mercados estratégicos para la exportación del vino español, que han podido participar de unas 3.200 reuniones de negocios, además de las 50 actividades programadas en la BWW. Esta importante representación de operadores internacionales, supondrá el incremento de exportacionesde de un buen número de empresas expositoras. El presidente de Barcelona Wine Week y del Consejo Regulador de la DO Cava, Javier Pagés, ha destacado que "pretendíamos ser un verdadero escaparate para mostrar la excelencia del vino español en el mercado internacional, aquel acontecimiento donde todo el mundo del mundo del vino quiere estar, y estamos en el buen camino para conseguirlo". Pagés ha hecho un primer balance "muy satisfactorio de un salón que partía de un concepto nuevo, de alguna forma rupturista, y que suponía asumir riesgos". Cabe recordar que España, con la mayor superficie mundial de viñas (953.000 ha) ya es el mayor exportador del mundo con más de 21 millones de hectólitros anuales.

Una organización distinta a todo lo visto hasta ahora

La organización del salón también ha apostado por la racionalización de la muestra con una apuesta por la comunicación visual y el diseño, la sostenibilidad y el respecto al territorio, la claridad en los recorridos agrupando las bodegas por DO, bajo grandes carteles ordenando la presencia de grandes y de pequeñas bodegas  y dando protagonismo a una nueva y democrática forma de ubicar a todo tipo de vinos, en igualdad de condiciones y limitando los grandes estands de diseño de grandes marcas.También se ha apostado por la sostenibilidad con un uso racional de los recursos y el compromiso de reciclar la mayor parte del mobiliario (de madera) utilizad, para la próxima edición. Se ha colaborado también con Ecovidrio – que ha recogido más de 18.000 botellas- para fomentar el reciclaje de botellas y se han reducido visiblemente los plásticos desechables.

130.000 copas servidas muestran las nuevas tendencias

-Aparición continuada de nuevos vinos.

En la BWW se han podido probar más de 600 referencias nuevas que son el testimonio de la excelente salud de un sector que no para de experimentar en busca de la calidad. Enólogos y sumilleres son la garantía de un contínuo cambio creativo.

-La mujer, gran protagonista creativa.

Las catas autoguiadas en un macro stand de 50 vinos, con servicio automatizado, el "Fabolous 50 by Woman" -producidos e impulsados por Mireia Torres (Jean Leon), Mariona Rendé (Rendé Masdéu) o Anne Cannan (Clos Figueras), entre otras-,y  las catas dirigidas por mujeres, dan testimonio del importante papel femenino como creadoras e impulsoras de nuevos vinos con nuevas sensibilidades, como se puso también de manifiesto en la reciente muestra de "Mujeres del Vino", o como recoge el libro "Reinas de Copas" de Zoltan Nagy

-El Enoturismo 3.0, las redes y el online conquistan el vino.

El vino ha entrado en el smartphone, para explicarse, venderse y generar su turismo, como explicaron más de 30 ponencias, entre ellas las de Meritxell Falgueras, Anne Cannan y Glòria Vallès, de Winestyle Group.

-Atacar el cambio climático

Posicionamiento de cada vez más marcas para trabajar las viñas desde la bioecología y enfrentarse al cambio climático. Familia Torres que optó por presentarse en varios espacios de sus diferentes DO, ofreció una cata de sus vinos ancestrales para explicar un esfuerzo de mas de 30 años para recuperar variedades ancestrales desaparecidas, lo que es también una importante estrategia para encarar el cambio climático, otro de los grandes retos de la firma del Penedès.

-Vinos de altura y arraigo ancestral

Así, algunas de las referencias que más expectación han generado en BWW han sido los vinos con arraigo ancestral en el territorio, los de alta montaña -cultivados en alturas más elevadas de lo comú, a causa del calentamiento global-, así como los biodinámicos, los naturales, los orgánicos y los ecológicos.

-La expansión de la Garnacha.

La Garnacha es una variedad con presente, y mucho más futuro, por su gran capacidad de adaptación al cambio climático.

Entre las catas con más seguidores del BWW estuvo la de Tierra de Garnachas, conducida por Pedro Ballesteros, único Master of Wine español, y Joan Ignasi Domènech, o la Fiesta de la Garnacha y la actividad solidaria de la "Garnacha Valiente" producida por varios viticultores para los niños del Hospital Sant Joan de Deu.

-Crecimiento de los espumosos de alta calidad

Además del cava, del que François Chartier afirmó científicamente que es el mejor aliado de la gastronomía, la marca colectiva Corpinnat, tuvo un espacio idéntico a cualquier otra DO y también se pudieron probar los Clásicos Penedès, además de vinos espumosos de otras denominaciones: Pablo Franco de la DOQ Rioja presentó la nueva clasificación de espumosos, de más de 15 meses de crianza.

Un artículo de jordicatala
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1928 veces

Comenta