Claves para diferenciar la limonada de vino, la sangría y la zurra

Vilma

Martes 10 de Diciembre de 2019

Compártelo

Leído › 4688 veces

Tres de las bebidas que anuncian el verano y que son clásicas en todo los festejos de la piel de toro son la sangría, la zurra o zurracapote y la limonada de vino. Y aunque estas tres refrescantes bebidas se parezcan hasta el punto de que no pocas personas las confundan, la realidad es que presentan diferencias entre ellas, aunque coincidan en muchos de sus ingredientes: vino, azúcar y frutas.

La RAE se equivoca: sangría, limonada y zurra no son sinónimos

Una de las razones de la extendida confusión sobre las tres bebidas, es que la RAE, por una vez, está equivocada en sus definiciones, ya que considera a los tres conceptos casi como sinónimos.

En la práctica la zurra o zurracapote admite bebidas de alta graduación, como distintos aguardientes y el brandy, algo que no encaja en la composición de la sangría.

Por su parte, la limonada de vino, solo lleva este como bebida alcohólica y tiene como frutas predominantes los limones.

La importancia de la maceración

Lo que está claro es que, en la preparación de las tres bebidas, lo más importante es su proceso de maceración. Para que el vino quede correctamente macerado con la fruta y el azúcar ha de permanecer el suficiente tiempo en un absoluto reposo, a ser posible alcanzando los 3 días.

Eso sería lo ideal, aunque sabemos que el ansia aprieta tanto como el calor, y la salivación reclama su presa con urgencia, por lo que te rogamos que la dejes macerar al menos durante un par de horas, porque para menos tiempo mejor meter los ingredientes en un recipiente, agitarlos y beberlos. No será sangría ni zurra ni nada, pero al menos no perderás el tiempo.

Los vinos más adecuados son los afrutados jóvenes, que combinan perfectamente con el afrutamiento propio de estas bebidas.

Vamos a ver ahora lo qué son concretamente cada una de estas bebidas y la forma de prepararlas correctamente.

Sangría

La sangría es una bebida típicamente española compuesta de vino, azúcar, gaseosa y fruta picada. A pesar de que la normativa de la UE dice que es una bebida alcohólica que solo puede ser producida en España y Portugal, es muy consumida también en países hispanoamericanos como Ecuador, Venezuela, Uruguay y Perú. En el Principado de Asturias existe una variedad que sustituye el vino por sidra (sangría de sidra), y en Cataluña por el cava (sangría de cava).

El vino utilizado debe ser tinto, ya que de utilizar el blanco la bebida recibe el nombre de clarea, según la legislación europea. La mejor forma de añadir el azúcar es en almíbar. Aparte de la naranja y el limón, las frutas más abundantes, en la sangría encajan perfectamente plátanos, manzanas, peras, albaricoques o melocotones. La gaseosa es conveniente añadirla en el último momento, para que conserve su fuerza. Algunos echan canela en la sangría, aunque para la legislación europea eso solo puede hacerse en la clarea.

En cuanto a echarle vermut, brandy o triple seco, aunque es una costumbre muy extendida, la bebida deja de ser sangría para convertirse en zurra (también según la UE). Está de cine, pero ya es otra cosa. A continuación te explicamos qué es el zurracapote o zurra.

Zurra o zurracapote

Esta especie de sangría con alcohol de alta graduación, que pega como un campeón mundial de los pesos pesados. Suele prepararse en grandes recipientes durante festejos locales, existiendo diferentes recetas según los pueblos. La zurra es una bebida que se considera originaria de La Rioja, aunque también es popular en el País Vasco, Navarra, Soria y Burgos. No es desconocida tampoco en diferentes zonas de Andalucía y Castilla La Mancha.

Para su elaboración en festejos suele utilizarse un caldero de considerables dimensiones, en el que, en una receta que vamos a considerar estándar, se introduce 5 litros de vino, medio litro de vermut rojo, media botella de ron, medio kilo de azúcar, un litro de zumo de limón, 4 naranjas exprimidas y, troceados, 3 melocotones, 3 naranjas, 3 limones y 2 limas.

Si se considera que la bebida queda floja desde el punto de vista alcohólico, se le puede añadir anís y coñac, el mítico sol y sombra, en proporciones que vayan a gusto de los consumidores y de las necesidades del festejo.

Si es posible, hay que dejar que macere durante una noche, siendo adecuado que se inicie el proceso dos días antes de la fiesta.

Limonada de vino

La limonada de vino, también conocida como limonada de Semana Santa, lleva vino, azúcar, limones y otras frutas y canela. Aunque muy consumida en diferentes festejos, es en la Semana Santa cuando es más típica. Originaria de León, donde se llama limonada leonesa, está también muy arraigada en diversas provincias de ambas Castillas y en Madrid.

Una receta estándar de una buena limonada de vino es la siguiente:

  • Verter un par de botellas de vino tinto en un recipiente de buenas dimensiones.
  • Exprimir 3 limones y 4 naranjas y añadir el zumo al recipiente.
  • Añadir las mondas de un par de naranjas y un par de limones.
  • Pelar un par de plátanos, partirlos por la mitad, y a la olla con ellos.
  • Echar 2 o 3 ramas de canela.
  • Añadir medio kilo de azúcar.

Llegados a este punto hay quien elige liarse a echar Cointreau y/o diferentes licores de alta graduación. Lógicamente, existe la libertad de hacerlo, pero en ese caso deja de ser una limonada de vino para ser una zurra, o algún tipo de brebaje peligroso para la verticalidad. Respetemos la tradición y centrémonos en la receta clásica.

El tiempo de reposo que requiere es de 3 días, en un lugar fresco, y removiéndolo cada 24 horas más o menos. En ese momento ya tienes una espectacular limonada de vino.

Diferenciar entre sangría, zurra y limonada de vino puede ser complicado si no se es un poco estricto con las tradiciones. Como estas bebidas van asociadas a fiestas y a la falta de ataduras de la época estival, es normal que, en muchas ocasiones, quienes preparan el brebaje se tomen ciertas libertades y adapten la receta a sus gustos o a los ingredientes que tienen más a mano; pero si quieres ser fiel a la tradición, estas son las recetas originales que debes seguir.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4688 veces

Comenta