La diversidad y el terruño de Rioja llegan a Madrid

David Manso

Martes 01 de Octubre de 2019

Leído › 1653 Veces

Con esta nueva clasificación de los vinos riojanos se establecen como objetivos principales valorizar el terruño y reconocer la diversidad de sus vinos. Ponerle los apellidos al vino

El Museo de Lázaro Galiano es el lugar elegido por la D.O.Ca Rioja para dar a conocer las nuevas clasificaciones de sus vinos. Una cuidada presentación en los jardines de este afamado museo, nos sitúa en el espacio y en el tiempo. La puesta en escena nos lleva a  una de las muchas Plazas Mayores de los pueblos riojanos en la que un esmerado atrezo no escatima en detalles. Mesas, sillas, antiguos carros de madera, luces de fiesta, gastronomía regional y sobre todo el vino riojano como protagonista. Como maestros de ceremonia la recién Máster of Wine Almudena Alberca y el Ex-futbolista, ahora embajador de Rioja, Kike Sola nos inician a un jornada distendida, diferente, en la que sus participantes nos hablan del vino de Rioja, de su historia, su trayectoria, y de sus nuevas indicaciones.

El Director del Órgano de Control del Consejo regulador (Pablo Franco) y varios bodegueros invitados (Juan Carlos Sacha, Gorka Etxebarría y Paco Hurtado) nos cuentan sus propias experiencias, las razones y motivos que les han llevado a abanderar e involucrarse en este proyecto. Un salto cualitativo en la búsqueda de mejora no exento de esfuerzo, trabajo y dedicación que los tres invitados en representación del resto de bodegas de la denominación valoran positivamente. Un peldaño más en la labor de seguir dando calidad e información al consumidor que precede a los vinos de la D.O.Ca. Rioja.

Estas nuevas indicaciones no son excluyentes, al contrario, pretenden complementar a las ya conocidas de los vino de esta región. Así, estas nuevas indicaciones establecen el objetivo de  ser un proceso de mejora a las ya tradicionales de envejecimiento en barrica (Crianza, Reserva y Gran Reserva). Vinos de Zona, Viñedo Singular y Vino de Municipio llegan para dar valor al origen, al terruño y reconocen la diversidad de los vinos de Rioja.

Modificación e inclusión de normas, declaraciones, controles tanto físicos como documentales, y  las garantías que avalarán y velarán por la procedencia, la localización y el origen a cada uno de los vinos producidos dentro las tres zonas, antes subzonas, de Rioja (Rioja Alta, Rioja Alavesa y Rioja Oriental -antes Rioja Baja-), el municipio o incluso la parcela en función de su clasificación. Estas disposiciones y su cumplimiento se verán reflejadas en las etiquetas y contraetiquetas de los vinos producidos.

Una jornada en la que los asistentes disfrutamos la posibilidad de catar 60 vinos representativos de las diferentes localizaciones de Rioja. Como novedad y siendo una primicia, la cata se complementó con los 8 primeros vinos nacidos de Viñedos Singulares, que expresaron el valor e identidad de cada paraje según su procedencia. Todo ello armonizado con un mercado gastronómico en el que los productos más representativos de las tres zonas de producción estuvieron presentes.

Rioja sigue demostrando su buen hacer en vinos, la calidad de sus elaboraciones, y con estas nuevas indicaciones geográficas un salto cualitativo. Ciertas dudas me asaltan a que el consumidor final sepa identificar y valorar esta clasificación, el tiempo dirá. Lo que sí es seguro que tanto amantes del vino, profesionales y personas que lo trabajan, sabrán apreciarla ya que profundiza más en el valor del la procedencia, la diversidad y la ya demostrada calidad de los vinos riojanos.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta