Consejos en tu compra de vino

David Manso

Jueves 13 de Diciembre de 2018

Leído › 3592 Veces

Siguiendo estos sencillos consejos minimizarás el riesgo de equivocarte, conseguirás que tu compra de vino sea todo un éxito, que el vino acompañe tus celebraciones y sobre todo disfrutarás de una experiencia vinícola agradable en compañía de tus familiares, amigos o invitados

Por estas fechas navideñas se incrementa el consumo de vino. A los habituales, se les suman compradores puntuales de cara a las diferentes celebraciones para estas fiestas. Vas a comprar vino? .... apunta estos consejos.

El sitio: Siempre incido en este punto como el más importante de todos los aspectos a valorar en la compra de vino. Una mala elección nos puede arruinar la comida o cena por este detalle no tan banal. Lógicamente si la compra es virtualmente no tendremos referencias de como es su conservación, y hemos de recurrir a nuestras anteriores compras virtuales o experiencias de amigos. Ahora si la compra la vamos a hacer en un ligar físico (vinoteca, tienda, supermercado,...etc.) hemos de tener muy en cuenta aspectos como:

  • La conservación: El vino no debe sufrir fuertes variaciones de temperatura. Hay lugares en los que durante el día tienen una temperatura de media de 16° y por las noches, al apagar la calefacción y las luces, bajan a 11° - 12°. Este factor junto con humedades por debajo del 50% día tras día, si el producto no tiene mucha rotación, propiciará una mala conservación que lo irá deteriorando paulatinamente.
  • La luz: Otro de los enemigos del vino, doce horas de luz directa diariamente no son muy aconsejables para preservar la calidad de un vino.
  • El almacenaje: Lo ideal, aunque menos comercial, es encontrar las botellas en posición horizontal o en su defecto reclinadas. La posición vertical, más comercial pero menos deseada para el vino, evita que el corcho esté humedecido y a la larga deteriorará su contenido.
  • El asesoramiento: El poder contar con un profesional que nos ayude en la elección de un vino para un determinado fin es una opción que no deberíamos rechazar. A ellos nos podemos dirigir comentando que platos vamos a presentar, el tipo de vino que nos gusta, el número de comensales,... etc.

El vino: Una vez elegido el lugar de compra, El siguiente paso es el tipo de vino. Este factor vendrá siempre determinado por los platos con los que lo vayamos a armonizar. Debemos tener en cuenta unas sencillas reglas para que vino y comida se complementen. Lo ideal nuevamente es el asesoramiento profesional, si no disponéis de él en este enlace podéis consultar sobre maridajes.

La botella: El cuidado del envase es, por norma general, garantía de un buen producto. Fijarse en ella nos puede dar pistas sobre su contenido. Un botella cuidada, con un buen cristal, bien terminada es síntoma de un producto de calidad. Hay que mirar el fondo de esta, un buen fondo con profundidad nos indica su buena calidad. Una cápsula bien ajustada al cuello de la botella garantiza la preservación del corcho y por consecuencia el vino. En un buen vino la bodega no escatimará en estos aspectos.

El precio: Otro de los factores a tener en cuenta. Debemos establecernos un presupuesto acorde con nuestras expectativas sin tampoco excedernos. En la franja de entre 8 y 20 € por botella, tenemos un amplísimo abanico de buenos vinos para cubrir todas las variantes ya sea de blancos, tintos, rosados, espumosos,...etc. Sin volverse loco es bueno mirar, comparar y tener cuidado con las ofertas, sobre todo fijándose en la añada según sea el tipo de vino.

Siguiendo estos sencillos consejos minimizarás el riesgo de equivocarte, conseguirás que tu compra de vino sea todo un éxito, que el vino acompañe tus celebraciones y sobre todo disfrutarás de una experiencia vinícola agradable en compañía de tus familiares, amigos o invitados.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta