El comercio mundial de vino español suma más de 2.900 millones de euros en 2023, la tercera mejor marca en la historia

La evolución de los precios medios, especialmente en los productos envasados, refleja un enfoque mundial hacia la calidad y la apreciación por parte de los consumidores a nivel global

Viernes 23 de Febrero de 2024

Compártelo

Leído › 2520 veces

El sector vinícola español ha experimentado un leve retroceso en sus exportaciones durante el año 2023, marcando un punto de inflexión en su desempeño económico y volumétrico en los mercados internacionales. Esta tendencia, reflejada en las últimas cifras publicadas por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), arroja luz sobre los desafíos y oportunidades a que se enfrenta la industria vitivinícola en el contexto actual.

A lo largo de 2023, las exportaciones españolas de vino han disminuido en un 3,2% en términos de valor, situándose en 2.905,9 millones de euros, y en un 4,1% en volumen, alcanzando los 2.026 millones de litros. Esta reducción supone una contracción significativa respecto a los resultados obtenidos en años anteriores, con una disminución de 86,3 millones de litros y una pérdida de facturación de 97 millones de euros en comparación con 2022. A pesar de esta caída, es importante destacar que el valor de las exportaciones de 2023 se mantiene como la tercera mejor marca en la historia del sector, solo superada por los registros de 2022 y 2018.

Analizando los datos con mayor detalle, observamos que tanto los vinos envasados como los vinos a granel han experimentado reducciones en sus exportaciones. Los envasados, que tradicionalmente han aportado un valor añadido al sector, vieron disminuir su facturación en un 3,2%, hasta los 2.392 millones de euros, y su volumen exportado en un 8,2%, hasta los 879,7 millones de litros. No obstante, el precio medio de estos productos experimentó un aumento del 5,4%, situándose en 2,72 euros por litro. Este incremento del precio medio podría interpretarse como un indicativo de la búsqueda de una mayor calidad o de la apreciación de los vinos españoles en los mercados internacionales, a pesar de la disminución en las cantidades exportadas.

Por otro lado, los vinos a granel, que se caracterizan por su mayor volumen y precios más ajustados, registraron una caída del 3,3% en valor, hasta aproximadamente 514 millones de euros, y una leve disminución del 0,7% en volumen, situándose en 1.146,3 millones de litros. El precio medio de estos vinos también experimentó una reducción, bajando un 2,6% hasta los 45 céntimos por litro. Estos cambios reflejan las dinámicas competitivas del mercado global y la necesidad de adaptación a las fluctuaciones de la demanda internacional.

La composición de las exportaciones españolas de vino en 2023 revela que los vinos envasados representaron el 82,3% del total del valor facturado, mientras que los graneles constituyeron el 56,6% del volumen total exportado. Esta distribución subraya la importancia de ambos segmentos para el equilibrio y la sostenibilidad del sector vinícola español en el extranjero.

Entre los distintos tipos de productos, los vinos con indicación de variedad envasados y los vinos en Bag-in-box se erigen como las excepciones positivas, registrando aumentos tanto en valor como en volumen. Esto refleja una tendencia creciente hacia productos con un valor añadido y una presentación diferenciada, que consiguen mejor aceptación en los mercados internacionales.

En contraste, categorías como el vino de licor y los vinos de aguja han sufrido retrocesos significativos, no solo en términos de volumen sino también de valor. Estos descensos pueden atribuirse a diversos factores, incluyendo cambios en las preferencias de consumo y la competencia creciente en los mercados de exportación.

Los vinos espumosos, incluido el Cava, han mostrado una dinámica mixta, con una ligera disminución en valor y volumen. Aunque el Cava experimentó caídas en ambos indicadores, el resto de los espumosos logró resultados positivos, lo que sugiere una diversificación en las preferencias de los consumidores internacionales.

En cuanto a los mercados de destino, Estados Unidos se mantiene como el principal comprador de espumoso español, seguido de cerca por Alemania y Bélgica. Este año ha sido particularmente desafiante para las exportaciones a Estados Unidos, Bélgica y Japón, aunque se han observado incrementos notables en mercados como el Reino Unido, Brasil o Polonia.

La situación actual del mercado vinícola español, marcada por una ligera contracción en sus exportaciones, plantea tanto retos como oportunidades. Por un lado, la disminución de las exportaciones obliga a los productores a reflexionar sobre estrategias de diversificación de mercados, mejora de la calidad, y fortalecimiento de la marca España en el extranjero. Por otro lado, el aumento del precio medio de los vinos envasados sugiere una oportunidad para reforzar la percepción de calidad y valor de los vinos españoles, potencialmente abriendo nuevas puertas en segmentos de mercado más premium.

Aunque las cifras de 2023 indican un momento de ajuste para el sector vinícola español, también ofrecen pistas sobre la dirección que podrían tomar los esfuerzos de los productores y exportadores para adaptarse a un entorno global cambiante. La capacidad de innovar en la producción, la apuesta por la sostenibilidad, y la exploración de nuevos nichos de mercado serán claves para superar los desafíos actuales y aprovechar las oportunidades que se presenten en el futuro.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2520 veces