Ataque de 2,5 millones de euros a una bodega de la Ribera del Duero

La policía investiga el vídeo de una mujer saboteando las instalaciones de Cepa 21

Lunes 19 de Febrero de 2024

Compártelo

Leído › 5316 veces

Este fin de semana se ha conocido la noticia sobre el sabotaje en Bodegas Cepa 21, situada en Castrillo de Duero, Valladolid, que ha dejado tras de sí no solo una pérdida económica considerable sino también muchas preguntas sin responder. En una noche que parecía como cualquier otra, la tranquilidad de esta prestigiosa bodega se vio abruptamente interrumpida. Un acto vandálico meticulosamente planificado resultó en la pérdida de 60.000 litros de vino, valorados en aproximadamente 2,5 millones de euros.

José Moro, presidente de Bodegas Cepa 21, se enfrenta a una situación desoladora. Los vinos afectados, entre ellos el reconocido Malabrigo y Horcajo, son el resultado de años de dedicación y esfuerzo, y representan lo mejor de la producción de la bodega. La añada de 2023 de Horcajo, por ejemplo, se ha perdido por completo, un golpe duro para cualquier amante del vino y, por supuesto, para los responsables de su creación.

La forma en que se llevó a cabo este acto no deja lugar a dudas sobre la intención de causar un daño significativo. Las cámaras de seguridad captaron a una mujer, con la identidad oculta bajo una capucha, manipulando la maquinaria y moviéndose con una familiaridad que sugiere un conocimiento previo de las instalaciones. Esta persona procedió a abrir los grifos de tres depósitos llenos de vino con suma facilidad, dejando que el preciado líquido se derramara sin contemplaciones. La Guardia Civil, ya con sospechosos en su radar, trabaja incansablemente para esclarecer los hechos y dar con los responsables de este ataque deliberado a la bodega.

Este suceso no solo representa una pérdida económica para Bodegas Cepa 21 sino que también plantea serias preguntas sobre la seguridad en el sector vinícola. La facilidad con la que se llevó a cabo el sabotaje es alarmante y pone de manifiesto la necesidad de revisar y fortalecer las medidas de seguridad en bodegas y viñedos.

Pero más allá de los aspectos económicos y de seguridad, este acto tiene un fuerte impacto emocional en todos aquellos que forman parte de Cepa 21. El vino, producto de la tierra y del esfuerzo humano, conecta a las personas con la naturaleza y con la cultura de una región. Sabotear este legado es un ataque no solo a una empresa sino a la tradición vinícola misma.

En medio de esta adversidad, José Moro y su equipo se muestran resilientes. Con el apoyo de la comunidad vinícola y la determinación de seguir adelante, Bodegas Cepa 21 busca superar este momento difícil. La esperanza de que la justicia prevalezca y que medidas más estrictas puedan prevenir futuros ataques es lo que mantiene firme a la bodega en su misión de producir vinos excepcionales.

La industria del vino, conocida por su fortaleza y solidaridad, se une en apoyo a Cepa 21. Este incidente, lejos de sembrar división, ha reforzado la determinación compartida de proteger el patrimonio vinícola y asegurar que tales actos no queden impunes. Mientras Bodegas Cepa 21 se recupera, el incidente sirve como recordatorio de la vulnerabilidad del sector ante actos de sabotaje y la importancia de la comunidad y la colaboración para superar los desafíos.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5316 veces