Nombre fiscal o marca ¿cómo pides un vino?

En este artículo no voy a hablar de las bodegas o empresas comercializadoras de vino, sino de las marcas colectivas...

Escrito por

Viernes 09 de Junio de 2023

Compártelo

Leído › 3348 veces

botellas de vino

En este artículo no voy a hablar de las bodegas o empresas comercializadoras de vino, sino de las marcas colectivas del vino, es decir aquellas que crean las denominaciones de origen y que agrupan a toda una tipología de vinos de una región concreta.

A la hora de solicitar un vino en un establecimiento, ¿qué es lo que realmente estamos pidiendo? ¿Nos referimos a la marca en sí o al nombre fiscal que ampara la procedencia y calidad del producto? Esta cuestión plantea un debate interesante sobre cómo las denominaciones de origen abordan la creación de marcas y cómo se relacionan con el consumidor. En muchos casos, parecen haber perdido de vista la importancia de establecer una identidad de marca clara y reconocible, optando en cambio por utilizar siglas y términos técnicos que pueden resultar confusos para el consumidor común.

Es común encontrarnos con siglas como D.O., D.O.Ca, D.O.P., I.G.P., V.T., V.P. o V.C. en las promociones de los vinos, tanto en televisión, prensa, redes sociales, ect., pero ¿qué significan realmente para el consumidor? Estos acrónimos se refieren a diferentes categorías y denominaciones de origen reconocidas por las autoridades competentes. Sin embargo, para el consumidor promedio, estas siglas pueden resultar poco significativas o incluso desconocidas. Es decir, para una gran mayoría de personas no significa nada. Es poco probable que alguien entre en un restaurante y pida específicamente un "Denominación de Origen Calificada Rioja", así con todas sus letras. En su lugar, es más probable que solicite un simple "Rioja", haciendo referencia a la marca que se ha logrado posicionar en la mente de los consumidores.

La creación de una marca fuerte y reconocible es un aspecto fundamental en cualquier industria, y el mundo del vino no es una excepción. Algunas denominaciones de origen en España han logrado desarrollar marcas exitosas e independientes de su nombre fiscal. Nombres como "Rioja", "Canary Wine", "Verdejo" o "Ribera" han logrado establecerse en la mente del consumidor como referentes de calidad y procedencia. Estas marcas tienen en común su brevedad, facilidad de pronunciación y lectura, y su capacidad para transmitir una región o la esencia del vino que representan.

Sin embargo, otras denominaciones de origen parecen empeñarse en que los consumidores pidan vinos utilizando sus siglas y términos técnicos. Se pierden así valiosas oportunidades de crear marcas reconocibles y diferenciadas. Imaginemos por un momento que en lugar de referirnos a McDonald's, Nike, Zara o Google por sus nombres comerciales reconocidos, los llamáramos por sus nombres fiscales como "Arcos Dorados, C.A.", "Nike Retail B.V.", "Industria de Diseño Textil, S.A." o "Alphabet Inc.". Es evidente que estos nombres no tienen el mismo impacto ni la misma capacidad de conectar con el consumidor.

La falta de enfoque en la creación de marca es una asignatura pendiente para las denominaciones de origen españolas. Aún no han aprendido a separar el nombre fiscal o razón social de una marca reconocible y atractiva para el consumidor. Esta situación representa una oportunidad desaprovechada para promocionar y comercializar los vinos españoles de manera más efectiva en el mercado nacional e internacional.

La forma en que solicitamos un vino en un restaurante o una tienda refleja la importancia de la marca sobre el nombre fiscal. Las denominaciones de origen deben comprender que la creación de marcas fuertes, cortas, fáciles de recordar y que transmitan la esencia del vino es fundamental para su éxito en el mercado. Los consumidores no piden vinos por sus siglas o denominaciones técnicas, sino por marcas reconocibles que les inspiren confianza y les resulten familiares. Es hora de que las denominaciones de origen españolas se dediquen a construir marcas que destaquen y hagan honor a la calidad y diversidad de los vinos que representan.

Un artículo de Luis Pablo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3348 veces