Rías Baixas, mejorando el viñedo

Lunes 21 de Noviembre de 2022

Compártelo

Leído › 1908 veces

La Denominación de Origen Rías Baixas es una pequeña zona del Noroeste de España, en la que 5.046 viticultores, más de 170 bodegas y 5 subzonas mantienen una tradición milenaria basada en la viticultura tradicional y el cultivo de variedades autóctonas.

Dialogamos con Agustín Lago, director técnico de la D.O. Rías Baixas, para hablar, entre otras cosas, la influencia del cambio climático en esta D.O.

¿Cuál es en el futuro la tendencia en el cultivo de la vid, según su opinión, y como puede influir en la producción de vino de su D.O.?

El futuro pasa por utilizar todas las técnicas de cultivo necesarias en cada momento en función de las condiciones climatológicas que se produzcan. Por ejemplo, usar el riego para mejorar el estado hídrico de la planta en momentos puntuales de sequía. También influirá modificar la localización del viñedo para una mejor producción y, por supuesto, un uso más racional de los productos fitosanitarios.

¿Qué hacer para impulsar la producción de vinos sin perder su calidad y esencias, sino todo lo contrario, y que hacer para mejorarlo?

El trabajo empieza en el viñedo. Por eso, como ya he dicho anteriormente, a medida que vayan cambiando las condiciones hay que adaptarse a ellas y emplear las técnicas necesarias para cada situación concreta, pues la vid es un ser vivo y cambiante. No somos una Denominación de Origen en la que de momento tengamos muchos problemas con el cambio climático, aunque sí que observamos que hay unos periodos mayores de sequía y algo de adelanto de la vendimia.

¿Cómo ha sido la vendimia de la campaña 2022, producción y calidad, y en que fechas se ha realizado, y si se ha adelantado respecto a anteriores campañas o retrasado, y se tiene algo que ver el cambio climático? Y qué previsiones hay para el 2023.

Estamos muy satisfechos con el resultado y el desarrollo de la vendimia, que hasta la fecha es la tercera de mayor cantidad en la Denominación de Origen de Rías Baixas.  Se prolongó durante 51 días, comenzando el 25 de agosto con la uva destinada a la elaboración de espumosos y finalizando el 14 de octubre. En cuanto a la fecha de inicio, está dentro de las habituales de los últimos años, que es a finales de agosto, quizás con un cierto adelanto sobre lo que antes se consideraba normal. Las expectativas para los vinos de la añada 2022 en cuanto a calidad son muy buenas.

¿Qué papel está jugando la agricultura sostenible en todo este proceso?

Entendemos la agricultura sostenible como cultura sostenible. Un proceso conjunto que toca diferentes aspectos como son el social, que se refiere al asentamiento de la población en el rural. También el económico, pues en Rías Baixas la viticultura es un sector profesional y económico que genera puestos de trabajo y beneficios. Finalmente, el medioambiental con todo lo que ello se refiere: unas prácticas de viticultura sostenible que se trasladan también a las bodegas. Lo cierto es que nuestro sector en Rías Baixas, bodegas y viticultores, son muy sensibles a las cuestiones tocantes al respeto al medioambiente porque estamos hablando de su medio de vida, presente y futuro.

¿Qué opina sobre la potenciación del cultivo  de las variedades autóctonas?

Positivo para mantener la variedad vegetal y la riqueza de un territorio fundamentado en sus variedades autóctonas. Es atractivo poder diversificar en productos a partir de ellas. Aquí en la D.O. Rías Baixas ya se ha apostado por estas variedades autóctonas desde sus inicios, y cada vez más nuestras bodegas nos sorprenden con todo tipo de elaboraciones, precisamente centradas en la tipicidad de estas variedades propias que obtienen su máxima expresión en nuestros suelos, nuestro clima... Pero es más, las bodegas cada vez trabajan más en esta línea y nos sorprenden con una amplia diversidad de elaboraciones como vinos "monovarietales "como puede ser de loureira, caíño, sousón..., apostando así por el resto de nuestras variedades.

¿De qué forma y manera afecta el cambio climático al cultivo de la vid?

Aún no se aprecian cambios definitivos, lo que sí hemos de constatar es una tendencia a cierto adelanto en la vendimia. También parece que hay periodos más largos de sequía en las épocas estivales, al igual que se constata una subida de las temperaturas medias y las precipitaciones, si bien se mantienen en valores normales acumulados, si son más localizadas en determinados meses.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1908 veces

Comenta