Bottle Shock: una comedia dramática alrededor del vino

Úrsula Marcos

Viernes 16 de Septiembre de 2022

Compártelo

Leído › 1448 veces

Chris Pine (Star Trek, Wonder Woman) y Bill Pullman (Independence Day, Mientras dormías, Casper), en un fotograma de la película

¿Disfrutas con una buena comedia y eres un amante del vino y de su historia? Bottle Shock, también conocida como Guerra de vinos es una película que no puedes perderte. Vamos a trasladarnos al californiano Valle de Napa y a Francia para conocer esta película con “muy mala uva”, como reza su cartel promocional.

Por qué ver la película Bottle Shock

Guerra de vinos es una película basada en hechos reales que enamorará a todos los amantes del vino. Tanto por su calidad artística como por la historia que cuenta, tenemos muchas razones para recomendarte que la veas.

"El juicio de París"

La cinta se basa en una historia bien conocida por los aficionados a la enología. En 1976 casi no se conocían los vinos californianos en Europa y en el resto del mundo. Los que llegaban no tenían la calidad a la que estamos acostumbrados en el viejo continente y pocos sabían de lo que se estaba cociendo en los valles de Sonoma y napa con respecto a la vitivinicultura.

Los protagonistas de esta historia real, conocida como "El juicio de París" son dos empresarios ingleses que regentaban una tienda de vinos en París: Steven Spurrier y Patricia Gallagher. Estos empresarios de origen inglés decidieron organizar una acción promocional para los vinos franceses en Estados Unidos y se les ocurrió organizar una cata a ciegas entre los reputados vinos franceses y los desconocidos vinos estadounidenses.

El popular actor Alan Rickman (Jungla de Cristal, Harry Potter, Robin Hood...), fallecido en 2016, es el protagonista del filme.

16 vinos compitieron en esta cata. Los vinos franceses eran reputadas referencias entre las que se encontraban grandes Burdeos y borgoñas. Los vinos californianos tenían las de perder... a priori. Las bodegas tenían recorridos y experiencia muy escasa, la mayoría no tenían ni una década de historia.

Pero saltó la sorpresa y los jueces, prestigiosos expertos, dieron la victoria a los vinos estadounidenses. Fue todo un escándalo y la polémica saltó en el país galo. El orgullo de toda una nación estaba herido, mientras que los estadounidenses aprovecharon esta oportunidad para dar espaldarazo a su producción vinícola.

"El juicio de París" inspira esta película con aires de comedia estrenada en 2008.

El reparto

Reparto de Bottle Shock

El gran protagonista de la película Bottle Shock es el vino. Pero el reparto escogido para dar vida a los distintos personajes es otro de los motivos para ver Guerra de Vinos.

Las caras más conocidas son las de actores muy queridos por varias generaciones de cinéfilos. Alan Rickman encarna a Steven Spurrier y Bill Pullman le da la réplica como Jim Barret, el dueño de Chateau Montelena.

Completan el elenco de actores el ahora actor de moda Chris Pine, Rachael Taylor, Dennis Farina, Freddy Rodríguezy Bradley Whitford.

Sundance

Carátulas de la película, original y la versión española

La película Bottle Shock se estrenó en el famoso festival de cine independiente de Sundance. Su director, Randall Miller, consiguió el visto bueno para el guion del principal protagonista de los hechos reales, Steven Spurrier.

Una película que estaba pensada para una distribución pequeña ha conseguido llegar al público de todo el mundo gracias a su retrato del mundo del vino y a los contrastes entre una industria totalmente establecida como la francesa y una incipiente como la que se estaba gestando en los años 70 en Estados Unidos.

La banda sonora

Todos sabemos que un buen vino sabe mejor con una banda sonora apetecible. La selección musical de Guerra de Vinos es una acompañante perfecta para la historia. Podrás escuchar a María Callas, a Harry Nilsson o a los Doobie Brothers.

Sinopsis de una película perfecta para amantes del vino

Bottle Shock cuenta las peripecias de Steven Spurrier y cómo se gestó esta cata con sorpresa. La película se centra en cómo Spurrier quiso dar a conocer la calidad de los vinos de otras latitudes y cómo se organizó este Juicio de París.

Todo amante del vino reconocerá algunos de los nombres propios que aparecen en la película. Además, sirve para demostrar que los prejuicios no son buenos en el mundo del vino y ayuda a abrir la mente y probar vinos que pueden sorprender y deleitar al público entendido y no tan experto.

La película cuenta el viaje al valle de Napa de Spurrier y las relaciones que establece con los bodegueros de la zona. Durante este viaje elegirá los vinos participantes en la cata, pero también se dará cuenta de que hay todo un mundo enológico por descubrir.

Guerra de vinos es un canto a la vitivinicultura, una reverencia y homenaje a la cabernet y la chardonnay. No volverás a ver con los mismos ojos la Chateau Montelena del 73. De hecho, si tienes la oportunidad, este vino está expuesto en el museo Smithsonian Institute como uno de los objetos que han hecho historia en Estados Unidos.

Bottle Shock es una película que te recomendamos si te gustan los vinos originales, las sorpresas, la historia de la enología y pasar un rato de risas acompañado de un chardonnay.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1448 veces

Comenta