Los vinos de los campeones del Mundial 86, un símbolo de unión, amistad y solidaridad

Mariana Gil Juncal

Lunes 16 de Mayo de 2022

Compártelo

Leído › 1637 veces

Un Malbec y un Blend, elaborados por la enóloga Denis Vicino en Luján de Cuyo, Mendoza, es la excusa para que los argentinos que en México 86 levantaron la copa del mundo ahora alcen todos juntos una copa de vino tinto.

Si hay algo que caracteriza a los argentinos es el fútbol y el vino. Son dos pasiones de multitudes que logran unir ya sea en un brindis o en un abrazo de gol a distintas generaciones.

Por eso 36 años después de la gran hazaña que se llevó a cabo en el estadio azteca de México, sale a la luz este proyecto impulsado por Mendoza Vineyards para homenajear a la última selección argentina que se alzó con la copa del mundo.

Todo surgió cuando el jugador de fútbol Oscar Ruggeri y Jorge del Valle -responsable comercial para Latinoamérica de la bodega-, pelota de fútbol de por medio, charlaron sobre la idea loca de hacer un vino.

"Todo empezó con una idea que tuvimos en la bodega y Jorge se la hizo llegar a Oscar y él nos dijo que quería hacerlo con todos sus compañeros y amigos del mundial 86. Por eso lo primero que hicimos fue elegir qué vinos serían, ya que la idea siempre fue hacer dos vinos: un Malbec sí o sí teníamos que tener porque es el varietal que nos representa a todos los argentinos y el red blend es el homenaje a ellos", cuenta Denis Vicino, jefa de enología de Mendoza Vineyards.

(Cámara y edición: Pablo Spoto) Los motivos para brindar de los campeones: Oscar Ruggeri, Nery Pumpido, Jorge Burruchaga, Ricardo Bochini y Ricardo Giusti.

Tras casi dos años de trabajo en los que se mandaron los cortes para que "los chicos los probaran y nos dieran el ok", después se avanzó con el diseño de las etiquetas y por último se trabajó en el packaging. El resultado de todo este trabajo y pasión son dos vinos: La Final, 100% Malbec 2018 con una crianza del 60% del vino en 15 meses en barricas de roble francés y americano de primer y segundo uso, y Héroes, un red blend 2018 elaborado con un 50% de Cabernet Franc, un 40% de Cabernet Sauvignon y 10% de Petit Verdot, con una crianza de 15 meses en contacto en 80% barricas de roble francés y americano de primer y segundo uso. "¿Por qué esas uvas? Más allá de que no había nacido en el 86, llegué a este mundo recién 3 años después, cuando surgió la idea de estos vinos, lo primero que hice fue investigar a los campeones: vi documentales, leí notas sobre cada uno de ellos. Sé prácticamente casi todo del proceso por el que pasaron, conozco las anécdotas,los  recuerdos, todo. Así que para mi ellos han sido de gran inspiración, por su pasión y resiliencia. Y elegí las tres variedades que más los representan a ellos por sus valores y por la garra que le pusieron para ganar el mundial. Y es impresionante como algo que pasó hace 36 años siga traspasando generaciones porque a mi me han atravesado y marcado para siempre" detalla más que emocionada la joven enóloga a cargo del proyecto de los vinos mundialistas, algo totalmente revolucionario ya que también hace 36 años atrás hubiera sido más que impensado que una mujer encabezara el proyecto que uniera dos universos, en ese entonces exclusivamente masculinos, como son el fútbol y el vino.

"En La Final estamos parados cantando el himno pero ahí estamos solo los once pero el mundial lo ganamos todos: los del banco, los utileros, los masajistas, los médicos y todo el cuerpo técnico. Por eso, más allá de que los vinos son ricos la idea fue que con este proyecto la bodega nos acompañara para ayudarnos entre todos y nos diera la posibilidad de tener un fondo especial para recurrir cuando alguno de nosotros o las familias involucradas en el campeonato del 86 tengamos algún problema. Y, además, cuando se tomen el vino, la botella la pueden guardar como recuerdo de lo que hicimos hace muchos años" agrega "el cabezón" Ruggeri.

Y para no dejarlo jugando solo en esta idea, Jorge Burruchaga destaca que "el objetivo final y lo que a nos marca es seguir ayudándonos entre nosotros porque si bien ganamos un mundial hace mucho tiempo, somos de otra época y esta época desde lo monetario quizá es mucho mejor que antes, pero nosotros tenemos lo que siempre nos dijo Bilardo: la obligación de seguir ayudándonos y de estar uno atrás del otro, de preocuparnos".

Y claro que estos vinos más que vinos son algo totalmente emocional, son vinos que no solo los argentinos, sino los fanáticos del fútbol de todo el mundo querrán tener a modo de objeto de colección. Por eso, más allá del proceso creativo del vino se trabajó mucho en el arte de cada botella: La Final Malbec luce una delicada etiqueta blanca con el número 86 en celeste y blanco y la foto de la Selección en el Estadio Azteca en donde sobresalen los guerreros que la pelearon a capa y espada dentro de la cancha. El Blend, Héroes, tiene una etiqueta negra con la copa como ícono del mundial ganado y en la cápsula están los colores de la bandera argentina en la que se resalta en tono dorado la Copa del Mundo y el número 86.

"La idea es aprovechar la parte comercial que tenemos, ya que Mendoza Vineyards es más fuerte en el exterior y Finca La Anita en el mercado interno, para que el vino de los campeones esté no solo en la Argentina sino en todo el mundo" explica Richard Bonvin, CEO & Head Winemaker del grupo que conforman Mendoza Vineyards y Finca La Anita, quien agrega que la primera partida de 3.000 cajas ya está vendida, por eso, la segunda partida será de 5.000 cajas más "ya que los distribuidores de Europa y Estados Unidos ya nos están pidiendo el vino y esta semana presentaremos  en nuestro stand los vinos en la ProWein en Alemania".

Imposible era que el espíritu del 10 no aparezca en escena: "Diego también estaría orgulloso del proyecto y si bien él siempre fue el abanderado, en el grupo era uno más. Eso es lo lindo que deja el fútbol, yo siempre digo que con una pelota tenés muchas posibilidades de hacer amistades y después de tantos años es lo que más valoramos" remarca Oscar Garré mientras que Ruggeri acota que "Diego estaría feliz de la vida, estaría sentado acá, por eso esto también es por él. Quizá para la gente era Dios o una persona inalcanzable pero para nosotros era un compañero más dentro del vestuario. Creo que está feliz mirando que nosotros estemos juntos presentando este vino". Aunque como acotaron entre risas sus compañeros seguramente hubiera agregado un vino más, el del capitán. Algo que la bodega no descarta, ya que anticiparon que tienen la idea de sumar algunas botellas coleccionables. "No tenemos ningún nombre ni etiqueta pensada aún, pero la idea es venderlos tipo saga en una caja" anticipa la enóloga quien también adelanta que el espumante es algo que está pensado, quizá, para este año. Y para finalizar la hacedora de los vinos alza su copa para brindar "por los chicos que ya no están en este plano pero que están presentes en los corazones de todos y por que este año salgamos campeones del mundo nuevamente y podamos dar otra vuelta".

Mariana Gil Juncal
Licenciada en comunicación social, periodista y sumiller.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1637 veces

Comenta