Débora Franco, directora general de Monet: “las técnicas tradicionales de aplicación de tratamientos ya no son válidas hoy en día”

Carmen Fernández

Lunes 26 de Abril de 2021

Compártelo

Leído › 1742 veces

La empresa lidera VITICAST, una herramienta informática de ayuda a la toma de decisión ante las infecciones fúngicas

Débora FrancoDébora Franco

Monet lidera el grupo operativo supraautonómico denominado VITICAST, cuya finalidad es aportar soluciones innovadoras en la predicción de enfermedades fúngicas en el viñedo que permitan la optimización de la producción y el desarrollo sostenible del cultivo de la vid. Por eso nos hemos dirigido a su directora general, Débora Franco, para conocer con más detalle en qué consiste el proyecto y cuál es su horizonte de desarrollo.

Una investigación, financiada con fondos europeos, con la que se busca desarrollar una herramienta de aviso de posibles infecciones que combine parámetros climáticos, las fases del desarrollo de la viña y la cantidad de esporas que son necesarias para que se produzca la infección. Ahí es nada.

Además de Monet Tecnología e Innovación, que actúa como líder, ¿quién conforma el grupo y cuáles son los cometidos de cada uno de los integrantes?

El grupo operativo está conformado, además de por Monet, por la Fundación Empresa-Universidad Gallega (FEUGA), la bodega Viña Costeira S.C.G., la Estación Fitopatolóxica Areeiro (EFA, Diputación de Pontevedra), el Grupo de Investigación de Planta, Suelo y Aprovechamiento de Subproductos de la Universidad de Vigo, la Bodega Hacienda Monasterio S.L. y la Bodega Matarromera S.L. Además, participa como miembro subcontratado el Grupo de Investigación de Cromatografía y Quimiometría de la Universidad de Santiago de Compostela y como entidades colaboradoras la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV), la Asociación de Colleiteiros Embotelladores do Ribeiro (ACER) y la Asociación Galega de Viticultura (AGV).

Las tres bodegas y la EFA aportan las parcelas experimentales y se encargan de la recogida y registro de datos de campo (fenología, síntomas de enfermedades, registro de tratamientos fitosanitarios, control de operaciones culturales...). Además, la EFA realiza recuento de esporas en sus parcelas y emite un boletín fitosanitario con información del estado de los viñedos en la provincia de Pontevedra.

La Universidad de Vigo se encarga del recuento de esporas, de la recogida de datos de campo y de la valoración del impacto de los escenarios de cambio climático en las regiones bajo estudio.

FEUGA se encarga de la coordinación del Grupo Operativo, de las relaciones con la Administración y de la divulgación del proyecto.

Captador de esporas

¿Cuál está siendo el papel de Monet en este proyecto?

Monet se encarga de recopilar todos los datos recogidos y convertirlos en información a través del desarrollo y validación de los modelos de predicción de enfermedades fúngicas y de los modelos de fenología para distintas variedades de uva. También se encarga del desarrollo de la herramienta de recogida de datos de campo y de la visualización del riesgo de infección

¿Qué supone para este tipo de investigaciones la creación de Grupos Operativos supra autonómicos como herramienta para el desarrollo de la investigación?

Es una forma ideal de trabajo colaborativo entre entidades multidisciplinares que buscan un objetivo común. Este objetivo puede convertirse en un proyecto de I+D ejecutable gracias a la financiación recibida con este tipo de convocatorias, permitiéndonos, a través de la investigación y el desarrollo, no solo para obtener mejores productos, sino también para mejorar los procesos, resolviendo alguno de sus problemas con los resultados obtenidos de un proyecto de I+D a medida de sus necesidades.

La investigación se centra en las regiones de Galicia y Castilla-León, ¿qué características tienen estos territorios y por qué se han escogido para este proyecto?

Para el estudio se han elegido parcelas en las Denominaciones de Origen Rías Baixas, Ribeiro, Valdeorras y Ribera del Duero. Estas Denominaciones de Origen se encuentran en la confluencia de las provincias bioclimáticas Mediterránea y Eurosiberiana donde el manejo de las enfermedades fúngicas de la vid es de vital importancia por su alto impacto en la producción final.

Además, uno de los objetivos de Viticast es valorar el impacto de los diversos escenarios de cambio climático predichos por el IPCC sobre el cultivo de la vid y las evidencias del cambio climático son mucho más visibles en zonas que constituyen una frontera entre regiones biogeográficas.

Parcela de Hacienda Monasterio en la DO Ribera del Duero

¿Cuánto tiempo llevan con este proyecto y cuál es su horizonte de finalización y presentación de resultados?

La ejecución del proyecto empezó en noviembre de 2019 y oficialmente finalizará en julio de 2021, aunque seguiremos recogiendo datos hasta la vendimia de 2021 para procesarlos y disponer de resultados de la campaña completa.

¿En qué se va a materializar para el viticultor la culminación de Viticast?

La lucha fitosanitaria en el viñedo es cada vez más compleja debido a los efectos del cambio climático, a las restricciones derivadas de las políticas medioambientales marcadas por la Unión Europea y a los actuales sistemas de producción. Por estos motivos, las técnicas tradicionales de aplicación de tratamientos ya no son válidas hoy en día. La aplicación de un tratamiento fitosanitario se debe justificar en el cuaderno de explotación y en la propia Guía de Gestión Integrada de Plagas para la uva de transformación, editada por el Ministerio de Agricultura, se recoge que para limitar el uso de fitosanitarios y reducir la frecuencia de aplicación son muy útiles las herramientas informáticas de ayuda a la toma de decisión como la que se propone en Viticast.

¿Qué papel juega la innovación en el proceso de avance en materia de agricultura productiva y sostenible?

Para avanzar hacia una agricultura productiva y cada vez más sostenible la innovación es imprescindible. La innovación es un proceso que requiere cambios sostenibles en el tiempo con el fin de mejorar un producto o un proceso y, por supuesto, obtener un beneficio en el mercado. Cada vez son más las empresas del sector vitivinícola que introducen innovaciones, cada una en la medida de sus posibilidades. La innovación en el interior de la bodega es muy grande, tanto en grandes bodegas y cooperativas como en pequeñas bodegas familiares. Ahora es importante llevar la innovación también al viñedo empleando herramientas que permitan controlar su estado a lo largo de toda la campaña.

Monet está especializada en herramientas de desarrollo de la viticultura de precisión, ¿qué ventajas tiene el desarrollo de este tipo de herramientas para la viticultura actual?

Las herramientas que incluidas en Monet Viticultura están orientadas al apoyo en la toma de decisiones. Nuestro objetivo es reducir la incertidumbre inherente al trabajo en campo y aportar información útil que ayude al gestor del viñedo en su trabajo diario. Así, además de la predicción del riesgo de enfermedades fúngicas, el usuario de Monet Viticultura dispone de información precisa de las necesidades hídricas de sus parcelas y de cuánto tiempo tiene que encender el riego para cubrirlas. También dispone de información del vigor de cada recinto, lo que le permite realizar manejos selectivos y zonificar sus parcelas. Todos estos manejos pueden registrarse también en la herramienta, con un formato compatible con el exigido por la legislación vigente.

Imagen de Monet Tecnología e Innovación

¿Es una cuestión solo de compromiso medioambiental o también tiene ventajas económicas para el viticultor?

Por supuesto, además de compromiso medioambiental, también tiene ventajas económicas directas en la producción. Los resultados obtenidos en la primera anualidad mostraron que el número de tratamientos fitosanitarios aplicados puede reducirse hasta en 40% en una campaña. Esto, evidentemente, es un importante ahorro medioambiental pero también económico.

En su opinión, ¿se podrá llegar a controlar los ataques fúngicos hasta convertirlos en una amenaza del pasado?

Las enfermedades fúngicas del viñedo son endémicas, los hongos seguirán estando presentes y seguirá siendo necesario implementar mecanismos para combatir las enfermedades que producen. Pero, disponer de herramientas que nos permitan anticiparnos a la aparición de la enfermedad, supone que solo se aplique un tratamiento fitosanitario cuando exista un riesgo real y objetivo de que se produzca una infección.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1742 veces

Comenta