¿Qué le produce al vino su paso por barricas de roble? 5 exponentes argentinos

Pablo Ponce

Lunes 22 de Marzo de 2021

Compártelo

Leído › 3274 veces

El vino, en su proceso de elaboración, pueden ser distintas las etapas en donde esté en contacto con la madera. Desde fermentaciones en cubas de roble hasta su añejamiento.

Antes de comenzar el artículo, quiero aclararles que cuando un vino pasa por barricas de roble no lo hace mejor, sino que lo convierte en un producto diferente. Suguramente es un tema que se da para el debate, pero eso lo dejaremos para otra oportunidad.

El vino, en su proceso de elaboración, pueden ser distintas las etapas en donde esté en contacto con la madera. Desde fermentaciones en cubas de roble hasta su añejamiento.

Si nos centramos en este último, es importante saber que las barricas donde "dormirá" el vino durante el tiempo que el enólogo lo crea necesario, no puede ser cualquier rincón que tengamos desocupado en la bodega.

La sala de barricas tiene que tener una temperatura y humedad especial, para que la madera no se vea afectada. Además no se pueden manipular autoelevadores que sean a combustión ya que el smog que producen afectaría notablemente al vino.

Ahora bien, el vino cuando está en plena etapa de crianza dentro de una barrica, no solo absorbe las características olfativas y gustativas que la madera pueda aportar, sino que también se sucede lo que se llama "micro oxigenación" producida a través de los poros de las duelas por donde pasan pequeñas microdosis de O2 a lo largo del tiempo que perdure la maduración en estas cubas.

El resultado esperado por cada enólogo es diferente. En mi opinión personal creo que el roble es un excelente complemento que muchas veces potencia las características del propio varietal. Pero también hay veces que cuando la madera le gana en potencia, muchas cualidades de la uva se ven "tapadas", siendo el roble lo único que terminamos sintiendo tanto en nariz como en boca.

El vino final termina mas armónico, redondo, con una mayor capacidad de guarda y en algunas ocasiones, también más concentrado.

Ahora comparto con ustedes 5 vinos argentinos de guarda:

Callejón del Crimen Gran Reserva Malbec 2018

Vinos de La Luz se caracteriza a lo largo de todas sus líneas de nunca defraudar. En este caso nos ofrece un gran Malbec, elaborado con uvas de Vista Flores, Tunuyán, Valle de Uco.

Es un vino intenso tanto a nariz como en boca. Aromas potentes a frutos negros maduros enlazados con el aporte de un roble a través de vainilla y tabaco muy bien integrado. Al paladar posee cierta densidad que invade al instante, taninos dulces, expresivo y elegante. Largo y persistente final.

Benegas Lynch Libertad Estate Single Vineyard Cabernet Franc 2018

Un vino que se destaca de principio a fin. Estamos hablando de un real old vines, ya que las uvas utilizadas provienen de plantas históricas plantadas en 1899 por el propio Tiburcio Benegas en Finca La Libertad, Cruz de Piedra, Maipú, Mendoza. Cosechadas a mano, maceración pre fermentativa en frío, fermentación alcohólica tradicional y finalmente fermentación maloláctica en barricas de 500L de roble francés de primer uso en donde permanece durante 18 meses para su crianza.

Intensidad, complejidad y elegancia en todo aspecto. En nariz predominan frutos negros, pimiento morrón asado y el aporte de la madera con la vainilla y el cacao. En boca es potente, taninos dulces maduros y jugosos. Muy expresivo, largo y persistente. Recomiendo utilizar decanter o descorchar una hora antes de consumirlo.

Las Perdices Exploración La Consulta Malbec 2017

Este proyecto de Bodega Las Perdices comenzó en 2015 cuando la bodega analizó la posibilidad de explorar otros terruños, como el Valle de Uco, en la zona de La Consulta y alrededores. En este caso se trata de viñedos ubicados en San Carlos, los cuales fueron cosechados a mano y fermentados con levaduras indígenas. Una vez que terminó se realizó una maceración post fermentativa durante 12 días. Su próxima etapa fue la crianza: el 70% del vino pasó un año en barricas de roble de primer y segundo uso (el 80% francés y el 20% americano).

En nariz se destaca el buen balance de madera y fruta típica que aporta naturalmente el Malbec. En boca posee un excelente volumen, llenador, pero no cansador, estructura firme y excelente final.

La Celia Pionner Cabernet Franc 2018

Definitivamente este vino entra en el top five si de Cabernet Fran se trata, no solo por su gran relación entre el precio y la calidad, sino también en cómo lo disfrutamos al momento de tomarlo. Elaborado con uvas de viñedos propios ubicados en el Valle de Uco, las cuales se cosecharon de forma manual y se vinificaron en pequeñas vasijas de concreto. El 20% del volumen total se añejó en cubas de concreto, lo que permite conservar las características de fruta fresca, y el 80% pasó por barricas de roble francés de 3er y 4to uso, aportándole complejidad y estructura frente a la guarda.

En nariz predominan aromas herbáceos y frutos rojos maduros, mezclados con una sutil  vainilla y caramelo cedidos por la madera. En boca es intenso, con taninos presentes pero no cansadores lo cuales aportan a la estructura final en boca. Excelente retrogusto.

Sposato Reserve Malbec 2017

Creado a partir de uvas provenientes de Agrelo, Luján de Cuyo; cosechadas de forma manual y con fermentación clásica en tanques de acero inoxidable. Maceración prolongada lo que le atribuye potencia y complejidad. Crianza durante 13 meses en barricas de roble americano y francés de primer y segundo uso, integrando de manera interesante ambas características al vino sin tapar sus virtudes naturales.

Aromas a frutos rojos maduros, frescura a través de las violetas típicas del varietal y notas dulces y especiadas aportadas por la madera. En boca tiene una entrada de sensaciones dulces debido al estilo de sus taninos, balance al paladar y final largo.

Pablo Ponce
Enólogo egresado de la Facultad Don Bosco y comunicador vitivinícola.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3274 veces

Comenta