“77 veremes”, el primer vino orgánico de Miquel Pons

Martes 15 de Septiembre de 2020

Compártelo

Leído › 168 veces

La bodega está transformando a ecológica su producción de vinos y cavas.

La bodega Miquel Pons estreno su línea de vinos ecológicos y orgánicos con uno de sus productos más icónicos, el "77 veremes". Este vino recoge la esencia del trabajo y esfuerzo de la familia Pons en sus viñas del Penedès, ahora con el sello distintivo del Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica (CCPAE) que garantiza una producción totalmente natural y respetuosa con el medio ambiente. Miquel Pons ya hace tres años que ofrece cava ecológico y ahora continua la transformación de su producción con este vino, elaborado con la variedad xarel·lo, procedente de las viñas más viejas de las fincas de Cal Montargull, de las cuales 80 Ha. se han transformado a cultivo ecológico/orgánico. La bodega irá transformando toda su producción de forma progresiva y los próximos meses lo hará con el cava rosado Nuria. Las nuevas generaciones Pons, además, están poniendo en marcha micro vinificaciones con variedades y viñas específicas, como el xarel·lo rojo, que en los próximos años se empezarán a comercializar para ampliar el catálogo de vinos y cavas "premium" del grupo.

El concepto "77 veremes" es un homenaje al fundador de la bodega y a las vendimias y la experiencia acumuladas. A sus 90 años, Miquel Pons todavía visita a menudo las fincas para supervisar el estado de las cepas y la uva y tomar decisiones para que la vendimia de cada año sea óptima.

El Xarel·lo ecológico fermentado en barrica

El nuevo vino ecológico mantiene las características que le han hecho obtener diversas distinciones los últimos años. Tiene una crianza mínima de 4 meses en barrica de roble francés y se elabora con la técnica del removido de las madres para obtener más aromas y untuosidad en boca. Es un vino amarillo brillante con tonos dorados. Potente y elegante, en nariz se aprecian los aromas de vainilla y ahumados junto a la fruta blanca y un toque especiado. En boca es equilibrado, persistente, untuoso; destacan notas de jazmín y menta.

En su primera presentación en sociedad, este verano ya ha obtenido un reconocimiento por parte de la Academia Tastavins del Penedès, que le han otorgado una medalla de bronce en la categoría de vinos blancos de crianza de la DO Penedès.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 168 veces

Comenta