El Grillo y la Luna, el Somontano más personal para disfrutar de unos vinos únicos en cada cosecha

Carmen Fernández

Miércoles 17 de Junio de 2020

Compártelo

Leído › 3280 veces

Esta bodega, situada en Barbastro, mantiene su apuesta por elaborar vinos singulares marcados por la expresión de sus viñedos y la perfecta madurez de la uva.

Una pequeña bodega, un proyecto personal y una apuesta por crear vinos únicos cuya alma embargue el paladar del que los elija. La bodega El Grillo y la Luna, situada en Barbastro, lleva desde 2007 trabajando con esos objetivos, apostando por elaborar vinos marcados por la variedad y el terroir, con trabajo manual y atenta observación de la evolución del fruto en cada cosecha. Estas particularidades hacen de esta bodega, una de las más pequeñas de la D.O Somontano, un proyecto lleno de singularidades en las que cada añada es única.

Entre estas peculiaridades destaca, por ejemplo, el control del viñedo y la búsqueda de la perfecta maduración de la uva. Vinos que nacen de la viña, la reina y señora de este proyecto. Es la viña la que marca el momento óptimo de recogida del fruto y es la viña la que marcará en cada cosecha las características de los vinos nacidos en esta bodega donde cada cosecha es recolectada y seleccionada a mano al 100%.

Guiados por su director técnico, Alberto Santiago, a lo largo de estos años han nacido ocho referencias que se agrupan en dos gamas: el Grillo y l2 Lunas. La del Grillo es la razón de ser de la bodega y agrupa cuatro referencias: Canto del Grillo, Hop Hop, Grillo y Súper Grillo, siendo estos dos últimos los que más alegrías han dado a la bodega a través de reconocimientos en los principales concursos internacionales como la Gran Medalla de Oro en el Concurso Mundial de Bruselas obtenido por el Super Grillo en 2018. En el caso de Grillo, por ejemplo, además de acumular reconocimientos como la Medalla de oro y reconocimiento "Best of show Somontano" en Mundus Vini o la Gran Medalla de Oro en el Concurso Mundial de Bruselas 2019, fue elegido en 2018 como el vino con mejor diseño en el International Wine & Spirit Competition.

Para la elaboración de los vinos de esta gama cuentan con 18 hectáreas de las que se obtienen unas 28 mil botellas, que representan aproximadamente el 14% de la producción pero marcan su diferenciación y su apuesta por un proyecto en el que se busca bajos rendimientos, selección manual y una elaboración singular, en la que se obtienen pocas botellas. De Grillo se elaboran únicamente 100 barricas de 225 litros pero su hermano y vino top de la bodega, el Super Grillo, tiene una producción aún más limitada: únicamente 4 barricas. Y es que esta gama se distingue por la singularidad del proceso, donde incluso se trabaja una hectárea a caballo, la recolección es manual al 100% y la fermentación se realiza en foudres de roble francés -clasificados por parcela y variedad- y la fermentación maloláctica en barrica nueva de roble francés -el 80% de Grillo es barrica nueva y el 20% de doble uso-.

Todo este cuidado proceso da lugar a vinos aromáticos y elegantes, con una marcada personalidad pero con un paso exquisito por boca, gracias al excelente equilibrio alcanzado en la combinación de las variedades con las que se elaboran, en diferentes proporciones y procedentes de diferentes parcelas según el vino del que estemos hablando. En el caso de Grillo la proporción es de 44% syrah, 35 % cabernet sauvignon, 14% garnacha y 7% merlot; Súper Grillo lleva 51% syrah y 49% cabernet sauvignon mientras que Canto del Grillo es un monovarietal chardonnay fermentado en barrica y Hop-Hop un coupage de 50% garnacha y 50% syrah.

12 Lunas

Las otras 35 hectáreas de viñedo de esta bodega aragonesa están destinadas a las variedades que dan lugar a las cuatro referencias de la gama 12 Lunas:  12 Lunas blanco (94% chardonnay y 6% gewürztraminer), tinto (52% cabernet sauvignon, 32% tempranillo, 13% garnacha y 3% syrah);  rosado (syrah 100%) y 12 Lunas garnacha, la última incorporación de la gama. De esos vinos, caracterizados por el frescor y la juventud que definen sus variedades y una elaboración que busca destacar su autenticidad, la bodega ha sacado recientemente al mercado la añada de 2019 del blanco y el rosado, de las que se han producido un total de 40.000 botellas, la mayoría de blanco. La previsión que manejan en bodega es producir 160.000 para la gama 12 Lunas y 28.000 para la gama Grillo, de las que 2.000 se destinarán a una nueva edición limitada del Súper Grillo.

Cariño, serenidad y tesón marcan el trabajo que da lugar a los vinos de ambas gamas, maduros y elegantes en la gama del Grillo, más frescos y jóvenes en el caso de 12 Lunas, pero todos ellos vinos equilibrados, elegantes y únicos que podemos seguir disfrutando en casa o descubrir a través de catas en la propia bodega, donde podremos conocer de primera mano la viña de esta bodega, donde reside buena parte del secreto de estos vinos únicos de Somontano.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3280 veces

Comenta