Espectacular cata con The American Society of Mexico y Monte Xanic

Escrito por

Miércoles 13 de Mayo de 2020

Compártelo

Leído › 1031 veces

Aprender nos acerca a entender más del mundo, y el vino es una de las maneras de
lograrlo. No sólo se trata de un placer sensorial, sino que saber de vinos implica conocer
de la cultura, es sorber historia milenaria, incluso, es entender sobre los procesos de
creación de la naturaleza. Comprendamos los secretos del vino en Vinos y Destinos, la
nueva e innovadora propuesta presentada por Deby Beard y la AMSOC, la Sociedad
Estadounidense de México, una organización no política que fomenta la integración de los
más de dos millones de ciudadanos americanos que han hecho de México su hogar,

Todos los sábados en punto de las 17:00, Deby y Larry Rubin¸ quien se ha convertido en
la voz de Estados Unidos en México, presentarán a fabulosos invitados para llevarnos en
un viaje a través de sabores y destinos maravillosos. En la primera transmisión el invitado
fue Hans Backoff, el director de la exitosa bodega Monte Xanic, cuyos vinos han sido
galardonados mundialmente.

Cabernet sauvingnon es la uva que se usa en Bordeaux para elaborar los grandes vinos
que son representativos de la región, y con esta variedad está elaborado el Monte Xanic
Cabernet sauvingnon que se cató. Para una buena cata hay que lograr que emerjan las
cualidades del vino, para que logre el propósito para el que fue creado: maravillarnos.
El uso de decantadores y copas Riedel es la manera más acertada de dejarnos conquistar
por los vinos. Estas copas se diseñan mediante catas en las que se reúnen especialistas,
hasta que después de varias catas, se escoge la forma que logra que se descubran las
cualidades de la uva.

Para catar este vino se escogió una copa Riedel Vinum, que por el tamaño de su globo
permite que se rompan las moléculas y se liberen los aromas de la Cabernet. Después de
oxigenar el vino en el decantador, lo primero que se hace para catar es enfocarse en la parte visual del vino, como bien dice el refrán, de la vista nace el amor. Visto contra un fondo blanco, en el color se puede identificar la edad del vino y es un preámbulo para imaginar su sabor. Monte Xanic Cabernet Sauvingnon 2018 muestra matices violáceos purpuras que corresponden a un vino joven, tiene una apariencia brillante y limpia.

Sigue la fase olfativa, una de las más emocionantes, porque se descubren las primeras
cualidades del vino. Un tip en esta fase es olerlo primero sin agitar, para descubrir su
intensidad, y también para tratar de determinar sus aromas primarios. Se huele una
segunda vez después de agitarlo en copa, cuando el globo se llena de los aromas que se
liberan al oxigenarlo. Esta fase es muy importante, porque si es vino huele bien, va a estar
exquisito. Este vino desprende aromas cautivantes a fruta, chocolate, mermelada, una
sinfonía para los sentidos.

La cata continuó Monte Xanic Syrah, servido en la nueva copa Riedel Performance
Syrah, cuyo diseño une la belleza con la funcionalidad. Al verlo, se descubre que su
hermoso color está acompañado de lágrima que muestra buena densidad y cuerpo,
además, su extracto es de mayor profundidad por ser una característica de esta uva. En
la parte olfativa es intenso, con un ataque de frutal, floral, con violetas, lavanda, frutos
negros como grosella, especiado con pimienta blanca, tabaco, café, es un vino complejo y
seductor.

En estos días en los que está aflorando nuestra parte más creativa, recordamos la historia
de Monte Xanic y de Riedel, empresas creadas por mentes visionarias que no sólo
tuvieron un sueño, sino que trabajaron para convertirlos en realidad, convirtiéndose en
líderes y ejemplos a seguir.

Un artículo de Deby Beard
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1031 veces

Comenta